PON EL CO­RA­ZÓN

OR­GU­LLO Y PRE­JUI­CIOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

AA­ca­ba­mos de ser tes­ti­gos de la ce­le­bra­ción del Día del Or­gu­llo Gay. Fies­ta que da lu­gar a crear con­te­ni­dos y mi­nu­tos en los me­dios. Mu­cho he leí­do úl­ti­ma­men­te so­bre el po­der de la co­mu­ni­dad LGBT. Pa­ra los que qui­zá aun no es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos, es la co­mu­ni­dad Les­bia­na, Gay, Bi­se­xual y Trans­gé­ne­ro. Se­gún ase­gu­ran in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das es­tos días, se ha crea­do una ten­den­cia a pen­sar que se unen co­mo fuer­za vi­va an­te una so­cie­dad en la que, a ve­ces, es com­pli­ca­do desen­vol­ver­se. Me ha lla­ma­do la aten­ción la ma­ne­ra en la que se ha­ce es­ta dis­tin­ción tan im­por­tan­te de es­ta co­mu­ni­dad so­bre el res­to de los mor­ta­les, co­mo si de ver­dad hi­cie­ran pre­sión o au­na­ran fuer­zas con­tra el res­to de la so­cie­dad. Me cues­ta pen­sar que es­to sea cier­to y que ac­túen co­mo un po­der en la som­bra.

Me pa­re­ce ló­gi­co que per­so­nas afi­nes que es­tén a gus­to jun­tas se apo­yen y ayu­den co­mo si fue­ran fa­mi­lia. In­clu­so que, cuan­do es ne­ce­sa­rio, de­fien­dan in­tere­ses co­mu­nes. Y más en es­ta co­mu­ni­dad que tan­to ha lu­cha­do por la in­te­gra­ción y la igualdad de opor­tu­ni­da­des en to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad.

El he­cho de que una per­so­na per­te­nez­ca a la co­mu­ni­dad gay, no le ad­ju­di­ca una ga­ran­tía de me­jor pro­fe­sio­nal o ser más ejem­plar. Igual que el he­te­ro­se­xual, por el me­ro he­cho de ser­lo, no es ejem­plo de me­jor per­so­na. La for­ma en la que ama­mos, a quién y con qué mo­ti­va­ción, des­de mi pun­to de vis­ta, no tie­ne na­da que ver con la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos de ejer­cer nues­tra pro­fe­sión. Y sí, por ejem­plo, el amor que he­mos re­ci­bi­do en la vi­da y la tra­yec­to­ria que he­mos te­ni­do co­mo se­res hu­ma­nos. Na­da tie­ne que ver es­to, in­sis­to, con ha­cer lobby, co­mo se ase­gu­ra a ve­ces, con afán de crear una no­ti­cia. Si bus­ca­mos esa igualdad en­tre ciu­da­da­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tra ma­ne­ra de mos­trar nues­tros afec­tos, no de­be­ría­mos ejer­cer ni per­mi­tir dis­tin­cio­nes ni sec­ta­ris­mos de nin­gu­na fuen­te. Sea­mos ejem­plo pa­ra ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras y pa­ra las per­so­nas que te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor, crean­do un am­bien­te me­nos sus­pi­caz y lleno de com­ple­jos. Han si­do si­glos de ‘cas­tra­ción’ del pen­sa­mien­to, cas­ti­gan­do al que era di­fe­ren­te. De­ma­sia­dos y su­fi­cien­tes ya pa­ra dar­nos cuen­ta de que eso so­lo lle­va al mie­do y a un pa­so atrás en la con­vi­ven­cia ar­mo­nio­sa.

No co­noz­co una lis­ta de las per­so­nas he­te­ro­se­xua­les más in­flu­yen­tes del mun­do de la cul­tu­ra, la po­lí­ti­ca, el de­por­te... Las per­so­nas son, sien­ten, aman, lu­chan, se de­ses­pe­ran o ce­le­bran in­de­pen­dien­te­men­te de con quién des­pier­ten o por quién sus­pi­ren, quie­ro pen­sar. A to­dos nos co­rres­pon­de que no sea ne­ce­sa­rio ha­cer dis­tin­ción en­tre una op­ción se­xual u otra y que nues­tros hi­jos vi­van li­bres de ne­ce­si­dad de po­si­cio­nar­se o de­fen­der­se o jus­ti­fi­car­se. Y mu­cho me­nos creer que ten­gan que crear gru­pos pa­ra sen­tir­se uno más en la so­cie­dad. Una can­ción pa­ra la oca­sión: ‘SO­NE­TO DE LA LU­NA’, de Cla­ra Mon­tes so­bre tex­to de An­to­nio Ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.