PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AN­NE IGARTIBURU

UUn ver­bo, eti­que­tar, to­ma fuer­za en nues­tro en­torno y sir­ve pa­ra sa­ber lo que nos trae­mos en­tre ma­nos. Ade­más de sa­ber, por ejem­plo, de qué ma­te­ria­les es­tá he­cha una pren­da o el pre­cio de un pro­duc­to, las eti­que­tas de las que ha­blo nos dan pis­tas que nos orien­tan de ma­ne­ra cu­rio­sa en las fo­tos que subimos a nues­tras re­des. Lu­ga­res, per­so­nas, mar­cas... Da­tos que en­ri­que­cen la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ex­pli­car lo que se ha­ce, có­mo y con quién en ca­da mo­men­to. In­for­ma­ción y más in­for­ma­ción, lí­mi­tes y ex­pli­ca­cio­nes pa­ra ubi­car­nos en un es­pa­cio nue­vo, un uni­ver­so don­de nos pa­re­ce ne­ce­sa­rio aco­tar al má­xi­mo nues­tra ubi­ca­ción, una so­cie­dad re­du­ci­da a una ins­tan­tá­nea cui­da­da y mo­di­fi­ca­da has­ta que es­té lo más cla­ro po­si­ble el men­sa­je. ¿Es ne­ce­sa­rio tan­to de­ta­lle? Quién es quién en las re­des y qué es lo que apa­re­ce en la fo­to. Muy ilus­tra­ti­vo de lo que nos su­ce­de en el día a día. El pa­no­ra­ma es­tá re­ple­to de no­ve­da­des que nos pue­den lle­gar a in­quie­tar, in­clu­so ago­biar con tan­to da­to. Por eso se tien­de a eti­que­tar, pa­ra fa­ci­li­tar la com­pren­sión de lo que se mues­tra y así po­der po­ner­nos en si­tua­ción.

Sa­ber a quién te­ne­mos de­lan­te y lo que po­de­mos es­pe­rar de al­guien nos da bas­tan­te tran­qui­li­dad. Pe­ro no ol­vi­de­mos que, pa­ra sa­ber con qué ti­po de per­so­na es­ta­mos tra­tan­do, de­be­mos pri­me­ro sa­ber quié­nes so­mos no­so­tros y lo que es­ta­mos dis­pues­tos a mos­trar de esa au­ten­ti­ci­dad que no siem­pre nos pa­re­ce dig­na de ser ex­pues­ta. Por eso a ve­ces da­mos más da­tos de los ne­ce­sa­rios, pa­ra ‘des­pis­tar’ lo que no nos gus­ta de no­so­tros mis­mos, ¿no os pa­re­ce? Y no so­lo en las re­des. Así so­mos de exi­gen­tes con no­so­tros mis­mos. Nos en­can­ta eti­que­tar aque­llo que no co­no­ce­mos o que al­guien lo eti­que­te por no­so­tros. Ubi­car­lo en al­guno de los apar­ta­dos que nos es fa­mi­liar pa­ra te­ner cla­ra la de­ci­sión que to­ma­re­mos.

Es cu­rio­so que es­ta mo­da de eti­que­tar y aco­tar­lo to­do lle­ga ca­si al mis­mo tiem­po que de­ci­dí no eti­que­tar a na­die y co­men­cé a ha­cer ejer­ci­cios de ‘no jui­cio’. Es al­go que creo que apor­ta mu­cho y, aun­que lle­vo tiem­po apli­cán­do­lo, nun­ca lo ha­bía he­cho con tan­ta con­cien­cia. Me pa­re­ce una prác­ti­ca de lo más en­ri­que­ce­do­ra y di­ver­ti­da, una vez que en­tien­des la ne­ce­si­dad que te­ne­mos de sa­ber has­ta qué pun­to nos en­con­tra­mos an­te una ame­na­za o una opor­tu­ni­dad de dis­fru­te.

¿Có­mo es po­si­ble que la vi­sión so­bre la mis­ma per­so­na o cir­cuns­tan­cia cam­bie des­de el mo­men­to en el que no de­bo sa­ber ‘de qué pa­lo va’? Ade­más, la eti­que­ta que yo pue­da po­ner se­gu­ro que di­fie­re bas­tan­te de la que le po­ne otra per­so­na. No, no me in­tere­sa ubi­car­lo por ca­jo­nes, de­pen­dien­do de lo pe­li­gro­so que me pue­da pa­re­cer pa­ra mi tran­qui­li­dad emo­cio­nal. “Lo que es es”, co­mo di­ría aquel, in­de­pen­dien­te­men­te de có­mo yo lo per­ci­ba. Y el res­to son sub­je­ti­vi­da­des a las que me aco­jo pa­ra ‘con­tar el cuen­to’ a mi ma­ne­ra. In­ten­ta na­rrar lo que te su­ce­de –so­bre to­do aque­llo que es muy re­le­van­te pa­ra ti– de ma­ne­ra neu­tral, y ve­ras có­mo te cues­ta de­jar de la­do las apre­cia­cio­nes o eti­que­tas que apor­tan jui­cios de va­lor. In­tere­san­te, ¿ver­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.