AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

EEl hom­bre que me­jor co­no­ce al Rey cum­pli­rá 70 años el 18 de agos­to y un ter­cio de su vi­da ha trans­cu­rri­do jun­to a don Fe­li­pe. Jai­me Al­fon­sín lle­gó al Pa­la­cio de La Zar­zue­la en 1995, cuan­do don Juan Car­los es­ta­ba bus­can­do una per­so­na que se ocu­pa­ra de la se­cre­ta­ría del Prín­ci­pe. Su nom­bre lo pro­pu­so el ca­te­drá­ti­co Au­re­lio Me­nén­dez, que ha­bía si­do pre­cep­tor de don Fe­li­pe y, en un ges­to de ge­ne­ro­si­dad, pres­cin­dió de uno de los más bri­llan­tes co­la­bo­ra­do­res de su des­pa­cho de abo­ga­dos, Uría & Me­nén­dez, pa­ra que asis­tie­ra al he­re­de­ro. Tam­bién Al­fon­sín reac­cio­nó con enor­me ge­ne­ro­si­dad. Es­te ga­lle­go, abogado del Es­ta­do, ca­sa­do y pa­dre de dos ni­ñas, re­nun­ció a una bri­llan­te y bien re­mu­ne­ra­da ca­rre­ra en el des­pa­cho en el que lle­va­ba tra­ba­jan­do un par de años a cam­bio de un suel­do de fun­cio­na­rio y un pues­to que le exi­gi­ría la ma­yor dis­cre­ción. A par­tir de en­ton­ces, de­bía con­ver­tir­se en la som­bra del nú­me­ro dos. Cuan­do Jai­me Al­fon­sín lle­gó a La Zar­zue­la, el Prín­ci­pe te­nía 27 años, ha­bía ter­mi­na­do su for­ma­ción mi­li­tar y aca­dé­mi­ca, in­clui­do el más­ter en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, y de­bía em­pe­zar a desa­rro­llar su pa­pel co­mo he­re­de­ro de la co­ro­na. Sin em­bar­go, la Cons­ti­tu­ción no atri­buía al Prín­ci­pe de As­tu­rias más fun­cio­nes que la re­gen­cia, en ca­so de in­ha­bi­li­ta­ción del Rey pa­ra el ejer­ci­cio de su au­to­ri­dad, o la su­ce­sión a la co­ro­na, en ca­so de muer­te o ab­di­ca­ción del mo­nar­ca.

Al­fon­sín se en­con­tró en­ton­ces an­te el re­to de lle­nar de con­te­ni­do la vi­da de un jo­ven he­re­de­ro con una mag­ní­fi­ca for­ma­ción, bue­nas do­tes na­tu­ra­les y ca­si nin­gu­na ex­pe­rien­cia ofi­cial, más allá de asis­tir a al­gu­nos ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les en re­pre­sen­ta­ción de su pa­dre.

No exis­tía ma­nual que se­guir ni ejem­plos que imi­tar, y cual­quier otra per­so­na se po­día ha­ber li­mi­ta­do a re­dac­tar pro­pues­tas pa­ra que el Prín­ci­pe las es­tu­dia­ra y les die­ra o no su vis­to bueno. Pe­ro Al­fon­sín im­pli­có a don Fe­li­pe des­de el pri­mer día, y jun­tos em­pe­za­ron a di­se­ñar un fu­tu­ro de du­ra­ción in­de­fi­ni­da. Am­bos en­ten­dían que ser Prín­ci­pe de As­tu­rias era ser apren­diz de Rey y así em­pe­zó el en­sa­yo ge­ne­ral de una obra sin fe­cha de es­treno.

Tras 19 años de en­sa­yo, los te­lo­nes se le­van­ta­ron el 19 de ju­nio de 2014. Pro­cla­ma­do Rey, don Fe­li­pe qui­so man­te­ner a su la­do al que ha­bía si­do su mano de­re­cha en las dos dé­ca­das an­te­rio­res y con quien ha­bía for­ja­do un la­zo de afec­to in­des­truc­ti­ble. Por pri­me­ra vez, el je­fe de la Ca­sa del Rey no se­ría di­plo­má­ti­co ni mi­li­tar. Pe­ro lo que na­die se ima­gi­na­ba en­ton­ces era que, año y me­dio des­pués, el pro­fe­sio­nal que más ne­ce­si­ta­ría el Rey se­ría un abogado del Es­ta­do que co­no­cie­ra la Cons­ti­tu­ción co­mo la pal­ma de su mano por­que, da­da la si­tua­ción política, ha­bría que es­tre­nar ar­tícu­los que en 38 años nun­ca se ha­bían apli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.