CAR­LO­TA CASIRAGHI

La prin­ce­sa fi­ló­so­fa cum­ple 30 años.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR AN­DRÉS GUE­RRA

Cuan­do una per­so­na es fa­mo­sa por na­ci­mien­to, la con­de­na al pre­jui­cio re­sul­ta prác­ti­ca­men­te in­sos­la­ya­ble. «No soy una prin­ce­sa», de­cía en Vo­gue arrui­nán­do­nos un fa­bu­lo­so ti­tu­lar. «Mi ma­dre lo es. Yo soy la so­bri­na de un je­fe de Es­ta­do y ten­go al­gu­nas fun­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción, po­cas y ex­cep­cio­na­les». Cier­to es que exis­ten in­con­ta­bles es­ce­na­rios más in­có­mo­dos pa­ra sa­lir ade­lan­te en la vi­da, pe­ro aho­ra no ha­bla­mos so­bre eso. Hoy, en vís­pe­ras de que el 3 de agos­to Car­lo­ta Casiraghi cum­pla 30 años, ana­li­za­mos la tra­yec­to­ria de una jo­ven que ha pre­fi­ri­do rom­per es­que­mas y pa­re­cer­se muy po­co a otras de su con­di­ción y su cla­se.

LOS AÑOS DEL LUTO Car­lo­ta Casiraghi po­see una pe­que­ña cua­dra de ca­ba­llos. Su pre­fe­ri­do es Tin­te­ro, de co­lor gris. Des­pués es­tán Mons­ter, el ne­gro, y Lo­li­ta, de co­lor ave­lla­na. La hi­ja ma­yor de Ca­ro­li­na co­men­zó a mon­tar con ape­nas cua­tro años, más o me­nos cuan­do su pa­dre per­dió la vi­da. Sté­fano Casiraghi, el ma­ri­do que an­sió el prín­ci­pe Rai­nie­ro pa­ra su has­ta en­ton­ces errá­ti­ca hi­ja ma­yor, se ma­tó du­ran­te una prue­ba de­por­ti­va acuá­ti­ca. Era 1990. Una de­vas­ta­da Ca­ro­li­na de­ci­dió lle­var­se a sus tres hi­jos –An­drea, Car­lo­ta y Pie­rre– a la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Saint-Rémy-deP­ro­ven­ce, en­tre Mar­se­lla y Ni­za, pa­ra pro­te­ger­los de la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca. Allí Ca­ro­li­na guar­dó luto du­ran­te seis años y su hi­ja en­ju­gó su do­lor con la equi­no­te­ra­pia, an­tes si­quie­ra de que tal dis­ci­pli­na tu­vie­ra nom­bre. «Los ca­ba­llos me die­ron la ener­gía pa­ra se­guir ade­lan­te, la ca­pa­ci­dad de lu­char, con­fian­za, fuer­za y un gran va­lor», de­cía Car­lo­ta en una en­tre­vis­ta. Tras asis­tir a la es­cue­la pú­bli­ca en pri­ma­ria, Car­lo­ta con­ti­nuó sus

es­tu­dios en el Ly­cée Fra­nçois Cou­pe­rin de Fon­tai­ne­bleau y en 2003 pa­só al Ly­cée Fé­ne­lon de Pa­rís. Ya por en­ton­ces leía más y más pro­fun­da­men­te que la ma­yo­ría de su ge­ne­ra­ción. Cuan­do cum­plió cin­co años, sus abue­los pa­ter­nos, Gian­car­lo y Fer­nan­da Casiraghi, le re­ga­la­ron una pe­que­ña is­la de Cer­de­ña. Con­ven­ci­dos de que el lec­tor enar­ca­rá la ce­ja al leer es­te da­to, per­mí­tan­nos que lo con­tras­te­mos con es­tos otros: acos­tum­bra­da a es­cu­char có­mo su ma­dre le leía ca­da no­che, su­po ver que en la li­te­ra­tu­ra pri­me­ro y en el en­sa­yo des­pués, es­tá la ven­ta­na al pen­sa­mien­to con ma­yús­cu­las.

UNA IN­TE­LEC­TUAL Sien­do ado­les­cen­te, Car­lo­ta des­cu­brió la poe­sía de mano de sim­bo­lis­tas y au­to­res mal­di­tos. Así se ex­pli­ca­ba en una de las po­cas en­tre­vis­tas que ha con­ce­di­do: «Mien­tras mis ami­gos ado­ra­ban a Kurt Co­bain, yo pre­fe­ría a Bau­de­lai­re, Rim­baud o Víc­tor Hu­go. Re­cuer­do el im­pac­to que su­frí al leer Las flo­res del mal, de Bau­de­lai­re, y la in­ten­si­dad de Ro­jo y ne­gro, de Stend­hal. Sen­tí un ver­da­de­ro shock le­yen­do Via­je al fin de la no­che, de Cé­li­ne, y lue­go, por su­pues­to, con El hom­bre re­bel­de, de Al­bert Ca­mus». Por su­pues­to. Con 17 o 18 años. Po­dría pa­re­cer un alar­de de es­no­bis­mo pe­ro era sin­ce­ra. Su tra­yec­to­ria la ava­la. Tras gra­duar­se en Fi­lo­so­fía por la Sor­bo­na, en 2007, rea­li­za prác­ti­cas en la edi­to­rial Pie­rre Laf­font y en el dia­rio in­glés The In­de­pen­dent. So­lo dos años des­pués, se atre­vía a par­ti­ci­par en dos pro­yec­tos edi­to­ria­les: se con­ver­tía en edi­to­ra de Abo­ve Ma­ga­zi­ne y, con Ale­xia Nied­ziels­ki y Eli­za­beth von Gutt­man, lan­zó la pro­pues­ta di­gi­tal Ever Ma­ni­fes­to, un think

Arri­ba a la iz­da., con su ma­dre. A la dcha., Ca­ro­li­na, Car­lo­ta y el pe­que­ño Rap­hael. De­ba­jo a la iz­da., con su her­ma­na pe­que­ña, Ale­jan­dra. A la dcha., en una com­pe­ti­ción.

So­bre es­tas lí­neas, con dos de sus her­ma­nos: An­drea, de 32 años, y Pie­rre, de 28. Arri­ba, en bra­zos de su pa­dre, Sté­fano Casiraghi, muer­to en un ac­ci­den­te en 1990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.