AGENDA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

DDes­pués de unas «va­ca­cio­nes atí­pi­cas», en las que el Rey no ha po­di­do ale­jar­se mu­cho de Madrid por si se pro­du­cía un «mi­la­gro» po­lí­ti­co que le obli­ga­ra a in­ter­ve­nir, don Fe­li­pe re­to­ma aho­ra la ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal en unas cir­cuns­tan­cias muy pa­re­ci­das a las que de­jó. Son ya diez me­ses en los que su agenda si­gue blo­quea­da por una prio­ri­dad –que Es­pa­ña se do­te de go­bierno– y si­gue re­sul­tan­do muy arries­ga­do com­pro­me­ter fe­chas a me­dio pla­zo.

Esa fue pre­ci­sa­men­te la ra­zón que im­pi­dió a los Re­yes rea­li­zar las vi­si­tas de Es­ta­do al Reino Uni­do, Ja­pón y Co­rea, y el via­je a Ara­bia Sau­dí, así co­mo asis­tir a los Jue­gos Olím­pi­cos de Río. Tal co­mo pro­me­tió don Fe­li­pe a los atle­tas es­pa­ño­les cuan­do les des­pi­dió per­so­nal­men­te en el ae­ro­puer­to, se pa­só las dos se­ma­nas pe­ga­do a la te­le­vi­sión ca­da vez que com­pe­tían nues­tros olím­pi­cos y, pa­ra com­pen­sar su au­sen­cia, lle­gó a po­ner una trein­te­na de men­sa­jes de apo­yo, áni­mo o fe­li­ci­ta­ción en Twit­ter.

A la vis­ta de có­mo han evo­lu­cio­na­do los he­chos, los Re­yes po­dían ha­ber rea­li­za­do to­dos es­tos des­pla­za­mien­tos, sin in­ter­fe­rir en la for­ma­ción de Go­bierno, en los tiem­pos que han trans­cu­rri­do en­tre ca­da una de las cua­tro ron­das de con­sul­tas, pe­ro eso so­lo se sa­be aho­ra. Cuan­do se es­ta­ban pla­ni­fi­can­do esas vi­si­tas exis­tía la po­si­bi­li­dad, aun­que fue­ra re­mo­ta, de que los po­lí­ti­cos lle­ga­ran a un acuer­do y, en esas cir­cuns­tan­cias, na­die hu­bie­ra en­ten­di­do que el blo­queo es­tá sir­vien­do pa­ra re­for­zar in­di­rec­ta­men­te la mo­nar­quía. Por pri­me­ra vez en 38 años se ha pues­to de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de te­ner un je­fe de Es­ta­do neu­tral, que es­tá por en­ci­ma de los par­ti­dos y que no ha ce­di­do a las pre­sio­nes del PP, PSOE y Ciu­da­da­nos. Has­ta el mo­men­to y a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias, no se ha oí­do una so­la crí­ti­ca a la for­ma en la que el Rey es­tá ejer­cien­do su man­da­to cons­ti­tu­cio­nal. Y más di­fí­cil no se lo pue­den po­ner. Pa­ra ri­zar el ri­zo, la fe­cha que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos han ele­gi­do pa­ra unas su­pues­tas ter­ce­ras elec­cio­nes se­ría el día de Na­vi­dad, lo que po­dría obligar a don Fe­li­pe a apla­zar o va­ciar de con­te­ni­do su men­sa­je de No­che­bue­na pa­ra no di­ri­gir­se a los es­pa­ño­les en la jor­na­da de re­fle­xión y que cual­quier co­men­ta­rio se in­ter­pre­ta­ra en cla­ve elec­to­ral.

Pe­ro an­tes de esa ci­ta, el Rey tie­ne otras dos muy im­por­tan­tes en su agenda de oto­ño: la en­tre­ga de los pre­mios Prin­ce­sa de As­tu­rias, pre­vis­ta pa­ra el 21 de oc­tu­bre, y la Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na, que se ce­le­bra­rá el si­guien­te fin de se­ma­na en Car­ta­ge­na de In­dias. Ha­brá que cru­zar los de­dos pa­ra que am­bas se man­ten­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.