MI­KI ES­PAR­BÉ

"He cre­ci­do con Bue­na­fuen­te en la te­le­vi­sión".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR MI­RIAM RU­BIO • FOTOS: VA­LE­RO RIO­JA

“NO TE­NÍA NI IDEA DE QUE MI RE­LA­CIÓN CON AN­NA SI­MÓN TIE­NE FANS EN TWIT­TER”

Su nom­bre sue­na con fuer­za en es­te 2016, por­que tie­ne va­rias pe­lí­cu­las re­cién es­tre­na­das o a pun­to de ha­cer­lo. La úl­ti­ma, Cuer­po de éli­te, es una «co­me­dia re­gio­nal de aven­tu­ras», co­mo él mis­mo la de­fi­ne, y tra­ba­ja jun­to a Ma­ría León, Sil­via Abril y Car­los Are­ces, en­tre otros. En ella, el ac­tor ca­ta­lán in­ter­pre­ta a un agen­te de mo­vi­li­dad ma­dri­le­ño que for­ma par­te de un gru­po des­ti­na­do a sal­var a Es­pa­ña de un gra­ve pe­li­gro. Aun­que an­tes de eso su cu­rrícu­lo in­clu­ye se­ries –co­mo An­cla­dos y El Mi­nis­te­rio del Tiem­po–, pe­lí­cu­las –co­mo Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal jun­to a Leticia Do­le­ra y Per­dien­do el Nor­te– y has­ta tea­tro, co­mo la obra Rey Tuer­to. Co­ra­zón Es­tre­na Cuer­po de éli­te, en la que da vi­da a un agen­te de la ley un tan­to par­ti­cu­lar. Mi­ki Es­par­be Sí, in­ter­pre­to a San­tia­go Bravo, agen­te de mo­vi­li­dad ma­dri­le­ño. Y he de de­cir que su ca­rác­ter va bas­tan­te con su apellido, por­que es un tío co­mo echa­do pa­ra ade­lan­te, pe­ro no es un chu­lo de ma­nual. C. ¿Có­mo ha si­do la re­la­ción con el res­to del equi­po? M.E. Muy bien. No­so­tros fui­mos los pri­me­ros sor­pren­di­dos cuan­do nos di­je­ron el re­par­to, por­que es muy dis­par, pe­ro lo bo­ni­to es que to­dos tra­ba­ja­mos des­de la mis­ma pers­pec­ti­va. Te­nía­mos cla­ro que es­to era una co­me­dia, pe­ro que inevi­ta­ble­men­te los con­flic­tos que sur­gen de­bían trans­mi­tir mu­cha ver­dad. Y tam­bién la par­te de ac­ción la he­mos tra­ba­ja­do de esa ma­ne­ra. C. Tan­to que in­clu­so se pre­pa­ra­ron con es­pe­cia­lis­tas. M.E. Sí, fui­mos a Va­lla­do­lid, a ha­cer un en­tre­na­mien­to in­ten­si­vo. Nos ten­drían que ha­ber vis­to. Yo creo que esa gen­te es­tá acos­tum­bra­da a en­tre­nar de Vin Die­sel pa­ra arri­ba, y ese día en­tra­mos no­so­tros cin­co y esa gen­te debió de fli­par (ri­sas). Pe­ro fue muy di­ver­ti­do. Apren­di­mos des­de có­mo co­ger un ar­ma y dis­pa­rar, a ti­rar­nos en la ti­ro­li­na o col­gar­nos a lo Mi­sión im­po­si­ble y caer des­de cin­co me­tros… C. En la pe­lí­cu­la tie­nen una es­ce­na si­mi­lar. Se sen­ti­ría un po­co Tom Crui­se. M.E. Sí. Te lo pa­sas muy bien. Pe­ro es que yo soy muy ma­so­quis­ta, to­do lo que im­pli­que un pun­to de ries­go me gus­ta. Cé­sar, nues­tro je­fe de es­pe­cia­lis­tas, que es­tá en las pe­lí­cu­las de Crui­se cuan­do vie­ne a Es­pa­ña, nos con­ta­ba que él lo ha­ce to­do. Mi cu­rio­si­dad es sa­ber qué pien­sa el pro­duc­tor cuan­do rue­da, por­que de­be de es­tar con las ma­nos en la ca­be­za, di­cién­do­se: «¡Por Dios, que no le pa­se na­da, que me que­dan tres se­ma­nas de ro­da­je!». C. En­tre sus ami­gos en es­to del ci­ne pa­re­ce des­ta­car Leticia Do­le­ra, que le di­ri­gió en Re­qui­si­tos pa­ra ser una per­so­na nor­mal y des­pués us­ted la di­ri­gió a ella en un cor­to­me­tra­je. M.E. Nos co­no­ci­mos a raíz de su pe­lí­cu­la, cuan­do hi­ce el cas­ting, y lue­go ro­da­mos jun­tos. Yo ha­bía vis­to su tra­ba­jo co­mo ac­triz, pe­ro fli­pé con su fa­ce­ta de di­rec­to­ra. No sa­bes có­mo ma­ne­ja al equi­po, tie­ne tac­to, es en­tu­sias­ta y ade­más es ca­paz de pro­ta­go­ni­zar y de di­ri­gir. Des­pués, yo te­nía en la ca­be­za una idea pa­ra un cor­to y la lla­mé. Ella es de esos en­cuen­tros en el ca­mino, co­mo pue­de su­ce­der tam­bién con Ma­ría León, que si­guen ahí y eso es muy bo­ni­to. In­clu­so he­mos es­ta­do es­cri­bién­do­nos hoy. C. Mu­chos le re­cuer­dan por otro cor­to­me­tra­je su­yo, el de Do­ble Check, que arra­só en in­ter­net. M.E. Ese fue el pri­mer cor­to que ro­dé con mi ami­go Pa­co Ca­ba­lle­ro. Creo que, jun­to a Bar­ce­lo­na, no­che de ve­rano, es uno de los pro­yec­tos que me han abier­to más puer­tas en Madrid. De he­cho, di­rec­to­res de cas­ting le pre­gun­ta­ban a mi com­pa­ñe­ra Ma­rian Her­nán­dez por mí. Y eso me abrió puer­tas. A raíz de ese cor­to, he po­di­do tra­ba­jar más aquí. C. Us­ted es ca­ta­lán pe­ro en Cuer­po de éli­te in­ter­pre­ta a un ma­dri­le­ño, ¿qué hay de cier­to en los es­te­reo­ti­pos? M.E. En nues­tro sec­tor no hay na­da de es­te­reo­ti­pos, es­tá to­do muy nor­ma­li­za­do, es ha­bi­tual que ha­ya ac­to­res ca­ta­la­nes tra­ba­jan­do en Madrid y gen­te de Madrid tra­ba­jan­do allí… No­so­tros, cuan­do lle­ga­mos aquí, so­mos su­per­bien re­ci­bi­dos. Y tam­bién mu­cha gen­te de Madrid ado­ra es­tar Bar­ce­lo­na. C. Es­tá de es­treno, pe­ro ya tie­ne otras dos pe­lí­cu­las en ca­mino. M.E. Sí, y es­te sá­ba­do ter­mino una de las dos. La otra ya es­tá ro­da­da. Una es una pe­lí­cu­la que se lla­ma No sé de­cir adiós, la ópe­ra pri­ma de Lino Es­ca­le­ra, y es una pe­li con Juan Die­go, Nathalie Po­za y Lo­la Due­ñas. Ellos son los tres pro­ta­go­nis­tas. C. ¿Y la otra pe­lí­cu­la? M.E. La otra es una pro­duc­ción de Te­le­cin­co, que es co­mo la co­me­dia del año, con Jo­sé Co­ro­na­do, Ja­vier Cá­ma­ra y Ro­ber­to Ála­mo, y se lla­ma Es por tu bien. Es una co­me­dia que se es­tre­na­rá an­tes del ve­rano.

C. La úni­ca re­la­ción sen­ti­men­tal que le co­no­ce­mos es la que tu­vo con An­na Si­món. No sé si sa­bía que has­ta te­nían un club de fa­nes de la pa­re­ja en Twit­ter. M.E. ¡Ima­gí­na­te! No te­nía ni idea. De mi vi­da per­so­nal y es­tas co­sas nun­ca cuen­to na­da. Me pa­re­ce to­tal­men­te anec­dó­ti­co. C. Qui­zá ten­ga que acos­tum­brar­se a que le pre­gun­ten por ello en un fu­tu­ro no muy le­jano. M.E. No sé. Soy muy re­ser­va­do pa­ra esas co­sas, so­bre to­do por­que creo que lo que se ve de mí es mi tra­ba­jo. Quie­ro que se me va­lo­re por lo que ha­go de­lan­te de la cá­ma­ra o en­ci­ma del es­ce­na­rio. Es una de­ci­sión. Hay quien lo en­se­ña y quien no, yo no, en es­te ca­so es que no me pa­re­ce in­tere­san­te. C. ¿Es­tá pre­pa­ra­do por si lle­ga la fa­ma a gran es­ca­la? M.E. Vi­vo tran­qui­lo y soy fe­liz. De mo­men­to, el úni­co feed­back que re­ci­bo es muy bo­ni­to, cuan­do la gen­te se acer­ca a sa­lu­dar­te es si­nó­ni­mo de que les gus­ta tu tra­ba­jo y eso es un re­ga­lo. Nues­tra pro­fe­sión sin es­pec­ta­do­res no tie­ne sen­ti­do, así que si se acer­can, yo soy com­ple­ta­men­te fe­liz. C. Ha pa­sa­do por El Mi­nis­te­rio del tiem­po, que ha si­do una de las se­ries más re­co­no­ci­das úl­ti­ma­men­te. ¿Es qui­zá el tra­ba­jo que más vi­si­bi­li­dad le ha da­do? C. Sí, ha si­do to­do un fe­nó­meno. Y lo que triun­fó en ta­qui­lla en su día fue Per­dien­do el nor­te. Por eso se me acer­có mu­cha gen­te. Las se­ries, El Mi­nis­te­rio y An­cla­dos tie­nen mu­cho pú­bli­co por­que to­do el mun­do tie­ne una te­le en su ca­sa. C. ¿Hay po­si­bi­li­da­des de que su per­so­na­je en el Mi­nis­te­rio ten­ga con­ti­nui­dad? M.E. Me ha­ría muy fe­liz, por­que apar­te de ser un gran fan de la se­rie, me gus­tó el per­so­na­je. Y el equi­po hu­mano y téc­ni­co es bru­tal. C. Us­ted sa­lió de la fac­to­ría del Te­rrat. ¿Có­mo es Bue­na­fuen­te co­mo je­fe? M.E. Pues mi­ra, el pri­mer cas­ting po­ten­te que hi­ce fue con él. Fui a ha­cer un per­so­na­je có­mi­co y me en­tre­vis­tó di­rec­ta­men­te él. He cre­ci­do con An­dreu en la te­le, en TV3, y lue­go sal­tó a la te­le­vi­sión es­ta­tal y ahí fue cuan­do el res­to de Es­pa­ña le co­no­ció, pe­ro yo siem­pre he si­do fan. Le ad­mi­ro mu­cho, a él y al Te­rrat, y he te­ni­do la suer­te de tra­ba­jar con ellos. Con Jor­di Évo­le, con Cor­ba­cho… C. ¿Com­par­te con ellos ese pun­to gam­be­rro? M.E. Sí. For­mo par­te de una ge­ne­ra­ción que ha cre­ci­do con ellos. Y eso ha­ce que un mon­tón de per­so­nas que han ma­ma­do eso ten­gan al­go de su hu­mor y de su sen­ti­do de la co­me­dia. C. ¿Exis­te el hu­mor ca­ta­lán? Por­que aho­ra pa­re­ce que has­ta pa­ra los chis­tes hay de­no­mi­na­ción de ori­gen. M.E. Eso di­cen, pe­ro no sé qué de­cir­te, no sé si es muy iden­ti­fi­ca­ble. Sí que han crea­do un se­llo, pe­ro es que en es­te país hay pun­ta­les. A mí me han mar­ca­do Mar­tes y 13, y la fac­to­ría del Te­rrat. Pe­ro hay mu­chos más, co­mo es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de có­mi­cos que ha apa­re­ci­do en los úl­ti­mos cua­tro o cin­co años. Ca­da mo­men­to tie­ne un po­qui­to su se­llo. Y yo creo que me he nu­tri­do de to­dos ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.