MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA V.I.P. - POR JO­SE­MI RO­DRÍ­GUEZ-SIEIRO

LLa bo­da de Am­pa­ro Sáez y Sán­chez-Fa­yos y de Ale­jan­dro Sa­la­zar-Sim­pson y de La-Chi­ca fue de esas ce­le­bra­cio­nes que no te de­jan in­di­fe­ren­te. La igle­sia de San Fermín de los Na­va­rros es­ta­ba ador­na­da co­mo un jar­dín ro­mán­ti­co. La mú­si­ca de Wal­ter Leo­nard sonó ma­ra­vi­llo­sa­men­te. La no­via con un vo­lu­mi­no­so y es­pec­ta­cu­lar tra­je crea­do por Lo­ren­zo Ca­pri­le es­ta­ba im­pre­sio­nan­te, con una dia­de­ma de bri­llan­tes. El no­vio, acom­pa­ña­do de su ma­dre y ma­dri­na, Isa­bel de LaChi­ca, ves­ti­da con un ele­gan­tí­si­mo tra­je fuc­sia de las Mo­li­ne­ro, es­pe­ró a pie de al­tar la lle­ga­da de la no­via.

Des­pués de un lar­go ape­ri­ti­vo ser­vi­do en los jar­di­nes de Puer­ta de Hie­rro, ador­na­dos es­pe­cial­men­te pa­ra la oca­sión, se ce­le­bró una ce­na en una im­po­nen­te car­pa ador­na­da con pro­fu­sión de lu­ces y lám­pa­ras de cristal de es­ti­lo im­pe­rio.

Tras la agra­da­ble ce­na, el pa­dre del no­vio, Luis Al­ber­to Sa­la­za­rSim­pson, di­ri­gió unas in­ge­nio­sas y di­ver­ti­das pa­la­bras a to­dos los in­vi­ta­dos. A con­ti­nua­ción su hi­jo, co­mo de­fe­ren­cia a sus ami­gos ex­tran­je­ros, ha­bló en in­glés pa­ra agra­de­cer su pre­sen­cia. En otro lu­gar se dis­pu­sie­ron las car­pas, don­de se ce­le­bró el tra­di­cio­nal bai­le.

Mi ami­ga Paz, que ca­si na­die la lla­ma así, ex­cep­to yo cuan­do dis­cu­to con ella, ade­más de ser ex­tran­je­ra y te­ner unos ras­gos fí­si­cos es­pe­cia­les, es la je­fa, di­rec­to­ra, re­clu­ta­do­ra, pro­duc­to­ra, má­na­ger y or­ga­ni­za­do­ra de los ca­li­fi­ca­dos co­mo sin­gles. O sea, los que vi­ven en li­ber­tad ab­so­lu­ta. Mu­chos son los as­pi­ran­tes y po­cos los ele­gi­dos. Si en­cuen­tran pa­re­ja es­ta­ble, mi ami­ga Paz pres­cin­de de ellos y has­ta que no ter­mi­nan su re­la­ción no se vuel­ven a sen­tar en su me­sa ni se les in­clu­yen en aque­llos pla­nes re­ser­va­dos pa­ra los que es­tán so­los, sean se­ño­ras o se­ño­res.

Paz no re­pa­ró, en cam­bio, en el es­ta­do ci­vil de sus ami­gos y los reunió a to­dos en una ce­na en el Ata­club, don­de hu­bo bai­le y DJ has­ta muy tar­de. Allí es­ta­ba una rei­na, un Pre­mio No­bel, aris­tó­cra­tas y va­rios ban­que­ros, di­plo­má­ti­cos, ma­gis­tra­dos, abo­ga­dos, po­lí­ti­cos, pro­fe­sio­na­les de to­da ín­do­le e in­clu­so un equi­po de paddle que, hay que re­co­no­cer­lo, fue­ron los más ani­ma­dos y los que de­ja­ron una im­pron­ta muy di­ver­ti­da y di­fe­ren­te.

Y mien­tras dis­cu­rría la ce­na de Paz, que no Pa­tri­cia, Ja­vier Baha­mon­de sor­pren­día a Ta­ta, su mu­jer, con una fiesta sor­pre­sa en su pro­pia ca­sa, en la que ca­si un cen­te­nar de in­vi­ta­dos es­pe­ra­ron su lle­ga­da en si­len­cio y a os­cu­ras pa­ra can­tar­le el cum­plea­ños fe­liz. En­tre ta­pi­ces y por­ce­la­nas, bar­gue­ños y so­fás isa­be­li­nos, un gru­po de ami­gos, ex­pre­sa­men­te lle­ga­dos des­de Por­tu­gal, can­ta­ron a la fes­te­ja­da un re­per­to­rio de fa­dos.

Con Ma­riu­ca Ca­gi­ga acu­dí al tea­tro Nue­vo Apo­lo pa­ra ver la ac­tua­ción de El Con­sor­cio. El tiem­po ha pa­sa­do, pe­ro sus vo­ces per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles con sus can­cio­nes, al­gu­nas de cuan­do se lla­ma­ban Mo­ce­da­des. El tea­tro se vino aba­jo y las pro­pi­nas, a pe­ti­ción del res­pe­ta­ble pú­bli­co, no ce­sa­ron.

BO­DA, DI­VER­TI­DA CE­NA Y RE­PER­TO­RIO DE FA­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.