PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

M«Me gus­ta­ría in­vo­lu­crar­me más en es­to», me di­ce aca­ri­cian­do las pa­la­bras con ese sua­ve acen­to ma­la­gue­ño que atra­pa. An­to­nio Ban­de­ras mues­tra una son­ri­sa sa­tis­fe­cha por el gran éxi­to de con­vo­ca­to­ria y re­per­cu­sión de la Ga­la So­li­da­ria Star­li­te que ca­da año nos reúne –y ya van sie­te– en Mar­be­lla acu­dien­do a la lla­ma­da del ac­tor y San­dra Gar­cía-San­juan. Pe­ro os ase­gu­ro que in­vo­lu­cra­do es­tá, y mu­cho. De una ce­na en­tre am­bos ami­gos y an­fi­trio­nes en Los Án­ge­les sur­gió la idea de or­ga­ni­zar al­go es­pe­cial pa­ra co­la­bo­rar con la Fun­da­ción Ni­ños en Ale­gría, de la mano de San­dra y Ale­jan­dra Ale­mán, y Lá­gri­mas y Fa­vo­res, de nues­tro ac­tor in­ter­na­cio­nal. Al­go que unie­ra si­ner­gias, es de­cir, con­tac­tos que atra­je­ran pú­bli­co a una de­nos­ta­da Mar­be­lla fal­ta de ca­ri­ño me­diá­ti­co y po­pu­lar.

La co­sa fue cre­cien­do. Tan­to que en es­tos años, gra­cias a las subas­tas y las apor­ta­cio­nes de ami­gos, se han re­cau­da­do ya más de dos mi­llo­nes de eu­ros pa­ra ase­gu­rar un fu­tu­ro me­jor a quien más lo ne­ce­si­ta. Muy im­por­tan­te en cual­quier la­bor fi­lan­tró­pi­ca es dar a co­no­cer el tra­ba­jo rea­li­za­do y do­tar de cier­ta cre­di­bi­li­dad al pro­yec­to. Y pa­ra eso se ha uti­li­za­do la ima­gen de mu­chas ca­ras co­no­ci­das que de­sin­te­re­sa­da­men­te apo­yan la la­bor que se es­tá rea­li­zan­do. Es­co­la­ri­zar, por ejem­plo, a ni­ños sin re­cur­sos de La­ti­noa­mé­ri­ca o pro­mo­cio­nar un fu­tu­ro digno a per­so­nas en­fer­mas o alum­nos sin po­si­bi­li­da­des en Má­la­ga. An­to­nio en su dis­cur­so re­cor­dó lo im­por­tan­te de uti­li­zar la fa­ma pa­ra fi­nes que su­men y ca­na­li­zar los es­fuer­zos ha­cia lo que de ver­dad im­por­ta. De­jar de la­do ex­cen­tri­ci­da­des y egoís­mos, y sal­tar al va­cío de pre­gun­tas di­rec­tas que ten­gan que ver con su vi­da per­so­nal.

An­to­nio no tie­ne na­da que es­con­der por­que ama lo que ha­ce y se de­be a quien a su vez ama. A él no le im­por­ta abrir su co­ra­zón y ha­blar abier­ta­men­te de lo que ha­ga fal­ta. Se abre en ca­nal sin que ello va­ya en de­tri­men­to de na­da, co­mo so­lo él sa­be y pue­de ha­cer, y com­par­te sus nue­vos pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos o en el mun­do de la mo­da, crean­do nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, con la mis­ma pa­sión que ha­bla de su tie­rra, de sus gen­tes y del ta­len­to que hay en An­da­lu­cía, que lo hay y mu­cho. Su hu­mil­dad es so­lo com­pa­ra­ble con su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y lo­cua­ci­dad a la ho­ra de ha­blar de lo que cree que es me­jor pa­ra es­te país. Se fue pa­ra abrir nue­vas puer­tas y for­jar­se un me­jor fu­tu­ro, y cons­tru­yó puen­tes más fá­cil­men­te tran­si­ta­bles que mu­chas ne­go­cia­cio­nes di­plo­má­ti­cas.

Pe­ro des­ta­ca­mos hoy al An­to­nio que en­gan­cha con su ac­ti­tud cer­ca­na y raí­ces pro­fun­das. Com­pro­me­ti­do ade­más con la Ca­sa del Ac­tor y con la for­ma­ción de jó­ve­nes pro­me­sas. Pe­rio­dis­tas de siem­pre que le co­no­cen bien co­men­ta­ban es­tos días que el ac­tor no ha cam­bia­do, que si­gue sien­do el mis­mo. Pues eso, que­ri­do An­to­nio, gra­cias y no cam­bies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.