AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - UNA CASA EN LA PLAYA - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

LLa Rei­na So­fía siem­pre pen­só que la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, con la que man­tu­vo una amis­tad ca­si ocul­ta, era una san­ta. Pe­ro el pró­xi­mo do­min­go 4 de sep­tiem­bre se­rá tes­ti­go de ese re­co­no­ci­mien­to ofi­cial, cuan­do el Pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­ce en el Va­ti­cano a la fun­da­do­ra de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad. Do­ña So­fía ad­mi­ra­ba a la ma­dre Te­re­sa y, siem­pre que po­día, la ayu­da­ba en su la­bor con los más po­bres del pla­ne­ta. A ve­ces lo ha­cía con su in­fluen­cia y otras con do­na­ti­vos de su fun­da­ción.

Ha­ce ocho años, du­ran­te un via­je de coo­pe­ra­ción a Cam­bo­ya, la Rei­na So­fía nos co­men­tó que las dos per­so­nas que más la ha­bían mar­ca­do en su vi­da ha­bían si­do Muham­mad Yun­nus, el crea­dor de los mi­cro­cré­di­tos, y la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, la mon­ja que de­cía que «los mo­ri­bun­dos, los en­fer­mos men­ta­les y los que na­die quie­re son, en reali­dad, Je­sús, ocul­to tras ese dis­fraz». Cuan­do la san­ta fa­lle­ció, en 1997, do­ña So­fía asis­tió en In­dia a las exe­quias, pe­ro aque­lla ce­re­mo­nia de­jó un mal re­cuer­do a la Rei­na. «Ella era pe­que­ña y frá­gil –nos di­jo– y por su for­ma de ser, tan sen­ci­lla, no le ha­bría gus­ta­do el fu­ne­ral que le ofi­cia­ron». Do­ña So­fía co­no­cía a fon­do a la ma­dre Te­re­sa, pe­ro lo ex­cep­cio­nal de esa amis­tad es que la san­ta, que so­lo te­nía ojos pa­ra los más po­bres en­tre los po­bres, tam­bién sen­tía ad­mi­ra­ción por la sen­ci­llez de la Rei­na de Es­pa­ña. Así lo co­men­tó la ma­dre Te­re­sa a al­gu­nas de las per­so­nas más pró­xi­mas, que de­ja­ron tes­ti­mo­nio del mu­tuo afec­to. Una de ellas es José Luis Gon­zá­lez-Ba­la­do, bió­gra­fo de Te­re­sa de Cal­cu­ta y en­car­ga­do de ir a re­co­ger con su Seat 127 a la ma­dre Te­re­sa al ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas el 24 de ju­nio de 1980, cuan­do via­jó a Es­pa­ña invitada por el car­de­nal Ta­ran­cón. Se­gún re­la­ta, al po­co tiem­po de ate­rri­zar en Ma­drid, el je­fe de la Ca­sa del Rey lla­mó por te­lé­fono al pa­dre José Ma­ría Mar­tín Pa­tino pa­ra pre­gun­tar si es­ta­ba allí la ma­dre Te­re­sa y si era po­si­ble que la Rei­na pa­sa­ra a sa­lu­dar­la. Po­cos mi­nu­tos des­pués, do­ña So­fía se reunió con la mon­ja mien­tras don Juan Carlos asis­tía a una re­cep­ción con mo­ti­vo de su ono­más­ti­ca.

Tras el en­cuen­tro, Gon­zá­lez-Ba­la­do lle­vó a la ma­dre Te­re­sa a la que fue su re­si­den­cia en Ma­drid –«una hu­mil­dí­si­ma ca­si cha­bo­la en la pe­ri­fe­ria de Le­ga­nés»– y por el ca­mino la san­ta le co­men­tó su ad­mi­ra­ción «por la sen­ci­llez» de Do­ña So­fía. A par­tir de ese mo­men­to se vie­ron va­rias ve­ces más, la ma­yo­ría en pri­va­do, aun­que tam­bién inau­gu­ra­ron jun­tas en 1986 un al­ber­gue de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad en el ma­dri­le­ño pa­seo de la Er­mi­ta del San­to.

Otro sa­cer­do­te fran­cis­cano re­la­ta que la ma­dre Te­re­sa te­nía tal con­fian­za en la Rei­na que lle­gó a plan­tear­le «un rue­go di­fí­cil» en fa­vor de los po­bres y que ella lo eje­cu­tó «de in­me­dia­to y sin ruido». Qui­zá al­gún día ter­mi­ne­mos de des­cu­brir a do­ña So­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.