MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA A TEST - POR JO­SE­MI RO­DRÍ­GUEZ-SIEIRO

LLas ce­nas de ve­rano se su­ce­den to­dos los días, apro­ve­chan­do las no­ches es­tre­lla­das pro­pias de la es­ta­ción, el tiem­po li­bre y la po­si­bi­li­dad de no es­tar tan pen­dien­tes del re­loj, lo que pre­ci­sa­men­te da un ca­rác­ter más in­for­mal a es­tas reunio­nes. No im­por­ta el lu­gar, ya sea al bor­de del mar, una es­ta­ción de mon­ta­ña o una pro­pie­dad en el cam­po. En to­das es­tas reunio­nes y fies­tas se ha pues­to de mo­da lle­var el mó­vil a mano y ha­cer fo­to­gra­fías, en las que to­do el mun­do po­sa muy fe­liz. Esas imá­ge­nes son en­via­das a mu­chos otros ami­gos y la ma­yo­ría las cuel­ga en las re­des so­cia­les. Siem­pre hay al­gún ‘lis­ti­llo’ que es­tá al tan­to de to­do es­to y se ha da­do el ca­so de que di­chas imá­ge­nes se fa­ci­li­tan pa­ra su pu­bli­ca­ción en los me­dios, pre­vio pa­go de la in­for­ma­ción, ase­gu­ran­do su pre­sen­cia, cuan­do ni se le co­no­ce ni se le es­pe­ra don­de esa per­so­na ase­gu­ra ha­ber es­ta­do.

Los con­des de El Abra reunie­ron a un gru­po de ami­gos en torno a su co­me­dor, de­co­ra­do con mo­ti­vos de co­ral, una co­ci­na ex­tra­or­di­na­ria y una ani­ma­da con­ver­sa­ción que siem­pre se pro­lon­ga has­ta bien en­tra­da la no­che.

Acu­dí a una re­cep­ción, con mo­ti­vo de un cum­plea­ños, a la Fun­da­ción Bar­to­lo­mé March, en pleno cen­tro de Pal­ma de Ma­llor­ca. El pa­la­cio que al­ber­ga la fa­bu­lo­sa sa­la de mú­si­ca del pin­tor Jo­sé Ma­ría Sert, con fres­cos im­por­tan­tes del ar­tis­ta ca­ta­lán, una es­ca­le­ra im­po­nen­te y una im­por­tan­te co­lec­ción de obras es­cul­tó­ri­cas de los más im­por­tan­tes ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos del mun­do, dis­tri­bui­das por los por­ches de un pa­tio ab­so­lu­ta­men­te es­pec­ta­cu­lar des­de don­de se con­tem­pla des­de la cer­ca­na ca­te­dral has­ta to­da la ciu­dad y su ma­ra­vi­llo­sa bahía. Creo que es im­per­do­na­ble pa­sar por la is­la y no vi­si­tar es­ta jo­ya, que for­ma par­te de la ca­pi­tal ba­lear.

Tu­ve oca­sión de asis­tir a una fies­ta en ca­sa de la abo­ga­da Ele­na Me­di­na. Y di­go fies­ta por­que hu­bo mú­si­ca y bai­le, re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les pa­ra ser ca­li­fi­ca­da co­mo tal.

Mu­chas ve­ces oi­go ca­li­fi­car de fies­ta a un cóc­tel de inau­gu­ra­ción de cual­quier co­sa o a una ce­na de en­tre­ga de pre­mios. La an­fi­trio­na es­ta­ba muy gua­pa, y par­ti­cu­lar­men­te ele­gan­te, con un tra­je de ga­sa es­tam­pa­do, des­ple­gan­do to­do su sa­voir fai­re a la ho­ra de re­ci­bir a sus nu­me­ro­sí­si­mos in­vi­ta­dos, acom­pa­ña­da del abogado Jo­sé Ma­ría Mohe­dano. Fui­mos di­vi­na­men­te aten­di­dos por el ca­te­ri­ng de Macarena de Cas­tro, con una es­tre­lla Mi­che­lin en su ha­ber. La pre­sen­cia de un gru­po de mú­si­ca sud­ame­ri­ca­na es siem­pre una ga­ran­tía de éxi­to.

IN­VI­TA­DOS QUE NI SE CO­NO­CEN NI SE ES­PE­RAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.