MIS DÍAS Y MIS NO­CHES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ESPÍA CURRICULO - POR JOSEMI RO­DRÍ­GUEZ-SIEIRO

NNa­da más lle­gar a mi ca­sa de Ga­li­cia, acu­dí al al­muer­zo que to­dos los años ce­le­bran al bor­de de la agra­da­ble pis­ci­na de su ca­sa de La To­ja y de la Ría de Vi­lla­gar­cía, Mar­ta Vi­lla­nue­va y Ja­vier Ries­tra. La de­co­ra­ción de la me­sa de es­te año era en to­nos azu­les y blan­cos, a ba­se de cris­ta­les de Mu­rano re­la­ti­vos al mun­do ma­rino. Una ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla de pie­zas. El me­nú, co­mo siem­pre, fue a ba­se de ma­ris­cos y pes­ca­dos, co­mo se­llo de la ca­sa. Les acom­pa­ña­ban sus hi­jos Ja­vier y Car­la con su ma­ri­do Juan de Lo­ren­zo y Clemente de Die­go. La ver­dad es que em­pe­zar el ve­ra­neo ga­lle­go con pla­nes así es una gran suer­te y un enor­me pla­cer.

Pa­sé an­tes por el Pa­zo de Ru­bia­nes pa­ra re­co­ger a la se­ño­ra de la Ca­sa de Ru­bia­nes y mar­que­sa de Aran­da. La fe­li­ci­té por te­ner los jar­di­nes tan es­pec­ta­cu­la­res. Com­pren­do que le ha­yan otor­ga­do el tí­tu­lo de Jar­dín de Ex­ce­len­cia y que los nu­me­ro­sos tu­ris­tas que lo vi­si­tan se que­den fas­ci­na­dos. Den­tro de po­co, em­pe­za­rá la ven­di­mia de la uva con la que se ela­bo­ran los vi­nos Gar­cía Caa­ma­ño y Pa­zo de Ru­bia­nes.

Acu­dí a la ce­na que die­ron Luis Ma­ri Tei­ra y Su­so Ga­go en Pon­te­ve­dra. La de­co­ra­ción de su ca­sa es fa­bu­lo­sa y muy im­por­tan­te. Al­go más pro­pio de en­con­trár­te­la en Fran­cia que a ori­llas del río Lé­rez. Me to­mé un sal­pi­cón de ma­ris­cos del res­tau­ran­te Co­rin­to, sin que lue­go me ha­ya re­sen­ti­do de la go­ta. ¿Se­rá que ya la ten­go con­tro­la­da? En­tre los in­vi­ta­dos, es­ta­ban Do­lo­res Ba­bé, Ya­yay y Ra­fa Pas­te­ga, la se­ño­ra de la Ca­sa de Ru­bia­nes, el conde de To­ra­ta y sus her­ma­nos Juan Car­los y Eduar­do Ro­drí­gue­zTou­bes, Te­re Font de Lo­ren­zo y Te­re­sa Le­yún de Ozo­res.

Lle­ga­ron a mi ca­sa, pa­ra pa­sar unos días, el pe­le­te­ro Mi­guel Ma­ri­ne­ro con su mu­jer, Inés, y Koky Font. Anu­lé la vi­si­ta a San­tia­go de Com­pos­te­la, por­que lo co­no­cían. Les lle­vé a Opor­to que, aun­que es­tá de­la­bré, es pre­cio­so y la par­te del Due­ro es muy bo­ni­ta. Lo de­más es siem­pre lo que pue­do ofre­cer: ca­li­dad de vi­da, bue­na co­ci­na en ca­sa, ma­ris­cos fue­ra de ca­sa y cier­ta tran­qui­li­dad. Los Ma­ri­ne­ro ve­nían pro­vis­tos de jer­seys, pash­mi­na y de­más «por si aca­so», sin dar­se cuen­ta de que aquí nun­ca ha­ce frío y que es­te año no ba­ja la tem­pe­ra­tu­ra ca­si ni por la no­che. Koky Font ve­nía de Mar­be­lla y con eso di­go to­do. De ve­rano.

¿SE­RÁ QUE YA TEN­GO LA GO­TA CON­TRO­LA­DA?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.