AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR ALMUDENA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

EEl pró­xi­mo mes de oc­tu­bre los du­ques de Cam­brid­ge van a rea­li­zar una vi­si­ta ofi­cial a Ca­na­dá de ocho días de du­ra­ción. Se­rá la se­gun­da vez que via­jen a es­te país, pe­ro lo no­ve­do­so del des­pla­za­mien­to es que, se­gún la pren­sa bri­tá­ni­ca, se es­pe­ra que al prín­ci­pe Gui­ller­mo y a su es­po­sa, Ca­ta­li­na, les acom­pa­ñen sus dos hi­jos, el prín­ci­pe Jor­ge y la prin­ce­sa Car­lo­ta, que se es­tre­na­ría en es­te ti­po de des­pla­za­mien­tos. Por mu­cha ayu­da con la que el ma­tri­mo­nio pue­da con­tar, pa­ra los du­ques su­po­ne un es­fuer­zo mu­cho ma­yor via­jar a Amé­ri­ca con dos ni­ños de tres años y 15 me­ses que de­jar a los pe­que­ños en su ca­sa de Nor­folk, co­mo han he­cho en otras oca­sio­nes.

Qui­zá un es­pec­ta­dor ajeno a es­tas cues­tio­nes so­lo vea en la pre­sen­cia de los prin­ci­pi­tos dos fi­gu­ran­tes in­fan­ti­les que for­man par­te del atre­zo de unas imá­ge­nes fa­mi­lia­res que da­rán la vuel­ta al mun­do. Sin em­bar­go, el he­cho de que los ni­ños acom­pa­ñen o no al hi­jo del prín­ci­pe Car­los de In­gla­te­rra y a su es­po­sa en al­gu­nas de sus ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas, ya sean ofi­cia­les o pri­va­das, no es una de­ci­sión ca­pri­cho­sa de los pa­dres ni tam­po­co obe­de­ce a una ma­nía per­so­nal de la pro­pia Ca­ta­li­na por­que no quie­ra se­pa­rar­se ni si­quie­ra una se­ma­na de sus dos hi­jos. La de­ci­sión, muy es­tu­dia­da y ana­li­za­da, for­ma par­te de la tra­di­ción y de la es­tra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal de la ca­sa real bri­tá­ni­ca, y en es­te ca­so las pre­fe­ren­cias per­so­na­les que­dan su­pe­di­ta­das al in­te­rés de la co­ro­na. Cual­quie­ra po­dría pen­sar, y con ra­zón, que tam­po­co se les es­tá pi­dien­do a los du­ques un es­fuer­zo her­cú­leo por­que via­jen con dos ni­ños y sus res­pec­ti­vas asis­ten­tes, aun­que sí hay que re­co­no­cer cier­ta in­co­mo­di­dad al tra­tar­se de una vi­si­ta ofi­cial lar­ga, con cam­bios de ho­ra­rios, va­rios des­pla­za­mien­tos in­ter­nos, mu­chos ac­tos y una ca­si per­ma­nen­te ex­po­si­ción a los me­dios.

RE­FOR­ZAR LA CON­TI­NUI­DAD

Lo cier­to es que ca­da una de las apa­ri­cio­nes en pú­bli­co de los du­ques con sus hi­jos tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­for­zar el men­sa­je de la con­ti­nui­dad di­nás­ti­ca. De la mis­ma for­ma que Car­los y Dia­na lle­va­ron a Gui­ller­mo, cuan­do era ni­ño, a al­gu­nas vi­si­tas ofi­cia­les, los du­ques lle­van aho­ra a sus hi­jos. En es­tas imá­ge­nes fa­mi­lia­res, el prín­ci­pe es­tá tras­la­dan­do la idea de los es­la­bo­nes de la ca­de­na: «De­trás de mi abue­la la rei­na Isa­bel II es­tá mi pa­dre, el prín­ci­pe de Ga­les, a quien si­go yo, y aquí os trai­go a mi hi­jo y su­ce­sor, el prín­ci­pe Jor­ge».

Cu­rio­sa­men­te, el pri­mer via­je ofi­cial que los du­ques de Cam­brid­ge rea­li­za­ron acom­pa­ña­dos de su pri­mo­gé­ni­to tu­vo co­mo des­tino ha­ce dos años Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, y el que van a vi­si­tar aho­ra, en prin­ci­pio tam­bién con Car­lo­ta, es Ca­na­dá. Tres paí­ses que son miem­bros de la Com­mon­wealth, cu­yo je­fe de es­ta­do es la rei­na de In­gla­te­rra y en el que el men­sa­je de con­ti­nui­dad di­nás­ti­ca tie­ne es­pe­cial im­por­tan­cia. So­bre to­do, pa­ra una mo­nar­quía tan vi­sual co­mo la bri­tá­ni­ca. Y es que, a di­fe­ren­cia de la es­pa­ño­la, que se co­mu­ni­ca tam­bién con ges­tos y dis­cur­sos, la in­gle­sa uti­li­za prin­ci­pal­men­te las imá­ge­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.