AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

H-Ha­ce 15 años na­die apos­ta­ba un cén­ti­mo por el ma­tri­mo­nio del prín­ci­pe Haa­kon, he­re­de­ro de la co­ro­na de No­rue­ga, con Met­te-Ma­rit, una jo­ven que no reunía nin­gu­na de las con­di­cio­nes que se es­pe­ra­ban de una prin­ce­sa. Aquel era el ma­tri­mo­nio más arries­ga­do de cuan­tos se ha­bían ce­le­bra­do en una Fa­mi­lia Real eu­ro­pea.

La no­via arras­tra­ba un pa­sa­do que re­sul­ta­ba di­fí­cil de per­do­nar in­clu­so pa­ra los sec­to­res más avan­za­dos de la so­cie­dad no­rue­ga. La jo­ven de la que se ha­bía enamo­ra­do el prín­ci­pe era ma­dre sol­te­ra, ha­bía man­te­ni­do re­la­cio­nes con un tra­fi­can­te de dro­gas, ella mis­ma ha­bía con­su­mi­do dro­gas y su her­mano ha­bía si­do con­de­na­do por vio­len­cia de gé­ne­ro. 15 me­ses an­tes de la bo­da, un Haa­kon enamo­ra­do com­pa­re­ció an­te la pren­sa pa­ra pe­dir com­pren­sión, y el pri­mer mi­nis­tro no­rue­go, Jens Stol­ten­berg, pro­ba­ble­men­te te­me­ro­so de que el prín­ci­pe pu­die­ra lle­gar a re­nun­ciar a la co­ro­na, acon­se­jó al rey Ha­rald que con­sin­tie­ra la bo­da pa­ra «evi­tar ma­les ma­yo­res pa­ra el reino». El día del en­la­ce, el 25 de agos­to de 2001, los no­vios de­ci­die­ron rom­per con to­das las tra­di­cio­nes y en­tra­ron jun­tos de la mano has­ta el al­tar de la ca­te­dral de Os­lo, acom­pa­ña­dos por el hi­jo de Met­te-Ma­rit, Ma­rius. Mien­tras to­do es­to su­ce­día, la aten­ción de los es­pa­ño­les se con­cen­tra­ba en una ami­ga de la no­via que ha­bía en­tra­do so­la y aguar­da­ba en el pe­núl­ti­mo ban­co del tem­plo. Se lla­ma­ba Eva San­num, sa­lía con el Prín­ci­pe de As­tu­rias y ha­bía es­co­gi­do un ves­ti­do azul con un es­co­te que con­cen­tró las crí­ti­cas de la pren­sa es­pa­ño­la.

Des­pués de la ce­re­mo­nia, cuan­do los re­cién ca­sa­dos sa­lu­da­ron des­de el bal­cón del pa­la­cio, la no­via apa­re­ció con su hi­jo en bra­zos, ofre­cien­do una ima­gen chi­rrian­te. Apa­ren­te­men­te, el prin­ci­pio no po­día ha­ber si­do peor, y los pri­me­ros tiem­pos tam­po­co fue­ron fá­ci­les. Su­pues­tos an­ti­guos ami­gos de la prin­ce­sa em­pe­za­ron a des­ve­lar los mo­men­tos más es­ca­bro­sos de su vi­da, que dos pe­rio­dis­tas, Tommy Fo­sum y Fro­de Han­sen, re­co­gie­ron en el li­bro Prin­ce­sa con­tra to­do pro­nós­ti­co. Pe­ro esos tes­ti­mo­nios so­lo aña­dían mor­bo a un «pa­sa­do sal­va­je» que la pro­pia Met­te-Ma­rit ha­bía con­fe­sa­do en pú­bli­co tres días an­tes de ca­sar­se. Po­co a po­co, Met­te-Ma­rit se fue adap­tan­do a su nue­vo pa­pel. En cuan­to cre­cie­ron sus hi­jos, In­grid Ale­xan­dra, na­ci­da en 2004, y Sve­rre Mag­nus, en 2005, re­to­mó sus es­tu­dios, reali­zó un más­ter en Di­rec­ción de Em­pre­sas y em­pe­zó a desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad ha­bi­tual de la es­po­sa de un he­re­de­ro.

QUIN­CE AÑOS DEL MA­TRI­MO­NIO MÁS CUES­TIO­NA­DO

15 años des­pués de la bo­da, las po­cas crí­ti­cas que re­ci­be sue­len es­tar re­la­cio­na­das con lo que al­gu­nos ca­li­fi­can co­mo «ho­rri­bles es­ti­lis­mos». A ella, que en agos­to cum­pli­rá 43 años, no le preo­cu­pa au­men­tar de pe­so ni que­dar ex­clui­da de las lis­tas de las más ele­gan­tes. Pre­fie­re mos­trar­se co­mo es. La cla­ve de su acep­ta­ción ha si­do su au­ten­ti­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.