PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA - Mú­si­ca pa­ra la oca­sión: ‘FÁ­BU­LA DE LOS TRES HER­MA­NOS’, de Sil­vio Rodríguez. POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

VVan ca­mi­nan­do ex­tra­ños, dis­per­sos, ab­sor­tos, en bus­ca de aque­llo que ne­ce­si­tan pa­ra se­guir su­man­do a un lis­ta­do de per­so­na­jes que les apor­tan un qué sé yo de sa­tis­fac­ción. Y di­go qué sé yo, por­que no me ro­za nin­guno ni en pa­ren­tes­co le­jano, más qui­sie­ra yo. Más que na­da pa­ra que me ex­pli­ca­ran en qué con­sis­te la gra­cia de di­cha ca­za que tie­ne a to­dos ocu­pa­dos co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Sí, ho­ras en­te­ras con la mi­ra­da fi­ja en una pan­ta­lla que los guía por sen­de­ros vir­tua­les ja­más an­tes tran­si­ta­dos. Ho­ras en­te­ras ca­mi­nan­do, que di­cho sea de pa­so les vie­ne muy bien a mu­chos, que an­tes es­ta­ban apol­tro­na­dos en el so­fá ha­cien­do ca­si lo mis­mo. Ho­ras en­te­ras ha­blan­do sin mi­rar­se y re­la­tan­do lo mis­mo unos a otros mien­tras lan­zan esa bo­la bi­co­lor ha­cia su pre­sa. Me in­for­mé un po­co por en­ci­ma so­bre en qué con­sis­tía el jue­go, pe­ro se­guía sin en­ten­der tan­ta de­vo­ción. Pa­seo por el par­que de El Re­ti­ro ma­dri­le­ño a mar­cha li­ge­ra con mi ca­rri­to de be­bé y ca­ra de cu­rio­sa son­rien­te, mi­rán­do­los im­pac­ta­da por ese afán de ca­zar gamusinos. Son pa­re­jas, qué di­go, gru­pos de cua­tro o más, fa­mi­lias, las po­cas, pe­ro las hay, ca­mi­nan­do ca­si tan rá­pi­do co­mo yo, y sin ca­si mi­rar don­de pi­san. Me pre­gun­to si ha­brá mu­chos tro­pe­zo­nes. Se­gún leo en pren­sa, has­ta ac­ci­den­tes han pro­vo­ca­do es­tos des­pis­tes. In­clu­so ase­gu­ran que se con­vo­can «que­da­das» de cien­tos de «ca­za­do­res» en el Cen­tral Park de Nue­va York con el úni­co pro­pó­si­to de ca­zar un ele­men­to con nom­bre tan ex­tra­ño co­mo Va­po­reo. Me pre­gun­to lo que su­ce­de­ría si au­ná­ra­mos la mis­ma in­ten­ción y en­tu­sias­mo pa­ra lo­grar gran­des re­tos en­tre to­dos. ¡Va­ya po­der de con­vo­ca­to­ria! Des­cu­bro al­gún que otro pa­sean­te so­li­ta­rio sen­ta­do en un ban­co del par­que con la mis­ma mi­ra­da per­ple­ja que yo, y pien­so que no soy la úni­ca ra­ra que no sa­be de qué va tan­ta ob­se­sión por su­bir de ni­vel ali­men­tan­do a ba­se de ca­ra­me­los unas cria­tu­ras con nom­bres in­ve­ro­sí­mi­les y co­lo­res tan va­ria­dos co­mo sus for­mas. ¡Y hay ca­si dos­cien­tas! Se­res que se es­con­den en lu­ga­res de la ciu­dad que aco­gen a vian­dan­tes au­sen­tes pa­ra ella y en pre­sen­cia ple­na pa­ra su mar­ca­dor que, a juz­gar por sus ros­tros, su­ma re­go­ci­jo a ca­da pa­so.

Pe­ro me re­sis­to a juz­gar más allá, ya os di­je que es­toy en mo­do ‘no jui­cio’ y me li­mi­to a ob­ser­var lo más neu­tral­men­te po­si­ble pa­ra que no se me es­ca­pe un «pe­ro qué ha­cen es­tos que pa­re­ce tan ra­ro» o «¿no ten­drán otra co­sa que ha­cer?». Ob­ser­vo ca­da día y sa­len en ma­na­das y pa­re­ce que se di­vier­ten. Al­go tie­ne que te­ner es­te jue­go. Mi­ro con aten­ción sus mó­vi­les por si apa­re­cie­ra al­go que me re­sul­te fa­mi­liar, pe­ro na­da... In­clu­so me ape­te­ce pre­gun­tar­les al­go así co­mo «oye, ¿y si ga­nas qué te dan?». Pien­so que de­be ser una mo­da pa­sa­je­ra pe­ro se­gún me han di­cho, so­lo se co­no­ce un diez por cien­to del jue­go. Así que más va­le que me acos­tum­bre y de­je de po­ner ca­ra de «ha­la, otro ca­zan­do», por­que es­to es lo que hay y lo que ha­brá. Si es­to es so­lo un ape­ri­ti­vo de lo que lle­ga­rá, me atre­vo a pen­sar que es­ta­mos an­te una nue­va era de la «reali­dad au­men­ta­da» del en­tre­te­ni­mien­to y del ocio que pro­me­te lle­var­nos a atra­par los Po­ke­mon por to­do el mun­do. Via­jar abre men­tes, di­cen. Pues eso.

DE PO­KE­MON Y GAMUSINOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.