TWIGGY Y EL “IM­BÉ­CIL DE 18 KILATES”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

Ni ella se lla­ma­ba Twiggy ni él Jus­tin de Vi­lle­neu­ve. To­do lo in­ven­tó él o, al me­nos, eso es lo que cuen­ta es­te ex­bo­xea­dor re­con­ver­ti­do pri­me­ro en pe­lu­que­ro, des­pués en no­vio y, fi­nal­men­te, en má­na­ger de una de las modelos más im­por­tan­tes de to­dos los tiem­pos. Su nom­bre real era Ni­gel Da­vies, pe­ro a él le pa­re­cía digno de un «im­bé­cil de 18 kilates», se­gún di­jo, así que re­cu­rrió al fran­cés pa­ra dar­se im­por­tan­cia. Pa­ra re­bau­ti­zar­la a ella se ins­pi­ró en su apo­do in­fan­til, Twig, al­go así co­mo ra­mi­ta. Un nom­bre ar­tís­ti­co que ha­cía hin­ca­pié en su as­pec­to frá­gil y an­dró­gino, y que uni­do a su fa­mo­so cor­te de pe­lo la con­vir­tió en icono de un nue­vo ti­po de be­lle­za. Aun­que eso no fue lo úni­co que él hi­zo por ella si da­mos cré­di­to a la ver­sión de Jus­tin/ Ni­guel. Tam­bién le abrió mu­chas puer­tas, le bus­có un es­ti­lo y di­ri­gió su ca­rre­ra en aque­llos años en los que am­bos de­ja­ron atrás su pa­sa­do en los su­bur­bios lon­di­nen­ses pa­ra al­can­zar la glo­ria. «Yo no sa­bía lo que es­ta­ba ha­cien­do, pe­ro te­nía muy buen gus­to, so­lo la de­ja­ba tra­ba­jar en las co­sas que va­lían la pe­na y es­ta­lló el fe­nó­meno. Éra­mos los más gran­des. Lle­gué a te­ner 23 co­ches en 12 me­ses, so­bre to­do fe­rra­ris, y cin­co em­plea­dos do­més­ti­cos: co­ci­ne­ro, ma­yor­do­mo, chó­fer... Era ri­dícu­lo, pe­ro no me arre­pien­to de na­da». Lue­go, se ter­mi­nó el no­viaz­go y de­ja­ron de tra­ba­jar jun­tos. La ver­sión de ella so­bre aque­lla épo­ca re­sul­ta muy dis­tin­ta. «No fue mi men­tor. Fue mi no­vio y se gas­tó mu­cho di­ne­ro mío», ex­pli­có Twiggy años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.