«PUE­DES MATARME», LE DI­JO FI­DEL CAS­TRO DÁN­DO­LE SU PIS­TO­LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE -

ser­vi­cio se­cre­to ame­ri­cano des­de que hu­ye­ron de Eu­ro­pa. Tal era su opo­si­ción al ro­man­ce que, en ma­yo de 1959, la re­vis­ta Con­fi­den­tial pu­bli­có un ar­tícu­lo en el que Ali­ce Ju­ne Lo­flan­da, ma­dre de Ma­ri­ta, de­nun­cia­ba que Cas­tro ha­bía se­cues­tra­do a su hi­ja. Pe­ro aque­llo, tal y co­mo se ha en­car­ga­do de de­jar cla­ro la pro­ta­go­nis­ta ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad, no era cier­to. Ha­bía ido por vo­lun­tad pro­pia y vi­vía con él en la sui­te 2408 del ho­tel Hil­ton, aneja a las que ocu­pa­ban Raúl Cas­tro y el Che Gue­va­ra. Allí se desa­rro­lló su re­la­ción y desata­ron sus pa­sio­nes y eso que se­gún re­co­no­ció Ma­ri­ta en otra en­tre­vis­ta re­cien­te, Cas­tro no era de­ma­sia­do buen aman­te. Qui­zá sea una ca­rac­te­rís­ti­ca in­he­ren­te a los dic­ta­do­res. Y de eso, de pa­sio­nes y dic­ta­do­res Ma­ri­ta sa­be más que la me­dia, por­que tam­bién man­tu­vo una re­la­ción con el ve­ne­zo­lano Mar­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.