MI­CHE­LLE, LA SECTA Y SU SAL­VA­DOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

«Res­pi­ra­cio­nis­mo». Qué­den­se con es­ta pa­la­bra, aprén­dan­se­la bien, y lue­go sal­gan co­rrien­do ca­da vez que la oi­gan. Ha­ce re­fe­ren­cia a una ex­tra­ña creen­cia de la que Mi­che­lle Pfeif­fer fue víc­ti­ma en su ju­ven­tud: la idea de que no ha­ce fal­ta ni co­mer ni be­ber. O sea, que po­de­mos vi­vir del ai­re. Li­te­ral­men­te. Es, por su­pues­to, un dis­pa­ra­te, pe­ro al­gu­nas sec­tas tra­tan de po­ner­la en prác­ti­ca. Ima­gí­nen­se los re­sul­ta­dos. La ac­triz lle­gó a Holly­wood des­pués de ga­nar un tí­tu­lo de miss y ca­yó en ma­nos de una si­nies­tra pa­re­ja: «Tra­ba­jan con el pe­so y po­nían a la gen­te a die­ta. Eran muy con­tro­la­do­res. Yo no vi­vía con ellos, pe­ro sí que pa­sa­ba mu­cho tiem­po a su la­do y me de­cían que aun te­nía que ir a ver­les más. Les pa­ga­ba ca­da vez, así que era un rui­na». En­ton­ces apa­re­ció él, un compañero de su cla­se de in­ter­pre­ta­ción. Se lla­ma­ba Pe­ter Hor­ton y em­pe­za­ron a sa­lir. Po­co des­pués, al ac­tor le con­tra­ta­ron pa­ra ro­dar una pe­lí­cu­la en la que in­ter­pre­ta­ba a la víc­ti­ma de una secta, lo que le lle­vó a in­ves­ti­gar el te­ma. «No creo que las mu­je­res sean sal­va­das por los hom­bres, pe­ro yo tu­ve mu­cha suer­te», ha co­men­ta­do Pfeif­fer. En 1981 se ca­sa­ron y jus­to cuan­do es­ta­ban en la lu­na de miel, a ella la lla­ma­ron pa­ra pro­ta­go­ni­zar su pri­me­ra pe­lí­cu­la: Grea­se 2. La cin­ta fue un au­tén­ti­co desas­tre, aun­que a la ac­triz le sir­vió pa­ra dar­se a co­no­cer. La foto es de la no­che del es­treno. El ma­tri­mo­nio du­ró sie­te años. La cara de él qui­zá les sue­ne de la se­rie Trein­ta y tan­tos. ¿La re­cuer­dan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.