MAR­TA LUI­SA DE NO­RUE­GA Y ARI BEHN

Anun­cian su se­pa­ra­ción. ¿El pun­to fi­nal?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CONTENTS - POR CARL LEIBAR

Más pron­to que tar­de me echa­rán a pa­ta­das de ca­sa. Re­co­noz­co que es muy du­ro con­vi­vir con­mi­go». Han pa­sa­do sie­te años de esa de­cla­ra­ción de Ari Behn a un me­dio no­rue­go y fi­nal­men­te su pro­nós­ti­co se ha cum­pli­do. Sin em­bar­go, no pa­re­ce que su vo­ca­ción de ar­tis­ta pro­vo­ca­dor y de­pre­si­vo, siem­pre en trán­si­to en­tre el en­tre­ga­do ma­ri­do y el len­gua­raz afi­cio­na­do al es­cán­da­lo, es­té en el ori­gen de su rup­tu­ra con Mar­ta Lui­sa de No­rue­ga. Ari siem­pre fue así, pro­pen­so a vi­vir en el fi­lo de la na­va­ja des­de que con 20 años se tras­la­dó a Ma­rrue­cos pa­ra dis­fru­tar de su par­ti­cu­lar mil y una no­ches en am­bien­tes de­ca­den­tes nu­bla­dos por los efec­tos de to­do ti­po de dro­gas. De ahí na­ce el es­cri­tor de éxi­to del que se enamo­ró su prin­ce­sa, pro­vo­can­do una cri­sis ner­vio­sa en los re­yes Ha­rald y So­nia que se ali­vió en par­te cuan­do su hi­ja re­nun­ció a sus de­re­chos reales, lo que evi­ta­ba que el nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia tu­vie­ra un víncu­lo ofi­cial con la mo­nar­quía. A Mar­ta Lui­sa nun­ca le pe­sa­ron las sa­li­das de tono de Ari. Al con­tra­rio. Le en­can­ta­ba que es­tu­vie­ra dis­pues­to a pro­vo­car te­rre­mo­tos, co­mo el ocu­rri­do an­tes de su bo­da, en 2002, cuan­do pu­bli­có un ví­deo en el que cri­ti­ca­ba la po­lí­ti­ca de Geor­ge Bush. La ca­sa real no­rue­ga su­po que aque­lla pe­sa­di­lla so­lo aca­ba­ba de co­men­zar. Pa­ra Mar­ta Lui­sa, fue la prue­ba de­fi­ni­ti­va de que ha­bía ele­gi­do bien. «He pa­sa­do de ser una chi­ca in­se­gu­ra, con pá­ni­co es­cé­ni­co, a ser una mu­jer se­gu­ra de mí mis­ma. Ya no ten­go mie­dos y me ani­mo a se­guir los dic­ta­dos de mi co­ra­zón», con­fe­só al dia­rio ABC. Su pa­re­ja la ayu­dó a en­fren­tar­se al mun­do en­cor­se­ta­do en que ha­bía cre­ci­do sin preo­cu­par­se en ex­ce­so por la opi­nión de los de­más.

Los me­dios en­con­tra­ron un fi­lón en la prin­ce­sa y su chi­co im­pre­de­ci­ble, quien no aca­ba­ba de en­con­trar su lu­gar en ese nue­vo mun­do de no­to­rie­dad. Ser el ‘ma­ri­do de’ no ayu­dó de­ma­sia­do a su ca­rre­ra li­te­ra­ria, pe­ro le abrió otros te­rri­to­rios en los que in­ten­tar ser él mis­mo, co­mo la di­rec­ción de do­cu­men­ta­les, la can­ción, el di­se­ño, la te­le­vi­sión y las en­tre­vis­tas sin pe­los en la len­gua. «Nues­tro amor es más fuer­te que nun­ca, pe­ro nos per­mi­ti­mos flir­tear con otras per­so­nas. En es­te sen­ti­do, so­mos muy li­bres. Si no, se­ría es­pan­to­so –de­cla­ró en un me­dio lo­cal–. Si sien­tes que tu pa­re­ja te li­mi­ta, en­ton­ces tie­nes una re­la­ción en­fer­ma. La nues­tra es abier­ta y res­pe­tuo­sa, aun­que tam­bién de­be­mos tra­ba­jar­la. No to­do va siem­pre de ma­ra­vi­lla. Hay al­ti­ba­jos, pe­ro es im­por­tan­te con­ser­var la li­ber­tad, el en­tu­sias­mo y la ge­ne­ro­si­dad. Lo in­creí­ble de Mar­ta es que siem­pre me ha da­do li­ber­tad to­tal, co­mo ar­tis­ta y co­mo per­so­na­je pú­bli­co».

AMOR INUSUAL Una re­la­ción abier­ta… La fra­se que­dó gra­ba­da. Mu­chos in­ter­pre­ta­ron que de he­cho ha­cían vi­das se­pa­ra­das y que el ma­tri­mo­nio su­fría des­de el co­mien­zo una ines­ta­bi­li­dad cró­ni­ca. Lo cier­to es que ellos ha­bían acor­da­do un amor inusual, es­ca­so de res­tric­cio­nes y re­pro­ches, con el com­pro­mi­so de que sus tres hi­jas, Maud An­ge­li­ca (13 años), Leah Isa­do­ra (11) y Em­ma Ta­llu­lah (7), fue­ran el eje de su vi­da en co­mún. La edu­ca­ción de las ni­ñas fue la ex­cu­sa pa­ra tras­la­dar­se a Lon­dres en 2012. En reali­dad in­ten­ta­ban ale­jar­las de una opi­nión pú­bli­ca que ha­bía con­ver­ti­do a la pa­re­ja en una pa­ro­dia real en la que Behn in­ter­pre­ta­ba el pa­pel de ma­ri­do pa­rá­si­to y la prin­ce­sa, el

de com­pla­cien­te es­po­sa a la que to­do le pa­re­cía bien, in­clu­so que él par­ti­ci­pa­ra en un do­cu­men­tal con pros­ti­tu­tas de Las Ve­gas que es­ni­fa­ban co­caí­na an­te la cá­ma­ra.

MÁS LI­BRES QUE NUN­CA Pe­ro se tra­ta­ba jus­ta­men­te de eso, de que hi­cie­ran lo que hi­cie­ran con­ta­rían con el apo­yo del otro, aun­que tu­vie­ran que en­fren­tar­se a to­do un país. En ese acuer­do per­so­nal Mar­ta Lui­sa ha­bía ha­lla­do el áni­mo pa­ra re­ve­lar sus do­tes es­pi­ri­tua­les: «Soy cla­ri­vi­den­te. No pue­do ver el fu­tu­ro pe­ro sí per­ci­bo la ener­gía de la gen­te. Ca­da día ha­blo con mi án­gel de la guar­da», ex­pli­ca­ba en ABC. Re­co­no­cía que des­de la ado­les­cen­cia sus ha­bi­li­da­des psí­qui­cas le hi­cie­ron sen­tir­se di­fe­ren­te pe­ro to­do cam­bió cuan­do las acep­tó y de­ci­dió desa­rro­llar­las. Du­ran­te su re­ti­ro bri­tá­ni­co, Ari y su prin­ce­sa se sin­tie­ron más li­bres que nun­ca

pa­ra ser ellos mis­mos. Mar­ta Lui­sa re­co­rría el mun­do ayu­dan­do a otros a co­nec­tar con su es­pi­ri­tua­li­dad y sus pro­pios án­ge­les con cur­sos y se­mi­na­rios bas­tan­te lu­cra­ti­vos. Él se­guía ex­plo­ran­do su ca­pa­ci­dad crea­ti­va, lo que le lle­vó a dis­fra­zar­se de in­di­gen­te y pe­dir li­mos­na en la ca­lle con una bo­te­lla de vino va­cía y es­te car­tel: «Soy un po­bre es­cri­tor [pa­la­bra ta­cha­da] pin­tor no­rue­go. Por fa­vor, ayú­den­me». Ob­tu­vo cua­tro li­bras en do­na­ti­vos y la pro­mo­ción que ne­ce­si­ta­ba pa­ra una ex­po­si­ción con sus cua­dros y pa­ra la mar­ca de vino que aca­ba de lan­zar al mer­ca­do. Por en­ton­ces, Behn ya ha­bía acos­tum­bra­do a su fa­mi­lia po­lí­ti­ca a es­pec­tácu­los in­có­mo­dos pa­ra el trono. No mu­cho an­tes ha­bía tra­ba­ja­do en otro do­cu­men­tal en Bar­ce­lo­na por el que ter­mi­nó ves­ti­do de drag queen y en com­pa­ñía de Car­men de Mai­re­na y Evi­ta Clit­to­ri­na.

ES­CUL­TU­RAL BLO­GUE­RA El re­gre­so a No­rue­ga en 2014 su­pu­so el co­mien­zo del fin. Mar­ta Lui­sa te­nía que afron­tar sus obli­ga­cio­nes co­mo miem­bro de la fa­mi­lia real cu­yas hi­jas es­tán en la lí­nea de su­ce­sión y, por tan­to, de­ben te­ner una re­la­ción es­tre­cha con su país. Pro­cu­ra­ron man­te­ner la vi­da in­de­pen­dien­te que ha­bían dis­fru­ta­do. Sin em­bar­go, el en­torno les re­sul­tó más opre­si­vo que nun­ca. A fi­na­les del pa­sa­do año se pu­bli­ca­ron una fo­tos en la que se veía a Behn bro­mean­do con una co­no­ci­da y es­cul­tu­ral blo­gue­ra a la que ter­mi­na­ba be­san­do en los pe­chos. Los me­dios se lan­za­ron de nue­vo so­bre su pre­sa pre­fe­ri­da. Se fil­tró que los re­yes se sen­tían es­can­da­li­za­dos y se es­pe­cu­ló con otra cri­sis ma­tri­mo­nial. En es­ta oca­sión es­ta­ban en lo cier­to, pe­ro los ce­los no ha­bían si­do la cau­sa. An­tes de tras­la­dar­se a Lon­dres, Behn ha­bía de­cla­ra­do: «Es­toy har­to de la men­ta­li­dad que en­sal­za la me­dio­cri­dad. Har­to de per­so­na­jes pe­que­ños y de te­ner que an­dar siem­pre con cui­da­do». Y aho­ra vol­vía a es­tar har­to. Y su prin­ce­sa ya no po­día so­por­tar esa in­fe­li­ci­dad que ha­cía que su con­vi­ven­cia fue­ra ca­da vez más di­fí­cil. Lo que les ha­bía uni­do fren­te a to­dos ya no es­ta­ba allí.

¿PUN­TO Y SE­GUI­DO? Mar­ta Lui­sa lo ex­pli­ca­ba así en la no­ta que anun­cia­ba su di­vor­cio: «Es ho­rri­ble ver que no hay na­da más que ha­cer. He­mos pro­ba­do to­do pe­ro no he­mos po­di­do en­con­trar los pun­tos en co­mún que te­nía­mos an­tes, lo que ha­ce im­po­si­ble se­guir uni­dos». No hay amar­gu­ras y sí aun mu­cho ca­ri­ño. Am­bos han acor­da­do la cus­to­dia com­par­ti­da de sus hi­jas por lo que se les se­gui­rá vien­do jun­tos. De he­cho, al­gu­nos es­pe­cu­lan con la po­si­bi­li­dad de que su re­la­ción si­ga sien­do mu­cho más es­tre­cha de la que se es­pe­ra de unos di­vor­cia­dos. Tal vez des­de la dis­tan­cia ha­llen el equi­li­brio que el en­torno no les ha per­mi­ti­do man­te­ner. Mar­ta Lui­sa po­drá ser la prin­ce­sa que se es­pe­ra sin los so­bre­sal­tos pro­vo­ca­dos por una pa­re­ja im­pre­de­ci­ble –aun­que los án­ge­les si­gan ha­blan­do con ella a dia­rio– y Ari Behn no es­ta­rá so­me­ti­do al gran her­mano me­diá­ti­co que ha te­ni­do tan­to cos­te per­so­nal. Tal vez to­do es­to sea so­lo otro pun­to y se­gui­do de una re­la­ción po­co con­ven­cio­nal.

“ES HO­RRI­BLE VER QUE NO HAY NA­DA MÁS QUE HA­CER”

So­bre es­tas lí­neas a la iz­da., aquel le­jano 24 de ma­yo de 2002 en el que con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio. A la dcha., la pa­re­ja con sus tres hi­jas de 13, 11 y 7 años. Arri­ba, la fa­mi­lia real no­rue­ga al com­ple­to du­ran­te las úl­ti­mas na­vi­da­des. Una es­ce­na que pre­vi­si­ble­men­te ya no se vol­ve­rá a re­pe­tir.

¿Pro­vo­ca­ción, ga­nas de pro­mo­cio­nar­se o de ver­dad es así? To­do se mez­cla en al­guien que lo mis­mo pi­de li­mos­na pa­ra dar a co­no­cer sus vi­nos (iz­da.), que se dis­fra­za de ‘drag queen’ (arri­ba) o pier­de los pa­pe­les en una fies­ta (so­bre es­tas lí­neas).

El ma­tri­mo­nio ha ser­vi­do a Mar­ta Lui­sa pa­ra sen­tir­se li­bre y has­ta pa­ra ha­blar de su es­pe­cial re­la­ción con los án­ge­les, te­ma so­bre el que es­cri­bió un li­bro y da con­fe­ren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.