PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR AN­NE IGARTIBURU

MMe ali­men­to de ellos, de­vo­ro ins­tan­tes con el so­lo an­he­lo de ser cons­cien­te de ellos. No quie­ro que se me es­ca­pe nin­guno, pe­ro ¿có­mo con­se­guir­lo si tro­pie­zo so­bre ca­da uno de ellos con un tro­te tor­pe de ini­cian­te tar­día a la que atro­pe­lla el olor de la pri­sa?

Es­toy con­ven­ci­da de que vi­vo de­ma­sia­das co­sas al mis­mo tiem­po y que me es im­po­si­ble re­te­ner to­dos los de­ta­lles de lo acon­te­ci­do. Me abru­ma tan­to da­to y, en esa an­sia de apri­sio­nar­lo to­do, in­ten­to ha­cer una se­lec­ción de lo que es im­pres­cin­di­ble y ahí me doy por ven­ci­da. ¿Pe­ro có­mo he po­di­do caer otra vez en la dis­per­sión mien­tras ha­cía la cri­ba? Quie­ro guar­dar ese mo­men­to im­por­tan­te y que sea cru­cial pa­ra el pró­xi­mo pa­so. Al de­vo­rar, sa­bo­reo ágil lo agri­dul­ce de la du­da de no sa­ber lo que es pres­cin­di­ble. Lo emo­cio­nal y lo prác­ti­co me con­fun­den en la se­lec­ción. Y ga­na de ma­ne­ra ins­tin­ti­va el sen­ti­mien­to, co­sa que ce­le­bro a cos­ta de per­der­me en el ca­mino a esa per­so­na re­so­lu­ta que qui­sie­ra ser. Sé que con el co­ra­zón a ve­ces no se lle­ga tan le­jos, pe­ro ¿pa­ra qué quie­ro avan­zar tan­to y tan rá­pi­do? ¿Quién di­jo que ‘allí’ no po­dría ser ‘aquí’, pe­ro en su jus­to mo­men­to? Ese que sa­bes que no se va a re­pe­tir y que qui­sie­ras que fue­ra in­fi­ni­to. Mi­ras la se­cuen­cia pro­yec­ta­da an­te ti, to­tal­men­te ab­sor­ta, y quie­res re­cor­dar cuán­do fue la úl­ti­ma vez que sen­tis­te al­go así. Son eso, mo­men­tos que te ha­cen in­mor­tal des­de que los re­co­no­ces pro­pie­dad del tiem­po, ese re­loj im­pla­ca­ble que ha­ce los sus­pi­ros úni­cos y de los la­ti­res cro­nos en cuen­ta atrás. Son ins­tan­tes co­ti­dia­nos y ca­si siem­pre im­pro­vi­sa­dos los que pe­san en la me­mo­ria y que que­re­mos ate­so­rar, pe­ro que en oca­sio­nes se es­ca­pan, que­dan­do siem­pre al­go ad­he­ri­do a la piel. Es ese mis­mo ins­tan­te en que to­mas con­cien­cia de lo im­por­tan­te que fuis­te pa­ra aque­lla per­so­na. El que so­lo ca­be en una mi­ra­da por­que de lo in­men­so, y a la vez ni­mio, no ca­be en nin­gún ‘ar­chi­vo nu­beo’.

No son na­da, sim­ple­men­te ins­tan­tes. Un sus­pi­ro in­som­ne en me­dio de la no­che cuan­do tu piel ro­za la mía y pien­so en la suer­te que ten­go mien­tras me gi­ro y es­ca­lo tra­vie­sa con mis de­dos tu es­pal­da por la ru­ta de tus vér­te­bras, ba­se ya de mi vi­da. O sen­tir que me de­rri­to en tu abra­zo, ami­ga ín­ti­ma, por fin sin con­traer­me por una mues­tra de afec­to y va­lo­ran­do tu ca­ri­ño in­con­di­cio­nal pa­ra de­jar­te que me adu­les abier­ta­men­te sin que me que­de sin sa­ber qué res­pon­der. Creí que nun­ca con­se­gui­ría des­pren­der­me de esa sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad que me da­ba de­jar­me que­rer. Na­da co­mo el ins­tan­te de ma­du­rar la emo­ción. To­tal­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra aca­ri­ciar cu­rio­sa sus pies di­mi­nu­tos y pre­gun­tar­te có­mo es po­si­ble que ese án­gel ha­ya sur­gi­do de ti y pa­ra tu fe­li­ci­dad in­fi­ni­ta. A lo le­jos un abe­jo­rro ve­ra­nean­te y una cam­pa­na que re­pi­ca pa­ra des­per­tar­te no sa­bien­do bien quién eres y en­ten­dien­do que siem­pre se pue­de em­pe­zar de ce­ro por­que si no creas­te tú ese plá­ci­do mo­men­to, ¿quién si no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.