LA SA­GA CON­TI­NÚA

CRE­CIÓ EN LA CA­SA BLAN­CA Y SO­BRE­VI­VIÓ AL ES­CÁN­DA­LO QUE ES­TU­VO A PUN­TO DE TER­MI­NAR CON EL MA­TRI­MO­NIO (Y LA CA­RRE­RA PO­LÍ­TI­CA) DE SUS PA­DRES. PE­RO CHEL­SEA YA NO ES AQUE­LLA ADO­LES­CEN­TE DE AS­PEC­TO IN­SE­GU­RO. CON­VER­TI­DA EN UNA MU­JER SO­FIS­TI­CA­DA, HA­CE CAM­PA­ÑA PAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - POR IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE

Chel­sea Clinton te­nía dos años cuan­do se em­bar­có en su pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral. Su pa­dre, Bill Clinton, as­pi­ra­ba a con­ver­tir­se en go­ber­na­dor de Ar­kan­sas y ella y su ma­dre, Hi­llary, le acom­pa­ña­ban de pue­blo en pue­blo, en ca­da mi­tin y ca­da even­to. Con cin­co años, Chel­sea ya ha­bía desa­rro­lla­do su­fi­cien­te con­cien­cia po­lí­ti­ca co­mo pa­ra di­ri­gir­se por car­ta a Ro­nald Reagan pa­ra pe­dir­le que no vi­si­ta­ra un ce­men­te­rio ale­mán en el que ha­bía va­rias tum­bas na­zis. «Que­ri­do pre­si­den­te Reagan. He vis­to Son­ri­sas y lá­gri­mas y los na­zis no me pa­re­cen na­da sim­pá­ti­cos. Por fa­vor, no va­ya al ce­men­te­rio», le es­cri­bió. Y cuan­do cum­plió seis años, los Clinton em­pe­za­ron a pre­pa­rar a su hi­ja pa­ra el am­bi­cio­so fu­tu­ro que lle­va­ban años pla­nean­do. Que­rían que apren­die­ra a en­ca­jar los ata­ques e in­sul­tos que re­ci­bi­ría su pa­dre si un día ocu­pa­ba el Des­pa­cho Oval. Así, du­ran­te las ce­nas fa­mi­lia­res, a Chel­sea le to­ca­ba po­ner­se en la piel de su pa­dre mien­tras es­te le ata­ca­ba e in­sul­ta­ba. Al prin­ci­pio, ter­mi­na­ba aque­llas ce­nas en­tre lá­gri­mas, co­mo con­tó Hi­llary Clinton en su bio­gra­fía. «Pe­ro, po­co a po­co, apren­dió a do­mi­nar sus emo­cio­nes», es­cri­bió su ma­dre. Por eso, cuan­do Chel­sea Clinton lle­gó a la Ca­sa Blan­ca con 13 años es­ta­ba mu­cho más pre­pa­ra­da de lo que po­día de­du­cir­se de aque­lla ima­gen, mu­chas ve­ces ri­di­cu­li­za­da, de ado­les­cen­te de pe­lo im­po­si­ble y as­pec­to frá­gil.

CA­RÁC­TER DES­DE JO­VEN Aho­ra, Chel­sea afron­ta su enési­ma cam­pa­ña elec­to­ral. Es­ta vez, es el turno de su ma­dre, Hi­llary Clinton, que as­pi­ra a con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta de Es­ta­dos Uni­dos, con per­mi­so pri­me­ro de Ber­nie San­ders, al que se en­fren­ta en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas y, sal­va­do ese es­co­llo, de Do­nald Trump, el con­tro­ver­ti­do can­di­da­to re­pu­bli­cano. Y Chel­sea es­tá lla­ma­da a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal du­ran­te es­te ci­clo elec­to­ral. Ya no pue­de es­con­der­se. Po­co a po­co, la pren­sa ha em­pe­za­do a le­van­tar el ve­to so­bre ella, des­pués de ha­ber­la so­bre­pro­te­gi­do des­de que era una ado­les­cen­te. La go­ta que col­mó el va­so fue la cam­pa­ña de 2008, en la que su ma­dre se en­fren­tó a Ba­rack Oba­ma en las pri­ma­rias de­mó­cra­tas y Chel­sea, que re­co­rrió el país de pun­ta a pun­ta dan­do char­las en uni­ver­si­da­des, no acep­tó ni una so­la pre­gun­ta de la pren­sa. Se hi­zo cé­le­bre –y fue muy cri­ti­ca­da– su ne­ga­ti­va a con­tes­tar las pre­gun­tas de un re­por­te­ro de ocho años que que­ría en­tre­vis­tar­la pa­ra el pe­rió­di­co del co­le­gio: «Lo sien­to, no ha­blo con la pren­sa. Y eso se apli­ca tam­bién a ti, aun­que seas muy mono», le di­jo.

EL PE­GA­MEN­TO DE LOS CLINTON To­do em­pe­zó cuan­do los Clinton lle­ga­ron a la Ca­sa Blan­ca y pi­die­ron a la pren­sa que res­pe­ta­ra la pri­va­ci­dad de su hi­ja. La ma­yo­ría de los me­dios aca­ta­ron la su­ge­ren­cia, aun­que aquel look de ado­les­cen­te nerd fue ri­di­cu­li­za­do has­ta el in­fi­ni­to en pro­gra­mas sa­tí­ri­cos co­mo Sa­tur­day Night Li­ve. Pe­ro el pri­vi­le­gio se alar­gó más de lo pre­vis­to cuan­do es­ta­lló el es­cán­da­lo Le­winsky. En­ton­ces, to­do el mun­do qui­so pro­te­ger a Chel­sea. «Con­fun­di­da y do­li­da» con su pa­dre, co­mo la des­cri­bió Hi­llary en su bio­gra­fía Li­ving His­tory, Chel­sea fue, sin em­bar­go, la ima­gen de la en­te­re­za. Aquel ve­rano, cuan­do el ma­tri­mo­nio Clinton pa­re­cía abo­ca­do al di­vor­cio, vo­ló a Was­hing­ton pa­ra vi­si­tar a sus pa­dres. Una fo­to de aque­lla vi­si­ta da­ría la vuel­ta al mun­do: Bill ca­mi­na con la ca­be­za ba­ja, Hi­llary ocul­ta la mi­ra­da tras unas ga­fas de sol y su hi­ja les co­ge a am­bos de la mano. La es­tam­pa re­sul­tó sim­bó­li­ca: Chel­sea fue el pe­ga­men­to que man­tu­vo a sus pa­dres uni­dos en el mo­men­to más crí­ti­co de su

ma­tri­mo­nio. El oto­ño an­te­rior, ha­bía co­men­za­do sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Stan­ford. En­ton­ces, su ma­dre vol­vió a pe­dir­le a la pren­sa que res­pe­ta­ra su in­ti­mi­dad y la de­ja­ra dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia uni­ver­si­ta­ria. En su pri­mer día en Stan­ford, 250 pe­rio­dis­tas cu­brie­ron su lle­ga­da al cam­pus. Se ins­ta­la­ron ven­ta­nas a prue­ba de ba­las en su dor­mi­to­rio y los miem­bros del Ser­vi­cio Se­cre­to se ca­mu­fla­ron ves­ti­dos de es­tu­dian­tes en­tre el res­to de uni­ver­si­ta­rios de su re­si­den­cia. Gra­cias al ce­lo de sus pa­dres y la com­pli­ci­dad de la pren­sa, los si­guien­tes cua­tro años fue­ron de ca­si com­ple­to ano­ni­ma­to pa­ra ella. En 2001, se gra­duó con ho­no­res en His­to­ria. Des­pués, hu­yen­do de sus pa­dres y del es­cán­da­lo Le­winsky, que aun co­lea­ba, se tras­la­dó a In­gla­te­rra pa­ra es­tu­diar Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en Ox­ford y, dos años más tar­de, con­ver­ti­da en una jo­ven mu­cho más es­ti­lo­sa, vol­vió a EE.UU. pa­ra com­ple­tar sus es­tu­dios: pri­me­ro en Co­lum­bia y, más tar­de, en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York.

ERRO­RES Y ACIER­TOS Pe­ro cuan­do lle­gó el mo­men­to de bus­car su pri­mer tra­ba­jo, Chel­sea es­co­gió la op­ción me­nos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta: la con­sul­to­ra McKin­sey & Com­pany, fa­mo­sa por acon­se­jar des­pi­dos ma­si­vos a sus clien­tes. No du­ró de­ma­sia­do. Tam­po­co en su si­guien­te tra­ba­jo en una fir­ma de ca­pi­tal de ries­go. «El di­ne­ro no es la va­ra por la que quie­ro me­dir mi vi­da en el sen­ti­do pro­fe­sio­nal», ex­pli­ca­ría más tar­de. Por fin, en 2011 acep­tó un pues­to en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la Fun­da­ción Clinton. Ese siem­pre ha­bía si­do el de­seo de su pa­dre, pe­ro ella lo ha­bía re­cha­za­do. Fue, qui­zá, su for­ma de de­mos­trar que to­do es­ta­ba per­do­na­do y que es­ta­ba dis­pues­ta a en­car­gar­se del le­ga­do fa­mi­liar. La su­ce­sión es­ta­ba en mar­cha… Y la po­lé­mi­ca ser­vi­da. Pe­ro las acu­sa­cio­nes de ne­po­tis­mo no lle­ga­ron por su re­la­ción con la Fun­da­ción, sino por su fi­cha­je es­tre­lla co­mo co­rres­pon­sal de la NBC. Su pa­so por la ca­de­na fue un ab­so­lu­to desas­tre. Pa­ra em­pe­zar, por­que su suel­do –600.000 dó­la­res por ha­cer me­dia de­ce­na de re­por­ta­jes al año– era desor­bi­ta­do y mo­les­tó al res­to de tra­ba­ja­do­res de la ca­de­na. Pe­ro tam­bién por­que ape­nas se re­la­cio­na­ba con sus com­pa­ñe­ros y siem­pre iba es­col­ta­da por un gran sé­qui­to. Ade­más, ape­nas apa­re­cía por la re­dac­ción y la bro­ma que se con­ta­ba por los pa­si­llos de la ca­de­na era que se ha­bía con­tra­ta­do al «fan­tas­ma me­jor pa­ga­do» de la te­le­vi­sión. Pe­se a los al­ti­ba­jos pro­fe­sio­na­les, en su vi­da per­so­nal, en cam­bio, rei­na la es­ta­bi­li­dad des­de ha­ce una dé­ca­da. En 2010, Chel­sea se ca­só con su no­vio, Marc Mez­vinsky, en una ce­re­mo­nia a la que asis­tie­ron 400 in­vi­ta­dos. Hi­jo de dos ex­con­gre­sis­tas ami­gos de los Clinton, se co­no­cie­ron sien­do ado­les­cen­tes y coin­ci­die­ron de nue­vo en Stan­ford, pe­ro no se con­vir­tie­ron en pa­re­ja ofi­cial has­ta 2005. Des­pués de la bo­da, el ma­tri­mo­nio se com­pró un apar­ta­men­to en Nue­va York va­lo­ra­do en 10,5 mi­llo­nes de dó­la­res. Él es un exi­to­so ban­que­ro de in­ver­sión que, des­pués de tra­ba­jar en Gold­man Sachs, fun­dó su fir­ma de ca­pi­tal de ries­go. Y en 2014, lle­gó Char­lot­te, su pri­me­ra hi­ja. Ha­ce unos días, lle­ga­ba el se­gun­do hi­jo, Ai­dan.

“EL DI­NE­RO NO ES LA VA­RA POR LA QUE QUIE­RO ME­DIR MI VI­DA EN EL SEN­TI­DO PRO­FE­SIO­NAL”

¿UN HUE­CO EN EL GO­BIERNO? El círcu­lo ín­ti­mo de la pa­re­ja en Nue­va York es­tá for­ma­do por pe­ces gor­dos de las fi­nan­zas, pe­rio­dis­tas y ar­tis­tas, co­mo el di­se­ña­dor de Bur­berry Ch­ris­top­her Bailey o Ivan­ka Trump y su ma­ri­do Ja­red Kush­ner –ver re­cua­dro–. Pe­ro, ¿qué pa­sa­rá con Chel­sea si Hi­llary ga­na? Al­gu­nas vo­ces ya re­cla­man que tan­to ella co­mo su pa­dre aban­do­nen

sus pues­tos en el con­se­jo de la Fun­da­ción Clinton mien­tras Hi­llary ocu­pe la Ca­sa Blan­ca. Cues­tión de in­com­pa­ti­bi­li­da­des con el des­pa­cho más po­de­ro­so del mun­do. Aun­que por aho­ra se ha re­sis­ti­do a en­fren­tar­se a en­tre­vis­tas con pre­gun­tas com­pro­me­ti­das, tam­bién ten­drá que em­pe­zar a dar ex­pli­ca­cio­nes a la pren­sa. En es­pe­cial, so­bre las po­lé­mi­cas do­na­cio­nes que re­ci­bió la Fun­da­ción cuan­do su ma­dre era Se­cre­ta­ria de Es­ta­do. De mo­men­to, se des­co­no­ce el rol que desem­pe­ña­ría si su ma­dre es ele­gi­da pre­si­den­ta, pe­ro no es des­ca­be­lla­do pen­sar que, de una u otra for­ma, ter­mi­ne ocu­pan­do al­gún pues­to de re­le­van­cia. So­bre to­do, por­que es sa­bi­do que ella tam­bién per­si­gue una ca­rre­ra en Was­hing­ton. El año pa­sa­do, con­fe­só que es­ta­ba va­lo­ran­do en­trar en po­lí­ti­ca. De he­cho, su in­ten­ción de as­pi­rar al­gún día a la pre­si­den­cia de EE.UU. pa­re­ce ser un se­cre­to a vo­ces. «Chel­sea se­ría una gran pre­si­den­ta», lle­gó a de­cir su pa­dre en 2013. So­lo el tiem­po di­rá si se­rá la ter­ce­ra Clinton en in­ten­tar­lo.❦

Ha es­ta­do al la­do de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de su pa­dre des­de que te­nía dos años (so­bre es­tas lí­neas) y ha se­gui­do muy de cer­ca sus dos man­da­tos. A la de­re­cha, arri­ba, la ve­mos el día que Bill Clinton to­mó po­se­sión por pri­me­ra vez, en 1993. De­ba­jo, la se­gun­da, 1997.

En el te­rreno pro­fe­sio­nal, tra­ba­jó en la NBC, pe­ro lo po­co que apa­re­cía por allí pro­vo­có que se la co­no­cie­ra co­mo el “fan­tas­ma me­jor pa­ga­do” de la te­le. En 2011 co­men­zó a co­la­bo­rar en la fun­da­ción de su pa­dre (de­re­cha y so­bre es­tas lí­neas).

Chel­sea es­tá ju­gan­do un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la cam­pa­ña de su ma­dre. Que­da sa­ber si ten­dría un hue­co en el Go­bierno en ca­so de vic­to­ria.

En 2014 se con­vir­tió en ma­dre pri­me­ri­za con la lle­ga­da de Char­lot­te (iz­da.). Ha­ce unos días, da­ba la bien­ve­ni­da a Ai­dan (aba­jo). Sus dos hi­jos son fru­to de su ma­tri­mo­nio con Marc Mez­vinsky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.