MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SOLUCIONES - POR JOSEMI RO­DRÍ­GUEZ-SIEIRO

AA es­tas al­tu­ras del ve­rano, Ma­drid se con­vier­te, por unos días, en una ciu­dad in­có­mo­da a cau­sa del ca­lor. Y la vul­ga­ri­dad to­ma las ca­lles sin pie­dad. Apa­re­cen los shorts in­gui­na­les, las ber­mu­das de an­chos y lar­gos di­ver­sos, las san­da­lias de cru­zar el río Jor­dán y las sur­fe­ras. Y, co­mo con­se­cuen­cia de ello, la vi­sión de unos pies que no han co­no­ci­do nin­gún ti­po de cui­da­do ni vi­si­ta a un po­dó­lo­go. Por no ha­blar de esas ca­mi­se­tas de ti­ran­tes di­se­ña­das sin du­da por un in­di­vi­duo que, en su día, de­bió de ha­ber si­do con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua sin pie­dad, usa­das por hom­bres y mu­je­res con ab­so­lu­ta im­pu­ni­dad. Las go­rras y vi­se­ras, pues­tas tan­to a la som­bra co­mo al sol e inex­pli­ca­ble­men­te im­pres­cin­di­bles den­tro de un co­che, de­be­rían ser ob­je­to de es­tu­dio. El olor de la ciu­dad tam­bién es di­fe­ren­te y no voy a ana­li­zar las cau­sas, por­que mi buen gus­to no me per­mi­te de­ta­llar cier­tas co­sas. Y pa­ra to­do lo an­te­rior­men­te con­ta­do, no hay eda­des. Es vá­li­do tan­to pa­ra la se­ño­ra oc­to­ge­na­ria lu­cien­do car­nes a la de­ri­va, co­mo pa­ra an­cia­nos que lu­cen con or­gu­llo chan­clas y ca­mi­se­ta de ju­gar al béis­bol. Pa­ra pa­liar tan­tos des­ma­nes, lo más acon­se­ja­ble es sa­lir lo me­nos po­si­ble a la ca­lle y, en ca­so de no po­der evi­tar­lo, ha­cer­lo ‘a ti­ro he­cho’. Lo más im­por­tan­te es ele­gir a dón­de se va pa­ra evi­tar caer en una de esas te­rra­zas don­de los clien­tes no se sien­tan en las si­llas, sino que se des­pa­rra­man en ellas con la evi­den­te y cla­ra sa­tis­fac­ción que ello les pro­du­ce.

LA VUL­GA­RI­DAD SE APO­DE­RA DE LAS CA­LLES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.