40 AÑOS DE TRA­BA­JO Y AMOR

HAN PA­SA­DO CUA­TRO DÉ­CA­DAS DES­DE QUE LA HI­JA DE IN­GRID BERG­MAN Y RO­BER­TO RO­SE­LLI­NI CO­MEN­ZÓ SU CA­RRE­RA CO­MO AC­TRIZ, UNA DIS­CI­PLI­NA EN LA QUE NO SO­LO EN­CON­TRÓ SU VO­CA­CIÓN, TAM­BIÉN A AL­GU­NAS DE SUS PA­RE­JAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

De ella han di­cho que es la re­bel­de de Holly­wood, una ra­ra avis en la in­dus­tria del ci­ne que no du­da en ir con­tra las nor­mas cuan­do con­si­de­ra que es­tas no son vá­li­das. Por eso ha­ce ga­la de su edad y de sus arru­gas cuan­do la ma­yo­ría de sus co­le­gas pro­cu­ra es­con­der­las con bis­tu­rí. He­re­dó esa per­so­na­li­dad com­ba­ti­va de dos maes­tros, sus pa­dres, In­grid Berg­man y Ro­ber­to Ros­se­lli­ni, que tam­po­co se ple­ga­ron a las exi­gen­cias de su épo­ca. El amor en­tre la ac­triz y el di­rec­tor na­ció en un de ro­da­je, y tam­bién en eso su hi­ja se­gui­ría sus pa­sos: co­no­ció a sus pa­re­jas en el en­torno pro­fe­sio­nal, com­bi­nan­do in­quie­tu­des la­bo­ra­les y ro­man­ces a lo lar­go de cua­tro dé­ca­das que han da­do mu­cho de sí. Tras pa­sar la in­fan­cia en Ro­ma, Isa­be­lla de­jó la ca­pi­tal ita­lia­na por Nue­va York pa­ra co­men­zar a ga­nar­se la vi­da por si mis­ma. Allí se ins­ta­ló con ape­nas 19 años y qui­so ser pe­rio­dis­ta. Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos en la gran man­za­na fue un es­pa­cio de en­tre­vis­tas y re­por­ta­jes pa­ra la RAI jun­to al ac­tor Ro­ber­to Be­nig­ni. Pe­ro el ci­ne la re­cla­ma­ba, y a pe­sar de su re­sis­ten­cia aca­bó rin­dién­do­se a los en­can­tos del sép­ti­mo ar­te. La le­yen­da que la acom­pa­ña­ba por ser hi­ja de dos mi­tos del ci­ne pe­sa­ba de­ma­sia­do. Fue así co­mo en 1976 co­men­zó una ca­rre­ra de la mano de su ma­dre, la es­tre­lla de la pe­lí­cu­la de Vi­cen­te Mi­ne­lli A mat­ter of ti­me, que en Es­pa­ña se es­tre­nó co­mo Ni­na. En ella, Ros­se­lli­ni in­ter­pre­ta­ba a una mon­ja que cui­da­ba del per­so­na­je de In­grid Berg­man, una an­cia­na con­de­sa que ha­bía te­ni­do una vi­da apa­sio­nan­te. La fic­ción no dis­ta­ba mu­cho de la reali­dad: la vi­da de la ac­triz sue­ca tam­bién fue apa­sio­nan­te. Igual que la in­fan­cia de sus hi­jos, que cre­cie­ron ba­jo los fo­cos. Isa­be­lla ha con­ta­do en va­rias oca­sio­nes que cuan­do era una ni­ña pen­sa­ba que sus pa­dres eran fa­mo­sos por ser pa­dres.

EL CA­MINO HA­CIA EL CI­NE Y co­mo en su ca­be­za to­do pa­dre y ma­dre go­za­ba de fa­ma por el me­ro he­cho de te­ner hi­jos, no era cons­cien­te de es­tar cre­cien­do en una fa­mi­lia es­pe­cial. Pe­ro lo cier­to es que to­das las con­ver­sa­cio­nes en ca­sa gi­ra­ban en torno al ci­ne, y ella y sus her­ma­nos se acos­tum­bra­ron a ver los ro­da­jes co­mo un es­ce­na­rio na­tu­ral. Aun­que en aquel tiem­po aun no lo sa­bía, el ci­ne y la in­ter­pre­ta­ción ya nun­ca de­ja­rían de ser par­te de su vi­da. A pe­sar de que siem­pre ha­bía es­cu­cha­do a su pa­dre de­cir que la ca­rre­ra del ac­tor era muy du­ra, pro­bó suer­te con Ni­na, de la que aho­ra se cum­plen 40 años, por pu­ra di­ver­sión. Pa­ra Ros­se­lli­ni fue una es­pe­cie de ex­pe­ri­men­to que no la apar­tó de su vo­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca. Si­guió em­pe­ña­da en con­tar la reali­dad de otros has­ta que, tres años más tar­de, los her­ma­nos Ta­via­ni le pro­pu­sie­ron un pa­pel en Il Prat­to. En­ton­ces ca­yó nue­va­men­te en las re­des del sép­ti­mo ar­te y ya nun­ca vol­ve­ría a opo­ner­se a sus en­can­tos. «Yo que­ría ser pe­rio­dis­ta, no ac­triz, pe­ro no pu­de re­sis­tir­me a los Ta­via­ni, mis di­rec­to­res pre­fe­ri­dos», re­cuer­da Ros­se­lli­ni. Su in­ter­pre­ta­ción en Il Prat­to le va­lió el pre­mio Nas­tri D’Ar­gen­to a la me­jor ac­triz re­ve­la­ción en los 80, tras lo que re­pi­tió ex­pe­rien­cia con la pe­lí­cu­la Il Pap’oc­chio, una sá­ti­ra so­bre el Vaticano que no tu­vo bue­nas crí­ti­cas, pe­ro au­men­tó su fa­ma. Pa­ra en­ton­ces, la hi­ja

de Berg­man ya se ha­bía con­ven­ci­do de que la in­ter­pre­ta­ción era su mun­do. El ci­ne no so­lo es­ta­ba cam­bian­do el rum­bo pro­fe­sio­nal de Isa­be­lla. En aque­lla épo­ca aca­ba­ba de co­no­cer al di­rec­tor Mar­tin Scorsese y cuen­tan que a am­bos les bas­ta­ron ape­nas unos mi­nu­tos pa­ra enamo­rar­se. A pe­sar de que la ex­pe­rien­cia del di­rec­tor con el ma­tri­mo­nio no era bue­na –ya se ha­bía di­vor­cia­do en dos oca­sio­nes–, qui­so in­ten­tar­lo una ter­ce­ra vez con Isa­be­lla y se ca­sa­ron cuan­do ella te­nía 27 años y él, 37. La re­la­ción no du­ró más de tres años en los que hu­bo tan­to amor apa­sio­na­do co­mo épo­cas tur­bu­len­tas, pe­ro la ac­triz si­gue re­cor­dán­do­la con ca­ri­ño. Las co­sas no fue­ron fá­ci­les en­tre otros mo­ti­vos por las adic­cio­nes del di­rec­tor, que lo lle­va­ron al bor­de de la muer­te. Tam­po­co ayu­dó el ca­rác­ter de Scorsese, que se­gún ami­gos cer­ca­nos a la pa­re­ja exas­pe­ra­ba a Isa­be­lla. La ac­triz con­tó en su bio­gra­fía, So­me of me, que su en­ton­ces ma­ri­do se le­van­ta­ba mal­di­cien­do ca­da ma­ña­na, al­go que le ayu­da­ba a «to­mar fuer­zas pa­ra sa­lir de la ca­ma y afron­tar un nue­vo día». Se­gún ella, el mal ca­rác­ter de Scorsese era el mo­tor de su ac­ti­vi­dad crea­do­ra. Aun­que pue­da pa­re­cer­lo, no ha­bía acri­tud en sus pa­la­bras. A pe­sar de es­tar ba­sa­da en el mal ge­nio, esa crea­ti­vi­dad re­sul­ta­ba irre­sis­ti­ble pa­ra la ac­triz se­gún con­fe­sa­ría ella mis­ma. «Me atra­jo su men­te vi­va, cu­rio­sa, di­ver­ti­da, in­tere­san­te», ma­ni­fes­tó dé­ca­das des­pués de su di­vor­cio, tras lo que aña­dió que no creía que fue­ra la úni­ca a la que esas cua­li­da­des le atra­je­ran. «De he­cho, Marty (Mar­tin Scorsese) ha es­ta­do ca­sa­do en cin­co oca­sio­nes, así que ahí tie­nes la prue­ba», co­men­ta­ba. Tras el di­vor­cio, las ofer­tas pa­ra con­ti­nuar con una ca­rre­ra que pa­re­cía es­tar des­pe­gan­do lle­ga­ban con cuen­ta­go­tas. De nue­vo sin pro­po­nér­se­lo, su vi­da pro­fe­sio­nal to­mó otro ca­mino. Ocu­rrió cuan­do una ami­ga le pre­sen­tó al fo­tó­gra­fo pu­bli­ci­ta­rio Bru­ce We­ber. Él pen­só que se­ría per­fec­ta co­mo mo­de­lo, y a Isa­be­lla le pa­re­ció di­ver­ti­do pres­tar­se a una se­sión de fotos. La sor­pre­sa lle­gó cuan­do We­ber hi­zo lle­gar esas fotos a la re­vis­ta Vo­gue y su ros­tro aca­bó sien­do por­ta­da. La vi­da de la ac­triz da­ría un gi­ro ra­di­cal a par­tir de en­ton­ces, cuan­do Lan­cô­me la eli­gió co­mo mo­de­lo de sus cam­pa­ñas pa­ra los si­guien­tes 14 años. «Fue la for­ma más fá­cil de con­ver­tir­se en mul­ti­mi­llo­na­ria des­pués de ga­nar la lo­te­ría», di­ría la ac­triz, que en es­te tiem­po ha si­do fo­to­gra­fia­da por Ri­chard Ave­don, An­nie Lei­bo­vitz, Hel­mut New­ton y otros pe­sos pe­sa­dos de la fo­to­gra­fía.

“DE SCORSESE ME ATRA­JO SU MEN­TE VI­VA, CU­RIO­SA, DI­VER­TI­DA, IN­TERE­SAN­TE”

ATRAC­CIÓN POR LOS DI­REC­TO­RES En es­ta eta­pa en que se ga­nó la vi­da ex­clu­si­va­men­te co­mo mo­de­lo se enamo­ró del que se con­ver­ti­ría en su se­gun­do ma­ri­do y tam­bién pa­dre de su hi­ja Elet­tra. Jon Wied­man era mo­de­lo oca­sio­nal y as­pi­ran­te a di­rec­tor, ade­más de es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra, cuan­do se co­no­cie­ron en una se­sión de fotos pa­ra Cal­vin Klein. El fle­cha­zo fue ins­tan­tá­neo y du­ró tres años. Cuan­do el amor se aca­bó, se se­pa­ra­ron amis­to­sa­men­te e Isa­be­lla, que aca­ba­ba de cum­plir 33 años, pen­só que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de re­to­mar la in­ter­pre­ta­ción.

El di­rec­tor Tay­lor Hack­ford que­ría que sa­lie­ra en No­ches Blan­cas, y ella acep­tó apa­re­cien­do jun­to a He­len Mi­rren y Mi­jaíl Ba­rýsh­ni­kov, con quien la pren­sa le ad­ju­di­có un ro­man­ce. Am­bos ne­ga­ron esa re­la­ción. Sin em­bar­go, unos me­ses más tar­de el amor sí lle­gó de ver­dad a la vi­da de Isa­be­lla Ros­se­lli­ni. Y al mis­mo tiem­po, su ca­rre­ra co­mo ac­triz des­pe­gó de­fi­ni­ti­va­men­te. Du­ran­te un des­can­so del cas­ting pa­ra la pe­lí­cu­la Ter­cio­pe­lo Azul, el di­rec­tor Da­vid Lynch se acer­có a la me­sa en la que es­ta­ba co­mien­do Isa­be­lla. Le di­jo que se pa­re­cía mu­cho a la hi­ja de In­grid Berg­man. El ami­go que le acom­pa­ña­ba le acla­ró que se tra­ta­ba de Ros­se­lli­ni, la hi­ja de Berg­man, y Lynch le pi­dió dis­cul­pas.

LYNCH, SU VER­DA­DE­RO AMOR Al día si­guien­te, el di­rec­tor de cas­ting vio la prue­ba de Ros­se­lli­ni y le dio el pa­pel. La ac­triz no de­frau­dó: in­ter­pre­tó a Do­rothy Va­llens, una can­tan­te ob­se­si­va y sa­do­ma­so­quis­ta que le va­lió el In­de­pen­dent Spi­rit Award unos me­ses más tar­de. La pe­lí­cu­la, con­ver­ti­da en uno de los fil­mes más em­ble­má­ti­cos de fi­na­les de los 80, fue un éxi­to ab­so­lu­to, aun­que tam­bién le­van­tó po­lé­mi­ca por su ex­plí­ci­to con­te­ni­do de vio­len­cia se­xual. «Era una pe­lí­cu­la fuer­te que fue un es­cán­da­lo en al­gu­nos si­tios. In­clu­so las mon­jas de mi co­le­gio me es­cri­bie­ron pa­ra de­cir­me que re­za­ban por mí y ofre­cían mi­sas por mi sal­va­ción des­pués de lo que ha­bían oí­do de la pe­lí­cu­la. Fue una ex­pe­rien­cia des­agra­da­ble pa­ra mí, pe­ro me ale­gro de que a par­tir de ella se re­co­no­cie­ra a Da­vid Lynch co­mo un di­rec­tor con mun­do pro­pio», di­ría so­bre la pe­lí­cu­la que la con­vir­tió en ac­triz de cul­to pa­ra el ci­ne in­de­pen­dien­te. Du­ran­te el ro­da­je, ella y Da­vid Lynch co­men­za­ron a sa­lir y to­do mar­chó so­bre rue­das du­ran­te un tiem­po. Des­pués del fil­me, Ros­se­lli­ni in­ter­pre­tó a su ma­dre en una se­rie de te­le­vi­sión y par­ti­ci­pó en cin­co pe­lí­cu­las más an­tes de ro­dar Co­ra­zón Sal­va­je de nue­vo a las ór­de­nes de su com­pa­ñe­ro Da­vid Lynch. Esa pe­lí­cu­la mar­có el fin de su re­la­ción. Aun­que se pre­sen­ta­ron jun­tos al es­treno, el di­rec­tor la aban­do­nó unos días des­pués. Al pa­re­cer, la dis­tan­cia du­ran­te los ro­da­jes en los que no tra­ba­ja­ban jun­tos y las ob­se­sio­nes de Lynch aca­ba­ron con una re­la­ción que sus íntimos des­cri­bie­ron co­mo tor­men­to­sa. «Da­vid es­tá ob­se­sio­na­do con la ob­se­sión», di­ría la ac­triz des­pués de que sa­lie­ra a la luz una de las ex­tra­ñas fo­bias del di­rec­tor, en es­ta oca­sión a los olo­res de la co­ci­na. Ros­se­lli­ni nun­ca ocul­tó que pa­ra ella esa rup­tu­ra fue un du­ro gol­pe. Se­gún di­ría la ac­triz, es­ta fue su «re­la­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va». Años más tar­de con­fe­sa­ría que ne­ce­si­tó la ayu­da de un te­ra­peu­ta pa­ra su­pe­rar­lo: «Da­vid fue el gran amor de mi vi­da. Creía que él pen­sa­ba lo mis­mo de mí,

“LINCH FUE EL GRAN AMOR DE MI VI­DA Y CREÍA QUE ÉL PEN­SA­BA LO MIS­MO DE MÍ”

pe­ro ob­via­men­te es­ta­ba equi­vo­ca­da», di­jo a Die Zeit. Du­ran­te los si­guien­tes cua­tro años, la in­tér­pe­te si­guió com­pa­ti­bi­li­zan­do sus pa­pe­les en el ci­ne con su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, pe­ro se to­mó un des­can­so en lo re­fe­ren­te al amor. Aquel tiem­po le sir­vió pa­ra re­fle­xio­nar acer­ca de su fas­ci­na­ción por los gran­des di­rec­to­res. Pa­ra la ac­triz, esa atrac­ción es­ta­ba re­la­cio­na­da con su pa­dre, a quien ido­la­tra­ba cuan­do era ni­ña. «Mar­tin y Da­vid son pa­re­ci­dos», di­jo en una oca­sión re­fi­rién­do­se a Scorsese y Lynch. «Los hom­bres de mi vi­da son vi­sio­na­rios, un po­co co­mo mi pa­dre. Me sien­to muy ins­pi­ra­da por ellos, im­pre­sio­na­da por su pre­sen­cia». Sin em­bar­go, su si­guien­te pa­re­ja no fue otro di­rec­tor sino un ac­tor. La ca­rre­ra de la in­tér­pre­te con­ti­nua­ba vien­to en po­pa cuan­do lle­gó al ro­da­je de Amor In­mor­tal y co­no­ció a su com­pa­ñe­ro de re­par­to Gary Old­man. La pe­lí­cu­la con­ta­ba el ro­man­ce en­tre Beet­ho­ven y la con­de­sa hún­ga­ra An­na Ma­rie Er­body, y los ac­to­res se enamo­ra­ron. Lle­ga­ron a ha­cer pla­nes de fu­tu­ro e Isa­be­lla de­cla­ró que al­gún día se ca­sa­rían, pe­ro nin­guno de los dos que­ría co­rrer. «Ne­ce­si­ta­mos tiem­po por­que hay una fa­mi­lia por in­te­grar, por eso nos lo es­ta­mos to­ma­do con cal­ma», di­jo la ac­triz en una en­tre­vis­ta. Se re­fe­ría a que Old­man era pa­dre de un hi­jo y ella, de dos –ade­más de su hi­ja Elet­tra, Ros­se­lli­ni es ma­dre de Ro­ber­to, a quien adop­tó en so­li­ta­rio–. Po­co des­pués de esas de­cla­ra­cio­nes, Old­man in­gre­sa­ba en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción pa­ra al­cohó­li­cos don­de co­no­ció a otra mu­jer y la re­la­ción se ter­mi­nó.

LOS AMO­RES DIS­CRE­TOS No fue la úl­ti­ma de sus pa­re­jas co­no­ci­das. Des­pués man­tu­vo una re­la­ción con Gre­gory Mos­her, di­rec­tor y pro­duc­tor tea­tral, que aca­bó tan dis­cre­ta­men­te co­mo co­men­zó. «Me he em­pa­re­ja­do y he tra­ba­ja­do con per­so­na­li­da­des fuer­tes, me atraen», di­ría años des­pués. De la úl­ti­ma co­no­ci­da ha­ce ya al­go más de 15 años, y ase­gu­ra que lle­va tan­to tiem­po vi­vien­do so­la que no sa­be si po­dría com­par­tir su es­pa­cio. «Mu­chas ve­ces voy al ci­ne o a un mu­seo so­la», de­cía re­cien­te­men­te al dia­rio The Te­le­graph. «Es­tá bien, aun­que se­ría bo­ni­to po­der te­ner a al­guien con quien com­par­tir la ex­pe­rien­cia. Pe­ro no sé si ne­ce­si­tas un ma­ri­do pa­ra eso», sen­ten­cia­ba la ac­triz, que pa­re­ce se­guir una de las fra­ses pre­fe­ri­das de su ma­dre: «Sé tú mis­mo. El mun­do rin­de cul­to a la ori­gi­na­li­dad».

So­bre es­tas li­neas, Isa­be­lla com­par­tien­do plano con su ma­dre, la ac­triz In­grid Berg­man en la pe­lí­cu­la ‘Ni­na’, que su­pu­so su pri­me­ra in­cur­sión en el ci­ne. Jun­to a es­tas lí­neas, Berg­man con sus tres hi­jos: In­grid, Isa­be­lla y Ro­ber­to jr. en un ro­da­je jun­to al ac­tor Ant­hony Quinn en 1963. A la iz­da., Berg­man y Ro­se­lli­ni con In­grid e Isa­be­lla.

Isa­be­lla y Mar­tin Scorsese es­tu­vie­ron ca­sa­dos tres años. Aun­que la re­la­ción no fue bien, ella ha ase­gu­ra­do que lo re­cuer­da con ca­ri­ño.

La pri­me­ra fo­to de Isa­be­lla pa­ra el fo­tó­gra­fo Bru­ce We­ber aca­bó en la por­ta­da de ‘Vo­gue’. Aba­jo, la ac­triz co­mo ima­gen de Lan­cô­me.

Jun­to a es­tas lí­neas, Ro­se­lli­ni en ‘No­ches Blan­cas’ jun­to al ac­tor Mi­jaíl Ba­rýsh­ni­kov, con quien le atri­bu­ye­ron un ro­man­ce. A la dcha., con Da­vid Lynch, su se­gun­do ma­ri­do.

Arri­ba, Isa­be­lla con John Wie­de­mann, pa­dre de su hi­ja Elet­tra. A la iz­da., con Elet­tra y Ro­ber­to, su otro hi­jo. A la dcha., en la cin­ta ‘Ter­cio­pe­lo azul ‘.

Jun­to a es­tas lí­neas, Isa­be­lla con el di­rec­tor y pro­duc­tor tea­tral Gre­gory Mos­her, su úl­ti­ma pa­re­ja co­no­ci­da. A la iz­da., con el ac­tor Gary Old­man, a quien co­no­ció en el ro­da­je de la pe­lí­cu­la ‘Amor in­mor­tal’, que na­rra­ba la re­la­ción en­tre Beet­ho­ven y Ana Ma­rie Er­body.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.