JANIS JOPLIN LA MU­SA DE WOODSTOCK

PA­SÓ DE SU­FRIR LAS BUR­LAS DE SUS COM­PA­ÑE­ROS DE CLA­SE A CON­VER­TIR­SE EN LA PRI­ME­RA ES­TRE­LLA FE­ME­NI­NA DEL ‘ROCK’. PE­RO EL ÉXI­TO NO FUE SU­FI­CIEN­TE: EL ICONO DEL MO­VI­MIEN­TO ‘HIP­PIE’ MU­RIÓ BUS­CAN­DO EL AMOR.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR BEA­TRIZ GON­ZÁ­LEZ

Ha­bía de­ja­do de usar sujetador mu­cho an­tes de que las fe­mi­nis­tas que­ma­ran los su­yos, y cuan­do el mo­vi­mien­to hip­pie em­pe­zó a ha­blar del amor li­bre, Janis Joplin lle­va­ba años prac­ti­cán­do­lo. Sin em­bar­go, nun­ca se con­si­de­ró un ser ex­cep­cio­nal ni una ade­lan­ta­da a su tiem­po. Más bien al con­tra­rio: las de­ce­nas de bio­gra­fías que se han es­cri­to so­bre la can­tan­te ha­blan de una jo­ven in­se­gu­ra y con com­ple­jos que so­lo bus­ca­ba el amor. Es­po­rá­di­ca­men­te lo en­con­tró en mu­chas de sus pa­re­jas, tan­to mas­cu­li­nas co­mo fe­me­ni­nas, pe­ro di­cen que dio con el ver­da­de­ro me­ses an­tes de su muer­te. Se lla­ma­ba Da­vid Niehaus, y en cuan­to co­no­ció a la can­tan­te cam­bió sus pla­nes pa­ra ins­ta­lar­se con ella en San Fran­cis­co. Sin em­bar­go, Da­vid aca­bó de­jan­do la re­la­ción por cul­pa de la adic­ción de Joplin a la he­roí­na. Me­ses des­pués en­vió un te­le­gra­ma al mo­tel Land­mark don­de la can­tan­te se alo­ja­ba. Que­ría in­ten­tar­lo de nue­vo pe­ro Joplin no lle­gó a sa­ber­lo. Mu­rió la no­che an­te­rior. La le­yen­da de la mu­sa de Woodstock co­men­za­ba a es­cri­bir­se 27 años des­pués de su na­ci­mien­to.

“EL HOM­BRE MÁS FEO DE AUS­TIN” Cuan­do Seth y Do­rothy Joplin fue­ron pa­dres por pri­me­ra vez, ima­gi­na­ron to­do un fu­tu­ro pa­ra su pe­que­ña Janis, la ma­yor de los tres hi­jos que ten­drían. Que­rían que se ca­sa­ra y fue­ra maes­tra, y du­ran­te unos años, Janis in­ten­tó cum­plir sus ex­pec­ta­ti­vas. En Port Art­hur, la pe­que­ña ciu­dad de Te­xas don­de cre­ció, no era fá­cil sa­lir­se de lo es­ta­ble­ci­do. La ma­yo­ría blan­ca y con­ser­va­do­ra mar­ca­ba las re­glas. Tu­vo una in­fan­cia co­mún, sin más as­pi­ra­ción que la de que sus pa­dres es­tu­vie­ran or­gu­llo­sos de ella, pe­ro al lle­gar a la ado­les­cen­cia, apa­re­ció el ac­né, su fi­gu­ra se re­don­deó y co­men­za­ron las bur­las de sus com­pa­ñe­ros. Ella de­ci­dió plan­tar­les ca­ra de la me­jor ma­ne­ra: ha­cien­do oí­dos sor­dos y sal­tán­do­se las convenciones en cuan­to a có­mo de­bía cor­tar­se el pe­lo o ves­tir. Jun­to a un re­du­ci­do gru­po de ami­gos em­pe­zó a es­cu­char dis­cos de can­tan­tes de blues co­mo Odet­ta, Bi­llie Ho­li­day y Big Ma­ma Thorn­ton, ade­más de fre­cuen­tar ba­res don­de se es­cu­cha­ba ese es­ti­lo mu­si­cal. Fue en­ton­ces cuan­do se enamo­ró de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.