PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

HHay un mo­men­to en nues­tras vi­das en el que de­ja­mos de ser ni­ños. Sí, sé que mu­chos es­táis pen­san­do que hay quien nunca ha de­ja­do de ser­lo. O in­clu­so pue­de pa­sar que seáis vo­so­tros mis­mos los que os aga­rráis a la som­bra de Pe­ter Pan pa­ra se­guir so­ñan­do. De­pen­dien­do del con­cep­to que ten­ga­mos de esa ac­ti­tud in­fan­til, sa­bre­mos lo que sig­ni­fi­ca pa­ra no­so­tros que al­guien jue­gue con la vi­da igual que con un so­na­je­ro. Lo cier­to es que al cre­cer, nos ha­ce­mos cons­cien­tes de lo que nos ro­dea. A ve­ces a ba­se de pa­los y, otras, sim­ple­men­te asu­mien­do las cir­cuns­tan­cias nue­vas que se nos apa­re­cen en el ca­mino. Nos con­ver­ti­mos en ani­ma­les de há­bi­tos y nos adap­ta­mos a lo que acon­te­ce, apren­dien­do de la el qué di­rán, quién es­ta­ba an­tes o los efec­tos co­la­te­ra­les que sus de­ci­sio­nes pue­dan te­ner. Eso es al­go que, con la edad, apren­de­mos a neu­tra­li­zar y nos en­se­ña la im­por­tan­cia de ser con­si­de­ra­dos y res­pon­sa­bles con aque­llo que nos ro­dea y con las per­so­nas que te­ne­mos cer­ca: al prin­ci­pio, la fa­mi­lia y, des­pués, la so­cie­dad en ge­ne­ral. Lle­ga­mos a ser así se­res so­cia­les que de­be­mos res­pon­der a lo que se es­pe­ra de no­so­tros, in­clu­so ol­vi­dán­do­nos de lo que no­so­tros mis­mos es­pe­ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.