MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA BEAUTY COACH - POR JOSEMI RO­DRÍ­GUEZ-SIEIRO

JJean­ni­ne Gi­rod tie­ne una gran per­so­na­li­dad, un es­pí­ri­tu in­quie­to y un atrac­ti­vo ar­tís­ti­co que atra­pa. Ha­ce un año ex­pu­so una co­lec­ción de fo­to­gra­fías sobre de­sier­tos y oa­sis, en su­ma, unos pai­sa­jes mis­te­rio­sos y ári­dos. Aho­ra, en el mis­mo lu­gar, en la ga­le­ría Ma­ter­na y He­ren­cia, el te­ma de su obra es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. La fo­tó­gra­fa se ha de­di­ca­do a plas­mar flo­res que trans­mi­ten una idea de paz, de buen gus­to y de ele­gan­te ar­mo­nía. Se pue­de uno que­dar de­lan­te de una de sus obras y re­co­brar el gus­to por la be­lle­za en es­te con­vul­so mun­do que nos ha to­ca­do vi­vir. Acu­dí al Mo­nas­te­rio de Lu­pia­na, en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, el que, por unas ra­zo­nes u otras, ha­cía tiem­po que no vi­si­ta­ba. Me en­can­tó ver có­mo se ha res­tau­ra­do el claus­tro y lo bien man­te­ni­dos que es­tán los jar­di­nes. En es­ta oca­sión se ce­le­bra­ron unas con­fe­ren­cias de ca­rác­ter cien­tí­fi­co, aun­que es un si­tio ideal pa­ra or­ga­ni­zar bo­das, con­ven­cio­nes o cual­quier ti­po de reunión.

Tam­bién me gus­tó mu­cho la nue­va de­co­ra­ción que ha he­cho Ma­ría Lui­sa Ola­zá­bal en El Cha­pa­rral, den­tro de la Fin­ca La Es­cor­zo­ne­ra, en el Plan­tío. Tu­ve oca­sión de ver­la en un al­muer­zo, mag­ní­fi­ca­men­te ser­vi­do por Ci­bou­let­te. Allí coin­ci­dí con los con­des de El Abra, La­la Mar­ge­li­na, Cris­ti­na Al­co­cer, Rocío y Emi­lio Obregón y la con­de­sa del Asal­to en la opi­nión de lo có­mo­do que es el si­tio, la cer­ca­nía al cen­tro de Madrid y la sensación que hay de es­tar en ple­na na­tu­ra­le­za.

La ce­na be­né­fi­ca de la Or­den Hos­pi­ta­la­ria del San­to Se­pul­cro de Jerusalén reunió a cien­tos de per­so­nas en el ho­tel Pa­la­ce. El du­que de San Pe­dro de Ga­lan­tino ex­pli­có el des­tino de lo re­cau­da­do y, co­mo to­dos los años, se ce­le­bró una subas­ta de un cua­dro de Luis Fei­to, en­tre otras obras, y una ri­fa con los mu­chos y va­ria­dos re­ga­los que do­na­ron par­ti­cu­la­res y fir­mas co­mer­cia­les. Tam­bién se agra­de­ció a Churry Con­de de Serrano la de­di­ca­ción y en­tre­ga que po­ne en ca­da edi­ción con­si­guien­do que sus ami­gos co­la­bo­ren, bien asis­tien­do o bien a tra­vés de una fi­la ce­ro. Hay que ala­bar el rá­pi­do sis­te­ma elec­tró­ni­co adop­ta­do, que sim­pli­fi­ca el siem­pre pe­sa­do y ho­rri­ble sis­te­ma del bom­bo y la afi­ción del ani­ma­dor de turno de ha­blar por el mi­cró­fono con un tono de­ma­sia­do ele­va­do, una ex­ci­ta­ción sin lí­mi­te y la ne­ce­si­dad de ser gra­cio­so y ocu­rren­te.

Sen­tí no ha­ber po­di­do asis­tir a nin­gu­na de las ce­nas a las que me ha­bían con­vo­ca­do Gra­cie­la Nes­pral y Luis de la Pe­ña, por ha­ber acep­ta­do an­tes la in­vi­ta­ción de otra o por ha­ber con­vo­ca­do a ter­ce­ras per­so­nas. Ten­go la cos­tum­bre de que cuan­do te com­pro­me­tes con al­guien, no pue­des ni de­bes cam­biar el plan por mu­cho que te gus­te o te ape­tez­ca.

OBRAS QUE RE­CO­BRAN EL GUS­TO POR LA BE­LLE­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.