PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EXCLUSIVA - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

EEs­pa­ña ha si­do y es uno de los ma­yo­res po­ten­cia­les y ex­por­ta­do­res de ta­len­to ar­tís­ti­co del mun­do. Y si no ex­por­ta más es por­que el ca­mino ha­cia las mues­tras cul­tu­ra­les o es­ce­na­rios en los que desa­rro­llar una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca pa­ra un ex­tran­je­ro tam­po­co es fá­cil en se­gún qué paí­ses. Es­pa­ña tie­ne y ha te­ni­do gran­des pintores, escultores, mú­si­cos, es­cri­to­res y pen­sa­do­res que han mar­ca­do hi­tos im­por­tan­tes en nues­tra ci­vi­li­za­ción. Tie­rra de pa­so pa­ra via­je­ros, mez­cla de cul­tu­ras y pen­sa­mien­tos, la Pe­nín­su­la ha si­do siem­pre fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra aque­llos que con­ci­ben la vi­da des­de la emo­ción y la re­la­ti­vi­dad de las co­sas. Pe­ro, so­bre to­do, he­mos te­ni­do en su mo­men­to gran­des me­ce­nas que apo­ya­ron y se­cun­da­ron des­de sus ar­cas, sue­ños de ar­tis­tas que pu­die­ron cre­cer a la som­bra de ca­sas reales o se­ño­res no­bles, aris­to­cra­cias in­quie­tas por la emo­ción que el ta­len­to de aque­llos genios les apor­ta­ba.

Pintores que re­ci­bían en­car­gos de re­yes y compositores que crea­ban pa­ra even­tos his­tó­ri­cos de la no­ble­za e igle­sia. Po­der y cul­tu­ra uni­dos por el ar­te. La ca­sa de Al­ba, sin ir más le­jos, fue con su du­que a la ca­be­za un spon­sor im­por­tan­te pa­ra ar­tis­tas de su tiem­po. Pe­ro eso se des­va­ne­ció y el po­der ci­vil y ecle­siás­ti­co de­vino, en­tre otras co­sas, en po­der em­pre­sa­rial. Y con ello, los be­ne­fi­cios fis­ca­les que ob­te­nían las gran­des en­ti­da­des ban­ca­rias o em­pre­sas ener­gé­ti­cas, por ejem­plo, por in­ver­tir en los años 90 en ar­te pic­tó­ri­co. Has­ta se creó una co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo en el Pa­tio He­rre­riano, en Va­lla­do­lid, fo­men­ta­do por el go­bierno, y que per­mi­tió crear co­lec­cio­nes muy in­tere­san­tes de ar­te mo­derno, así co­mo traer a Es­pa­ña obras que es­ta­ban fue­ra. Pe­ro eso tam­bién que­da atrás por fal­ta de ayu­das y una le­gis­la­ción que or­de­ne una ley de me­ce­naz­go y be­ne­fi­cios fis­ca­les des­de gran­des em­pre­sas a pe­que­ños in­ver­so­res par­ti­cu­la­res. Es­ta­mos le­jos de sis­te­mas co­mo el ame­ri­cano, en el que el fis­co be­ne­fi­cia a par­ti­cu­la­res que in­vier­ten en cul­tu­ra. In­clu­so en Europa, paí­ses co­mo Ale­ma­nia tie­nen or­de­na­do es­te apar­ta­do. Sí es cier­to que exis­te ya una le­gis­la­ción en el área de las ONG pe­ro no en el desa­rro­llo de la cul­tu­ra. Y se­gu­ro que si exis­tie­ra, se ha­ría mu­cho por ese pa­tri­mo­nio.

Pa­ra cuan­do leas es­ta co­lum­na, con suer­te, el fu­tu­ro po­lí­ti­co de es­te país ten­drá un ho­ri­zon­te al­go más cla­ro y es­pe­ran­za­dor. En los pro­gra­mas elec­to­ra­les y de­ba­tes po­lí­ti­cos, po­co o na­da se ha­bla de una ges­tión cul­tu­ral efi­caz y or­de­na­da eco­nó­mi­ca­men­te. Ya es ho­ra de sa­car­le par­ti­do a es­te te­so­ro que mue­ve con­cien­cias, ge­ne­ra­cio­nes y al­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.