PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

LLeo es­tos días la no­ti­cia de la ca­no­ni­za­ción de la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, la San­ta de los po­bres. Co­mo ges­to de aper­tu­ra, es­te nom­bra­mien­to lle­ga de ma­ne­ra más ágil que en otros ca­sos por par­te del Va­ti­cano. Tu­ve la for­tu­na de vi­si­tar la ca­sa de las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad en Cal­cu­ta y pa­sar con ellas al­gún tiem­po. Re­cuer­do es­tar en la sa­la de neo­na­tos, don­de los be­bés lu­cha­ban por su vi­da an­te la mi­ra­da de vo­lun­ta­rias que lle­gá­ba­mos de to­do el mun­do. No to­dos es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ver su­frir a los ni­ños, pe­ro las Her­ma­nas mues­tran la ca­pa­ci­dad de en­tre­ga con acep­ta­ción. Nin­gu­na ja­más me mos­tró que lo que allí se es­tu­vie­ra ha­cien­do fue­ra al­go ex­cep­cio­nal, sino ló­gi­co y ne­ce­sa­rio. To­do su­ce­día de­ma­sia­do rá­pi­do, tan­to, que pa­re­cía no su­ce­der na­da. Una cu­na ocu­pa­da por la ma­ña­na, por la tar­de po­día es­tar va­cía pa­ra que fue­ra su­plan­ta­da por otro be­bé. El mau­so­leo de la hoy San­ta se en­cuen­tra allí, en una sa­la con un pan­teón so­bre pie­dra blan­ca y siem­pre con flo­res y ve­las.

En­ton­ces, re­cién fa­lle­ci­da la her­ma­na Ag­nes, su nom­bre se­cu­lar, y de­ma­sia­do jo­ven aun, no era cons­cien­te de lo que mar­ca­ría mi pa­so por aque­lla ca­sa en el fu­tu­ro. Acu­día co­mo oyen­te in­vi­ta­da a un con­gre­so bie­nal so­bre adop­cio­nes en to­do el mun­do en Nue­va Del­hi y lle­ga­ba a Cal­cu­ta con mu­chos da­tos y de­ma­sia­da pri­sa. Pe­ro el tiem­po se pa­ró en aque­llas sa­las pa­ra cua­jar con al­go de quie­tud to­do lo vis­to y vi­vi­do en La In­dia.

Ese fue mi des­per­tar de la con­cien­cia de una hu­ma­ni­dad glo­bal y gran­de y una ac­ti­tud de no jui­cio. Cuan­do me pre­gun­to por qué he to­ma­do al­gu­na de las de­ci­sio­nes de mi vi­da, me res­pon­do: «Por­que sen­tía que así de­bía ser». Pa­ra sen­tir­lo, he de­bi­do for­jar al­gu­nas creen­cias que se­gu­ro se han fun­da­men­ta­do en vi­ven­cias, co­mo mi pa­so por lu­ga­res co­mo aquel. El Pa­pa Fran­cis­co tie­ne ra­zón: to­da­vía cues­ta lla­mar­la San­ta. La pa­la­bra Ma­dre nos es más fa­mi­liar.

He po­di­do tam­bién leer so­bre la cues­tio­na­ble ges­tión de las do­na­cio­nes re­ci­bi­das por la con­gre­ga­ción de las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad. A mí me gus­ta pen­sar que, con ca­da abra­zo, ca­da mi­ra­da con esos pe­que­ños ojos de co­lor in­des­crip­ti­ble, ca­da fra­se que sen­ten­cia­ba o mano ten­di­da que to­ca­ba, ha ha­bi­do un ser hu­mano al que le ha cam­bia­do la vi­da.

Pe­ro San­ta Te­re­sa es so­lo una de tan­tas san­tas re­li­gio­sas y mi­sio­ne­ros en to­do el mun­do. En Es­pa­ña hay unos 14.000 mi­sio­ne­ros en­tre­ga­dos a una cau­sa con­vi­vien­do con di­ver­sas cul­tu­ras y re­li­gio­nes, dan­do ejem­plo de plu­ra­li­dad y aper­tu­ra. Ha­cen ‘en­ca­je de bo­li­llos’ pa­ra crear hos­pi­ta­les y es­cue­las. Edu­can­do a mu­je­res que edu­ca­rán a su vez a fa­mi­lias y do­tan­do de re­cur­sos, ma­te­ria­les, es­pi­ri­tua­les y emo­cio­na­les a mi­llo­nes de per­so­nas. Yo lo he com­pro­ba­do. En es­te ca­so, la fi­gu­ra del Se­ñor es lo que les em­pu­ja a se­guir ade­lan­te, por­que en Él creen, pe­ro no con­fun­da­mos eso con una ma­la ges­tión o un sec­ta­ris­mo ex­clu­yen­te. Qui­sie­ra creer así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.