LAS LEC­CIO­NES DE LA MUER­TE DE DIA­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

AAd­mi­ra­da por mi­llo­nes de per­so­nas, cri­ti­ca­da por otros tan­tos y te­mi­da por unos po­cos, lo que es­tá cla­ro es que la apa­ren­te­men­te inofen­si­va prin­ce­sa Dia­na de Ga­les aca­bó con­ver­ti­da en un pro­ble­ma pa­ra la Co­ro­na bri­tá­ni­ca. Y, cuan­do es­tán a pun­to de cum­plir­se 19 años de su muer­te –el 31 de agos­to de 1997–, se­gui­mos sa­can­do lec­cio­nes de la ex­pe­rien­cia de Lady Di, cu­yo pa­so por la Ca­sa de Wind­sor mar­có un an­tes y un des­pués, del que to­ma­ron no­ta to­das las fa­mi­lias reales eu­ro­peas.

La más im­por­tan­te de esas lec­cio­nes fue que, en los nue­vos tiem­pos, nin­gún ma­tri­mo­nio po­dría con­so­li­dar­se si fal­ta­ba el amor. Tan im­por­tan­tes co­mo las ra­zo­nes de Es­ta­do eran las del co­ra­zón.

En teo­ría, Dia­na Spen­cer te­nía el per­fil ideal co­mo fu­tu­ra rei­na. Aun­que no per­te­ne­cía a nin­gu­na fa­mi­lia real, era miem­bro de la al­ta aris­to­cra­cia bri­tá­ni­ca y es­ta­ba acos­tum­bra­da a mo­ver­se en am­bien­tes pa­la­ti­nos. Sin em­bar­go, en cuan­to el ma­tri­mo­nio fra­ca­só, reac­cio­nó co­mo lo hu­bie­ra he­cho cual­quier in­gle­si­ta des­pe­cha­da, sin nin­gu­na dis­tin­ción ni gran­de­za. La se­gun­da gran lec­ción fue una ad­ver­ten­cia con­tra el afán de pro­ta­go­nis­mo de las con­sor­tes. En lu­gar de se­guir el ejem­plo de su sue­gro, el prín­ci­pe de Edim­bur­go, que lle­va­ba to­da su vi­da ocu­pan­do en pú­bli­co un dis­cre­to se­gun­do lu­gar de­trás de su es­po­sa, Isa­bel II, la prin­ce­sa de Ga­les in­ten­tó com­pe­tir con quien era su ma­ri­do, el prín­ci­pe Car­los. Lo que de­be­ría ha­ber si­do un tra­ba­jo en equi­po que real­za­ra lo me­jor de ca­da uno se con­vir­tió en un pe­li­gro­so pul­so en­tre los cón­yu­ges que sa­có lo peor de am­bos.

El ca­so Lady Di tam­bién pu­so de ma­ni­fies­to la di­fí­cil re­la­ción de las con­sor­tes con el mun­do del lu­jo y de la mo­da. Si Gra­ce Kelly fue una ac­triz y mo­de­lo que ter­mi­nó con­ver­ti­da en una prin­ce­sa de ver­dad, Dia­na de Ga­les hi­zo el ca­mino in­ver­so. Se es­pe­ra­ba de ella que trans­mi­tie­ra prin­ci­pios y va­lo­res, pe­ro lo que de ver­dad con­si­guió fue mar­car ten­den­cias. Pa­ra to­das las con­sor­tes era una ten­ta­ción –y lo si­gue sien­do– con­ver­tir­se en re­fe­ren­cias de la mo­da, y la prin­ce­sa de Ga­les se en­tre­gó sin freno a los me­jo­res es­ti­lis­tas y a las mar­cas más lu­jo­sas.

Pa­ra co­rre­gir su ima­gen frí­vo­la y ga­nar­se el apo­yo de las ma­yo­ri­ta­rias cla­ses me­dias, la prin­ce­sa de Ga­les pu­so en mar­cha una ma­qui­na­ria de mar­ke­ting que co­lo­có el fo­co de la aten­ción en la la­bor so­cial que desa­rro­lla­ba. Pa­re­cía que Lady Di era la pri­me­ra prin­ce­sa so­li­da­ria de la his­to­ria, cuan­do las fa­mi­lias reales lle­va­ban si­glos ayu­dan­do a los más des­fa­vo­re­ci­dos. Era tal la fas­ci­na­ción que la prin­ce­sa bri­tá­ni­ca pro­vo­ca­ba que na­die ad­ver­tía sus con­tra­dic­cio­nes.

La úl­ti­ma lec­ción lle­gó tras el di­vor­cio de los prín­ci­pes Car­los y Dia­na de Ga­les, cuan­do se pu­so de ma­ni­fies­to lo pe­li­gro­sa que po­día ser la ex­mu­jer de un fu­tu­ro rey, y peor aún la ma­dre de un he­re­de­ro al trono, fa­mo­sa y ri­ca, ca­paz de ma­ne­jar a su an­to­jo a la pren­sa mun­dial. En ese mo­men­to se vi­sua­li­zó lo frá­gil que era la po­de­ro­sa co­ro­na bri­tá­ni­ca al la­do de una sim­ple mu­jer do­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.