JUAN GA­BRIEL

Vi­da in­ten­sa de un di­vo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR AN­DRÉS GUE­RRA

Cuan­do un ar­tis­ta nos de­ja pa­ra con­ver­tir­se en mi­to, los cro­nis­tas ten­de­mos in­va­ria­ble­men­te al abu­so de la hi­pér­bo­le. No es el ca­so con Juan Ga­briel. Real­men­te, Mé­xi­co llo­ra su muer­te. Juan­ga, ‘el di­vo de Juá­rez’, era el úni­co ca­paz de co­nec­tar con la fi­bra sen­si­ble de los ma­chos más re­cios –nar­cos in­clui­dos– del país. Y ese mé­ri­to es más que in­con­men­su­ra­ble, da­do su evi­den­te ama­ne­ra­mien­to den­tro y fue­ra del es­ce­na­rio y una des­me­di­da afi­ción por el ma­qui­lla­je en la vi­da dia­ria. Juan Ga­briel, na­ci­do Al­ber­to Agui­le­ra en el es­ta­do de Mi­choa­cán ha­ce 66 años, de­ja a los me­xi­ca­nos huér­fa­nos de una sen­si­bi­li­dad que Luis Mi­guel no lle­gó a al­can­zar nun­ca.

UNA VI­DA DE NO­VE­LA Juan­ga mu­rió de un in­far­to mien­tras dor­mía en la so­le­dad de un ho­tel de Los Án­ge­les. Sil­via Ur­qui­di, una de las ami­gas más pró­xi­mas del ar­tis­ta, ha re­ve­la­do es­tos días que pa­de­cía des­de ha­ce tiem­po del co­ra­zón y que con­fia­ba en las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas. La in­men­sa ma­yo­ría de ad­mi­ra­do­res que ha­bían com­pra­do una en­tra­da pa­ra ver­lo en su se­gun­do con­cier­to en EE.UU. (en El Pa­so, Te­xas) pre­fie­ren que­dar­se con el tic­ket co­mo re­cuer­do que re­cu­pe­rar el di­ne­ro. Es­te lu­nes, 5 de sep­tiem­bre, el ar­tis­ta re­ci­bi­rá un ho­me­na­je ofi­cial en el tea­tro Be­llas Ar­tes de Mé­xi­co DF y otro en Ciu­dad Juá­rez, de don­de era hi­jo pre­di­lec­to. Pa­ra en­ton­ces, ya se ha­brán su­ce­di­do mu­chos otros es­pon­tá­neos; el prin­ci­pal, en la gi­gan­tes­ca pla­za Ga­ri­bal­di, don­de los ma­ria­chis can­ta­ron. Al­ber­to Agui­le­ra de­bu­tó co­mo can­tan­te ha­cia 1967 en ga­ri­tos y ta­ber­nas de Ciu­dad Juá­rez y Ti­jua­na. Usa­ba por en­ton­ces el so­bre­nom­bre Adán Lu­na aun­que al con­se­guir un con­tra­to con RCA Dis­cos cam­bió su nom­bre ar­tís­ti­co a Juan Ga­briel. Era 1971. En tan so­lo nue­ve años al­can­zó el re­co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra que se hi­cie­se una pe­lí­cu­la so­bre su bio­gra­fía. Y es que, en ver­dad, la vi­da de Juan Ga­briel po­dría ha­ber si­do es­cri­ta por Char­les Dic­kens. Al­ber­to, hi­jo de Ga­briel y Vic­to­ria, una hu­mil­de pa­re­ja de cam­pe­si­nos, era el me­nor de diez her­ma­nos. Su pa­dre fue in­gre­sa­do en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co cuan­do él so­lo te­nía me­ses de edad e, in­ca­paz de man­te­ner a to­da la pro­le, Vic­to­ria en­vío a Al­ber­to y a va­rios de sus her­ma­nos al in­ter­na­do Cen­tro de Me­jo­ra­mien­to In­fan­til de Ciu­dad Juá­rez, don­de vi­vió has­ta los 14 años. Su ma­dre ape­nas acu­dió a vi­si­tar­lo un pu­ña­do de ve­ces. Allí co­no­ció al maes­tro Juan Con­tre­ras, que lo ini­ció en la mú­si­ca en­se­ñán­do­le gui­ta­rra y piano. Aun­que no ha­bía piano

Su ex­se­cre­ta­rio y ex­ma­na­ger Joa­quín Mu­ñoz (so­bre es­tas lí­neas) es­cri­bió un ex­plo­si­vo li­bro en el que, en­tre otras co­sas, des­ve­la­ba de­ta­lles so­bre la vi­da se­xual del can­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.