CLIFT Y BRAN­DO, ENEMI­GOS ÍN­TI­MOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

Fue­ron, pro­ba­ble­men­te, los dos pri­me­ros ‘sex sym­bols’ de Holly­wood. Pe­ro tam­bién eran dos ac­to­res se­rios. Por eso siem­pre fue­ron enemi­gos ín­ti­mos. Tan­to Montgomery Clift co­mo Mar­lon Bran­do se ha­bían for­ma­do en el Ac­tor’s Stu­dio y ha­bían si­do dis­cí­pu­los de Lee Stras­berg. Ade­más, los gran­des es­tu­dios a me­nu­do los con­si­de­ra­ban pa­ra los mis­mos pa­pe­les. In­clu­so ha­bían na­ci­do en la mis­ma ciu­dad: Omaha, Nebraska. Y ape­nas se lle­va­ban cua­tro años. Pe­ro, sin em­bar­go, eran di­fe­ren­tes. De Bran­do se de­cía que po­seía un mag­ne­tis­mo ani­mal; a Monty, en cam­bio, le dis­tin­guía una ele­gan­cia in­na­ta y una be­lle­za me­lan­có­li­ca. Clift so­lía de­cir de Bran­do que era “de­ma­sia­do pa­ya­so” y Bran­do de Clift, que era ex­ce­si­va­men­te “serio e in­ten­so” y que so­lía ac­tuar co­mo “si tu­vie­ra una ba­ti­do­ra en el cu­lo”. Y, sin em­bar­go, se ad­mi­ra­ban. En 1951, el tra­ba­jo de Clift en ‘Un lu­gar en el sol’ le va­lió una no­mi­na­ción al Os­car. A Bran­do le con­mo­vió tan­to su in­ter­pre­ta­ción que vo­tó por él pe­se a que él mis­mo com­pe­tía por ‘Un tran­vía lla­ma­do de­seo’. Clift, a su vez, vo­tó por Bran­do aun­que, fi­nal­men­te, la es­ta­tui­lla fue pa­ra Humph­rey Bo­gart. Cuan­do iba a ro­dar ‘Re­fle­jos en un ojo do­ra­do’, Clift apa­re­ció muer­to. Y su sustituto en aque­lla pe­lí­cu­la no fue otro que Mar­lon Bran­do.

‘VI­DAS RE­BEL­DES’ (1961).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.