SELENA GOMEZ

Re­ti­ra­da tem­po­ral por el lu­pus.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR ANA GUE­RRA

Tal y co­mo mu­chos de vo­so­tros sa­bréis, ha­ce un año des­ve­lé que pa­de­cía lu­pus, una en­fer­me­dad que pue­de afec­tar a la gen­te de mu­chas ma­ne­ras di­fe­ren­tes». Así co­mien­za el co­mu­ni­ca­do, di­fun­di­do a tra­vés de la re­vis­ta Peo­ple, que ha emi­ti­do Selena Gomez pa­ra anun­ciar que va a pa­sar un tiem­po re­ti­ra­da de los es­ce­na­rios pa­ra cen­trar­se en su sa­lud, por­que la en­fer­me­dad –esa que aña­di­mos a nues­tro vo­ca­bu­la­rio gra­cias a la can­ti­dad de ve­ces que la nom­bró el doc­tor Hou­se en los ca­pí­tu­los de la se­rie a la que da­ba nom­bre– le es­tá oca­sio­nan­do cier­tos efec­tos que le im­pi­den el desa­rro­llo nor­mal de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. «He des­cu­bier­to que la an­sie­dad, los ata­ques de pá­ni­co y la de­pre­sión pue­den ser efec­tos secundarios del lu­pus, los cua­les pue­den re­pre­sen­tar a su vez to­do un desafío. Quie­ro ser proac­ti­va y cen­trar­me en man­te­ner mi sa­lud y fe­li­ci­dad, y he de­ci­di­do que lo me­jor pa­ra se­guir ade­lan­te es to­mar­me un des­can­so». Eran los tér­mi­nos en los que se ex­pre­sa­ba pa­ra ex­cu­sar que se ba­je del es­ce­na­rio en me­dio de la gi­ra tras el lan­za­mien­to de su ál­bum Re­vi­val. Un tra­ba­jo con el que es­tá co­se­chan­do tan­to éxi­to que, ade­más, ha que­ri­do de­di­car unas lí­neas de agra­de­ci­mien­to a sus se­gui­do­res en el mis­mo co­mu­ni­ca­do: «Gra­cias a to­dos mis fa­nes por su apo­yo. Sa­béis que sois muy es­pe­cia­les pa­ra mí, pe­ro ne­ce­si­to en­fren­tar­me a es­to pa­ra ase­gu­rar­me de que es­toy ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra es­tar me­jor. Sé que no es­toy so­la en es­to, así que es­pe­ro que otros se ani­men a afron­tar sus pro­pios pro­ble­mas».

¿HAS­TA CUÁN­DO? En­tre los fa­nes que se que­da­rán con las ga­nas de ver­la so­bre el es­ce­na­rio, se en­cuen­tran los es­pa­ño­les. El 14 de no­viem­bre era la fe­cha que es­ta­ba mar­ca­da en el ca­len­da­rio de los se­le­na­tors de nues­tro país, ya que era cuan­do de­bía su­bir­se al es­ce­na­rio del Pa­la­cio de los De­por­tes de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. La re­vis­ta Peo­ple in­di­ca que, al me­nos has­ta fi­na­les de 2016, Gomez no es­ta­rá pre­pa­ra­da pa­ra reanu­dar el Re­vi­val World Tour. Lo que se des­co­no­ce por el mo­men­to es si, co­mo ya hi­zo en el pa­sa­do, pa­sa­rá por al­gún cen­tro es­pe­cia­li­za­do pa­ra tra­tar una do­len­cia au­to­in­mu­ne que afec­ta en ma­yor me­di­da a las mu­je­res y por la que el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio co­mien­za a ata­car a los te­ji­dos y cé­lu­las sa­nas, pro­vo­can­do to­do ti­po de

sín­to­mas, tan­to fí­si­cos co­mo psi­co­ló­gi­cos. Y, por lo que ella co­men­ta en su co­mu­ni­ca­do, en es­ta oca­sión son del se­gun­do ti­po.

EL ANUN­CIO Ha­blá­ba­mos de que no sa­be­mos cuál se­rá el pro­to­co­lo a se­guir por­que cuan­do hi­zo pú­bli­co que pa­de­cía lu­pus, ella mis­ma ex­pli­có que ha­bía es­ta­do in­ter­na en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción es­pe­cia­li­za­do pa­ra tra­tar de ha­cer fren­te a los efec­tos de­ri­va­dos de la en­fer­me­dad. Tras va­rios me­ses fue­ra de la es­ce­na pú­bli­ca, en los que se dis­pa­ra­ron ru­mo­res de to­do ti­po so­bre su au­sen­cia –y qui­zá mo­ti­vo por el que aho­ra ha de­ci­di­do ex­pli­car­se, pa­ra que no se den fal­sas in­for­ma­cio­nes–, re­la­tó có­mo tu­vo que so­me­ter­se a se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia. Era oc­tu­bre de 2015 y con­ce­dió una en­tre­vis­ta a Bill­board don­de dio los de­ta­lles y có­mo se sin­tió mien­tras se ha­bla­ba de ella sin que na­die se preo­cu­pa­ra por pre­gun­tar­le qué era lo que le pa­sa­ba real­men­te: «Te­nía tan­tas ga­nas de de­cir: “No tie­nen ni idea. Es­toy en qui­mio­te­ra­pia”. Me en­ce­rré has­ta que me sen­tí de nue­vo se­gu­ra y có­mo­da». Eran sus pa­la­bras an­tes de re­co­no­cer que, cier­tos co­men­ta­rios so­bre su so­bre­pe­so, más que pro­ba­ble­men­te pro­vo­ca­do por el tra­ta­mien­to, le hi­cie­ron plan­tear­se ti­rar la toa­lla pro­fe­sio­nal de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va y ha­cer des­apa­re­cer su per­fil de per­so­na­je pú­bli­co. Si al­go apren­dió du­ran­te aquel tra­go amar­go es que lo me­jor es mos­trar­se trans­pa­ren­te pa­ra que no se es­pe­cu­le. Por­que, aun­que nos cues­te po­ner­nos en el lu­gar de las ce­le­bri­ties, sien­ten y pa­de­cen co­mo el co­mún de los mor­ta­les. Y sus lu­chas, co­mo es­ta que es­tá li­bran­do la ex de Justin Bie­ber, son un ejem­plo que pue­de ayu­dar a mi­les de per­so­nas anó­ni­mas que su­fren en si­len­cio. Co­mo lo hi­zo Selena ha­ce un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.