GROU­CHO MARX

To­das las mu­je­res que pa­sa­ron por su vi­da.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

Quie­re us­ted ca­sar­se con­mi­go? ¿Le de­jó su ma­ri­do mu­cho di­ne­ro? Con­tes­te pri­me­ro a la se­gun­da pre­gun­ta», de­cía Grou­cho Marx a la ac­triz Mar­ga­ret Du­mont en So­pa de Gan­so. La fra­se per­te­ne­ce a la fic­ción, pe­ro el círcu­lo de ami­gos del ac­tor ase­gu­ra que era igual de di­rec­to en su vi­da pri­va­da. Tan­to, que no re­sul­ta­ba fá­cil dis­tin­guir cuán­do ha­bla­ba en se­rio. Es­pe­cial­men­te si in­ten­ta­ba cor­te­jar a una mu­jer, una prác­ti­ca que no aban­do­nó has­ta su muer­te, de la que aho­ra se cum­plen 39 años, sien­do ya un oc­to­ge­na­rio. Se­gu­ro de sí mis­mo, el en­torno de Grou­cho Marx des­cri­bía al ter­cer hi­jo de Min­nie Schoen­berg y Sa­muel Marx co­mo un con­quis­ta­dor na­to. Su pri­mo­gé­ni­to, Art­hur, con­ta­ba en el li­bro Mi vi­da con Grou­cho que cuan­do su pa­dre era un vein­tea­ñe­ro y vio a la pa­re­ja de bai­le de Zep­po, el más pe­que­ño de los Marx, no tar­dó en enamo­rar­se de ella. Se tra­ta­ba de Ruth John­son, una ru­bia es­can­di­na­va que as­pi­ra­ba a ser una gran bai­la­ri­na. Grou­cho la en­con­tró le­yen­do en uno de los des­can­sos de Ho­me Again, el es­pec­tácu­lo que es­ta­ban re­pre­sen­tan­do, y pre­gun­tó: «¿Qué lees? ¿Una car­ta de tu no­vio?». Ruth res­pon­dió que no te­nía no­vio. «En­ton­ces, ¿te gus­ta­ría ca­sar­te con­mi­go? Ne­ce­si­to una mu­jer que me lle­ve

la gui­ta­rra», di­jo po­nién­do­le una en su re­ga­zo. Aque­llo bas­tó pa­ra que Ruth de­ci­die­ra unir­se al más lo­cuaz de los her­ma­nos Marx. En los pri­me­ros años de re­la­ción, cuan­do aun no eran es­tre­llas, Grou­cho y Ruth eran in­se­pa­ra­bles. Se en­con­tra­ban de gi­ra, así que tra­ba­ja­ban y via­ja­ban jun­tos has­ta que en fe­bre­ro de 1920 con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio. Lo ce­le­bra­ron con una pe­que­ña ce­na tras la que vol­vie­ron al tea­tro Mc Vi­car de Chica­go, don­de es­ta­ban tra­ba­jan­do. En­ton­ces ella te­nía 20 años y él, 30. Du­ran­te unos me­ses to­do pa­re­cía per­fec­to, pe­ro los pro­ble­mas no tar­da­ron en lle­gar. Co­men­za­ron año y me­dio des­pués, tras el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo, Art­hur. Ruth se in­cor­po­ró en­se­gui­da al tra­ba­jo y la fa­mi­lia con­ti­nuó de gi­ra hos­pe­dán­do­se en ho­te­les eco­nó­mi­cos. Aun­que su fa­ma iba en au­men­to, la ob­se­sión de Grou­cho por aho­rrar no da­ba op­ción a lu­jos. Se­gún con­ta­ría él mis­mo más tar­de, el ham­bre que ha­bía pa­sa­do en la in­fan­cia le lle­vó a desa­rro­llar una ob­se­sión ca­si en­fer­mi­za con gas­tar lo me­nos po­si­ble. Por esa ra­zón tam­po­co con­tra­ta­ron nin­gu­na ni­ñe­ra. Art­hur iba con ellos a las re­pre­sen­ta­cio­nes has­ta que un gru­po de acró­ba­tas se hi­cie­ron car­go del ni­ño: ca­da día, tras su turno, acu­dían al ho­tel don­de se alo­ja­ban los Marx pa­ra cui­dar del pe­que­ño. Fue en­ton­ces cuan­do co­men­za­ron los ro­ces en­tre la pa­re­ja, que te­nían dis­tin­tos pun­tos de vis­ta so­bre có­mo de­bían criar a su hi­jo. Sin em­bar­go, las ten­sio­nes siem­pre aca­ba­ban por so­lu­cio­nar­se. No ocu­rrió lo mis­mo con Zep­po, her­mano de Grou­cho y pa­re­ja de bai­le de Ruth en el tea­tro. Se­gún con­ta­ban quie­nes tra­ba­ja­ban con ellos en aque­lla épo­ca, Zep­po ri­di­cu­li­za­ba a Ruth so­bre el es­ce­na­rio y en una oca­sión la co­gió con tan­ta fuer­za du­ran­te su nú­me­ro que cuan­do ella se sol­tó de su mano sa­lió des­pe­di­da y ca­yó en la zo­na don­de to­ca­ban los mú­si­cos. En­ton­ces Ruth bus­có ayu­da en su ma­ri­do, pi­dién­do­le que in­ter­ce­die­ra por ella an­te su her­mano, co­sa a la que Grou­cho se ne­gó. Ar­gu­men­tó que no po­día des­pe­dir a uno de los cua­tro her­ma­nos Marx por­que eran un equi­po. La res­pues­ta de Ruth fue que si no se iba Zep­po ten­dría que ir­se ella. En reali­dad era lo que Grou­cho bus­ca­ba des­de ha­cía tiem­po: que­ría que Ruth de­ja­ra su ca­rre­ra y ejer­cie­ra úni­ca­men­te de es­po­sa y ma­dre.

LA RE­NUN­CIA AL BAI­LE

Pa­ra ella sig­ni­fi­ca­ba re­nun­ciar pa­ra siem­pre a sus sue­ños de con­ver­tir­se en una gran es­tre­lla, y aun­que en ese mo­men­to acep­tó, la de­ci­sión aca­bó por pa­sar fac­tu­ra al ma­tri­mo­nio. Eco­nó­mi­ca­men­te las co­sas iban muy bien pa­ra la fa­mi­lia Marx, así que tras el éxi­to de I’ll say she is, Grou­cho ce­dió y cam­bió los ho­te­les ba­ra­tos por una ca­sa en Long Is­land. In­clu­so acep­tó con­tra­tar a un ma­tri­mo­nio pa­ra que ayu­da­ra en las ta­reas del ho­gar. Ha­bían pa­sa­do sie­te años des­de su bo­da y pron­to lle­ga­ría un miem­bro más a la fa­mi­lia, su hi­ja Mi­riam. Pa­re­cía que dis­fru­ta­ban de tiem­pos fe­li­ces, pe­ro la si­tua­ción dis­ta­ba mu­cho de ser per­fec­ta. De puer­tas pa­ra aden­tro, las dis­cu­sio­nes con­ti­nua­ban y aca­ba­ron ha­cien­do me­lla en Ruth. En­tre otras co­sas por­que su ma­ri­do creía que su in­te­li­gen­cia era li­mi­ta­da, y así se lo ha­cía sa­ber. To­do em­peo­ró cuan­do los Marx se con­vir­tie­ron en las es­tre­llas del mo­men­to en Holly­wood. Grou­cho

Arri­ba a la iz­da., con Ruth John­son, su pri­me­ra mu­jer. So­bre es­tas lí­neas, con la se­gun­da, Kay Mar­ves. A la iz­da., con Eden Harth­ford, ter­ce­ra en la lis­ta. Jun­to a es­tas lí­neas, con Erin Fle­ming, la úl­ti­ma.

So­bre es­tas lí­neas, los cua­tro her­ma­nos que triun­fa­ron. Arri­ba, la fa­mi­lia: Grou­cho, Gum­mo, Min­nie, su ma­dre, Zep­po, Sa­muel, su pa­dre, Chi­co y Har­po. A la dcha., Grou­cho con Mar­ga­ret Du­mont en ‘So­pa de gan­so’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.