PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

To­do pa­re­ce even­tual úl­ti­ma­men­te. Per­so­nas, men­sa­jes, se­ña­les, lec­cio­nes y re­fle­xio­nes pa­re­cen re­pe­tir­nos que hay co­sas que no vuel­ven y que de­be­mos dis­fru­tar ca­da ins­tan­te. Las va­ca­cio­nes, por ejem­plo, no du­ran eter­na­men­te y por eso las pla­ni­fi­ca­mos y dis­fru­ta­mos to­do lo po­si­ble. Aun re­cuer­do aque­llos ve­ra­nos eter­nos, ba­ñán­do­nos en el río o acer­cán­do­nos a la pla­ya en au­to­bús con el bo­ca­di­llo de po­llo em­pa­na­do y al­go de di­ne­ro pa­ra dis­fru­tar de un he­la­do mien­tras mi­rá­ba­mos en el cie­lo, la avio­ne­ta con el men­sa­je pu­bli­ci­ta­rio. Esos ve­ra­nos con las fies­tas de los ba­rrios con per­mi­so pa­ra lle­gar más tar­de a ca­sa y las emo­cio­nes de la mú­si­ca de la ver­be­na y al­gún que otro bai­le. O me­rien­das con los pri­mos mien­tras ju­gá­ba­mos al fut­bo­lín en el bar en el que los ma­yo­res veían el Tour en la te­le. La bi­ci, pre­ci­sa­men­te, nos lle­va­ba tan le­jos que nos pa­re­cía que es­ca­pá­ba­mos de to­do. ¡In­clu­so ha­cía­mos ‘de­do’ lle­ga­da la ado­les­cen­cia! Pe­ro eso ya se ha es­fu­ma­do!

Y es que es­ta­mos en tiem­pos de con­ti­nua pro­vi­sio­na­li­dad. Lu­ga­res even­tua­les, via­jes y com­pa­ñe­ros oca­sio­na­les y si­tua­cio­nes que no per­du­ran el res­to del año. Cuan­do la per­sia­na es­ti­val se ba­je, mu­chas de las vi­ven­cias por las que es­ta­mos pa­san­do aho­ra, por ejem­plo, que­da­rán atrás co­mo anéc­do­tas ca­si to­das en­ri­que­ce­do­ras. Pre­ci­sa­men­te por aque­llo del tem­pus fu­git, le da­mos el va­lor que re­quie­re. En otras oca­sio­nes esa even­tua­li­dad ha­ce que las co­sas se mue­van, el mer­ca­do y la eco­no­mía sue­ne de ma­ne­ra dis­tin­ta, y es­to ha traí­do al­go de es­pe­ran­za a la can­ti­dad de per­so­nas que han con­se­gui­do un em­pleo es­te úl­ti­mo tri­mes­tre. Pa­ra al­gu­nos su pri­me­ra ex­pe­rien­cia la­bo­ral y pa­ra otros la po­si­bi­li­dad de vol­ver a tra­ba­jar tras tiem­po de es­pe­ra y de­ses­pe­ra­ción. A to­dos ellos nos los en­con­tra­mos en lu­ga­res tan dis­pa­res co­mo una gran su­per­fi­cie, una ga­so­li­ne­ra, un res­tau­ran­te o un hos­pi­tal. A al­gu­nos, ni los po­de­mos ver a diario, por­que es­tán me­ti­dos en una ca­de­na de mon­ta­je o re­co­gien­do los fru­tos que da nues­tra tie­rra. To­dos apre­cian lo que tie­nen y lo agra­de­cen. Se es­fuer­zan más que na­die y quie­ren que aque­llo no so­lo per­du­re en el tiem­po sino que me­jo­re en ca­li­dad y con­di­cio­nes.

Jó­ve­nes ca­si to­dos que sue­ñan con un fu­tu­ro digno y con po­der de­mos­trar a sus pa­dres que, to­da la ilu­sión y ener­gía pues­ta en ellos ha­ce dos o tres dé­ca­das, me­re­ció la pe­na. Es emo­cio­nan­te ver a tan­tos ha­cer su tra­ba­jo con más ga­nas y efi­ca­cia que los pro­pios ve­te­ra­nos de su mis­mo pues­to, que con cier­ta de­sidia cuen­tan las ho­ras pa­ra ir­se a ca­sa. Lo que tan­to he­mos traí­do a nues­tras con­ver­sa­cio­nes de «vi­vir el pre­sen­te», co­bra aho­ra más re­le­van­cia, sea un país de ca­ma­re­ros –ben­di­ta pro­fe­sión que he­mos ejer­ci­do al­gu­nos con gran en­tre­ga– o de maes­tros o la­bra­do­res. Vol­ve­rá el oto­ño y tam­bién al­go que siem­pre de­be vol­ver: la ilu­sión de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.