“LAS BO­DAS SA­LEN MUY CA­RAS”

APRO­VE­CHA­MOS SU ES­TAN­CIA EN MAR­BE­LLA PA­RA PRE­GUN­TAR­LE POR SUS PRO­YEC­TOS. SÍ, TAM­BIÉN POR LOS QUE TIE­NE CON NI­CO­LE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA -

Hay cier­tas vi­si­tas a Es­pa­ña mar­ca­das en su ca­len­da­rio co­mo in­ne­go­cia­bles. En­tre ellas, la Se­ma­na San­ta de Má­la­ga y la ga­la Star­li­te. No fa­lla. Y di­ce que nun­ca lo ha­rá. Sie­te años lle­va ya or­ga­ni­zan­do jun­to a San­dra Gar­cía-San­juan la ce­na so­li­da­ria anual que tie­ne lu­gar en la Can­te­ra de Na­güe­les, en Mar­be­lla, co­mo es­ce­na­rio y que bus­ca re­cau­dar fon­dos pa­ra las ONG Lá­gri­mas y fa­vo­res y Ni­ños en ale­gría. Una la­bor fan­tás­ti­ca que ha he­cho mu­cho bien has­ta aho­ra. Co­ra­zón ¿Por qué lo ha­ce? An­to­nio Ban­de­ras Po­dría es­tar ju­gan­do al golf to­do el día y vi­vir mi vi­da al mar­gen de es­tas co­sas, pe­ro soy in­ca­paz. Creo que los per­so­na­jes pú­bli­cos, esos que lla­man fa­mo­sos, te­ne­mos que asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad con la so­li­da­ri­dad. De­be­mos de­vol­ver a la so­cie­dad los bie­nes que he­mos re­ci­bi­do, y más aún cuan­do es­ta­mos en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da. Es ne­ce­sa­rio ha­cer la vi­da más fá­cil a los que lo tie­nen muy com­pli­ca­do pa­ra so­bre­vi­vir. He na­ci­do en una fa­mi­lia don­de no ha­bía pa­ra ex­tras, pe­ro que sí tie­ne va­lo­res éti­cos muy fuer­tes. C. ¿Qué la­bor rea­li­za Lá­gri­mas y fa­vo­res, su ONG? A.B. Va­rias. Ayu­da­mos a una aso­cia­ción de cui­da­dos pa­lia­ti­vos aquí, y les pro­por­cio­na­mos fon­dos pa­ra que pue­dan aten­der a los en­fer­mos de for­ma dig­na. Tam­bién ayu­da­mos a Cá­ri­tas y al pá­rro­co de una igle­sia que to­dos los días tie­ne gen­te en su puer­ta que no pue­de lle­nar la nevera. Tam­bién te­ne­mos un pro­gra­ma de be­cas con la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga pa­ra pro­por­cio­nar for­ma­ción aca­dé­mi­ca a quien no pue­de per­mi­tír­se­lo. ¿Sa­bes que con 20 eu­ros se pue­de es­co­la­ri­zar a un ni­ño du­ran­te me­ses? C. Pues ya son co­sas... Oja­lá la ga­la du­re mu­chos años. A.B. Es­toy con­ven­ci­do de que así se­rá. Y, ade­más, quie­ro acla­rar al­go, es­pe­cial­men­te pa­ra los que cri­ti­can es­tas ac­cio­nes. Que ten­gan cla­ro que a la ma­dre que tie­ne a su hi­jo sin co­mer le im­por­ta muy po­co esa cen­su­ra. A la gen­te ne­ce­si­ta­da le da igual de dón­de vie­ne la ayu­da y si yo soy fa­mo­so o no. So­lo quie­ren po­der vi­vir. C. ¿Se que­da en Mar­be­lla es­tas va­ca­cio­nes? A.B. Las po­cas que ten­go sí, por­que el día 15 me in­cor­po­ro a mis cla­ses de di­se­ño en Lon­dres. Son cur­sos muy in­ten­sos. Es un mun­do apa­sio­nan­te que quie­ro com­pa­gi­nar con mi ca­rre­ra co­mo ac­tor. Es­pe­ro ter­mi­nar en cua­tro años. Ten­go pen­dien­tes va­rios pro­yec­tos de ci­ne, co­mo la pe­lí­cu­la so­bre Gian­ni Ver­sa­ce, al que lle­gué a co­no­cer, y la de Pa­blo Pi­cas­so. Ade­más quie­ro di­ri­gir mis pro­pios pro­yec­tos. C. Ha ve­ni­do con Ni­co­le Kim­pel, su no­via. ¿Pla­nes de bo­da a la vis­ta? A.B. Uy, no, no, dé­ja­te. Que las bo­das sa­len muy ca­ras (ríe). No te­ne­mos ne­ce­si­dad nin­gu­na de ca­sar­nos. Es­ta­mos bien así. C. Su re­la­ción con Me­la­nie Grif­fith ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te, ¿no? A.B. Yo a Me­la­nie la quie­ro hoy, la que­rré ma­ña­na y lo ha­ré to­da la vi­da. Han si­do 20 años muy im­por­tan­tes de mi vi­da jun­to a ella. Y cuan­do al­go así se rom­pe, se su­fre, por­que pien­sas que no has he­cho las co­sas bien, lo vi­ves con frus­tra­ción. Pe­ro cuan­do mi­ro a mi hi­ja, veo que el fra­ca­so no exis­te y en­tien­do que el ca­ri­ño si­gue y que nos po­de­mos ver de una for­ma na­tu­ral. Me ha­ce muy fe­liz y es­toy en­can­ta­do. Nos co­mu­ni­ca­mos muy bien, nos lla­ma­mos mu­cho y no hay pro­ble­mas en­tre no­so­tros. C. ¿Ha­bla­mos de política? A.B. Mi­ra, co­mo ha­ya unas ter­ce­ras elec­cio­nes, al­gu­nos se van a pe­gar un ta­le­ga­zo im­por­tan­te. Los ciu­da­da­nos es­tán har­tos. Creo que los otros par­ti­dos de­be­rían abs­te­ner­se y de­jar go­ber­nar a quien ha sa­ca­do más vo­tos. Que ha­ya go­bierno y que des­pués le plan­ten ca­ra en el Con­gre­so.

“Co­mo ha­ya unas ter­ce­ras elec­cio­nes, al­gu­nos se van a dar un ta­le­ga­zo im­por­tan­te”, ase­gu­ra el ac­tor ma­la­gue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.