PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - POR AN­NE IGARTIBURU

Nun­ca pen­sé que di­ría al­go así de ma­ne­ra tan con­ven­ci­da y de­ci­di­da, pe­ro aten­tas que es­to tie­ne su mi­ga. An­tes de se­guir, quie­ro acla­rar que es­to que re­fle­xiono jun­to a vo­so­tras sir­ve pa­ra mu­je­res, hom­bres, pa­re­jas o re­la­cio­nes que nos en­con­tra­mos en el ca­mino. Y que se­gu­ro que es­te asun­to lo tie­nen ya su­pe­ra­do los más lis­tos, pe­ro creo que me­re­ce la pe­na re­pa­rar en ello. Tan­to tiem­po sien­do edu­ca­das pa­ra no de­pen­der de un hom­bre (ni de na­die), es­tar a su al­tu­ra aca­dé­mi­ca o, más si ca­be, la igual­dad, que creo que nos he­mos ido un po­co (o bas­tan­te) al otro ex­tre­mo del pén­du­lo. Ra­zo­nes no nos han fal­ta­do, por­que pa­ra con­se­guir una se­rie de co­sas, ge­ne­ra­cio­nes que nos han pre­ce­di­do han te­ni­do que lu­char y de­mos­trar mu­cho. Y aun que­da por ha­cer. Una chi­ca vas­ca au­to­su­fi­cien­te y que ejer­ce el ma­triar­ca­do ca­si des­de la cu­na pue­de de­jar­se ayu­dar más de lo que ja­más hu­bie­ra ima­gi­na­do. Es más, ¡dis­fru­tan­do de ello! ¡Y per­mi­te mos­trar­se vul­ne­ra­ble!

Siem­pre di­go que la vul­ne­ra­bi­li­dad es el úni­co ca­mino pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal y de to­do es­te asun­to he­mos ha­bla­do en an­te­rio­res co­lum­nas. Pe­ro aho­ra me re­fie­ro a lo im­por­tan­te de sen­tir y apren­der de nues­tras emo­cio­nes, mie­dos in­clui­dos. Es una cues­tión de ser fiel a aque­llo a lo que per­te­ne­ces des­de siem­pre. Ne­ce­si­ta­mos a ve­ces afe­rrar­nos a ello pa­ra sen­tir­nos más se­gu­ros, pe­ro ¿po­drías cam­biar ese chip tan re­cu­rren­te y de­jar­te lle­var? To­do un re­to, ¿ver­dad?

Pon un hom­bre en tu vi­da, ese com­pa­ñe­ro ade­cua­do que sa­bes que me­re­ce que ha­gas un ges­to, sin jui­cio ni ‘pre-jui­cio’, por tu par­te, y de­ja que te sor­pren­da en­tran­do co­mo un ele­fan­te en la ca­cha­rre­ría de tu vi­da. Esa vi­da or­de­na­da, con ho­ra­rios, agen­da, lis­ta de la com­pra, per­mi­sos pa­ra el pe­dia­tra, tiem­po de ocio, de­por­te, tea­tro y mu­seos o ami­gos ro­ba­do a los hi­jos y fa­mi­lia. Al­go im­pen­sa­ble tiem­po atrás, aho­ra re­sul­ta fá­cil y en­ri­que­ce­dor. Cues­ta re­co­no­cer­lo, pe­ro es así. Y ahí te ves, com­par­tien­do agen­das y tiem­po de ca­li­dad, in­clu­so el periódico. Y com­pro­ban­do que no pa­sa na­da. Ce­der an­te nues­tra ca­be­zo­ne­ría y re­co­no­cer que so­mos ca­pa­ces de ha­cer equi­po so­lo trae be­ne­fi­cios.

Una vi­sión dis­tin­ta des­de la ge­ne­ro­si­dad y el de­seo de apor­tar des­de el sen­ti­do co­mún, al que he­mos es­ta­do ce­rra­das, nos da la opor­tu­ni­dad de en­con­trar­nos con cos­tum­bres y ru­ti­nas que tal vez no son tan evi­den­tes y fa­ci­li­ta­do­ras por el me­ro he­cho de que siem­pre se han he­cho así. Nos per­mi­ti­mos opi­nar, apor­tar y mo­di­fi­car co­sas de la otra par­te, y ellos es­cu­chan y aca­tan con to­da na­tu­ra­li­dad sin sen­tir­se juz­ga­dos, ha­ga­mos no­so­tras lo mis­mo des­de el re­lax. Qui­zá sea en­ri­que­ce­dor pa­ra el equi­po lla­ma­do pa­re­ja. Yo, de mo­men­to, pon­go ese hom­bre y, ya pues­tos, dos en mi vi­da, que nun­ca es­tá de más.

PON UN HOM­BRE EN TU VI­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.