SEAN CONNERY EL MI­TO DES­APA­RE­CI­DO

HA­CE UNA DÉ­CA­DA QUE DE SU BO­CA NO SA­LE NI UNA PA­LA­BRA. Y QUE NO SE DE­JA VER. RE­CIÉN CUM­PLI­DOS LOS 86 AÑOS, HA­CE­MOS UN RE­PA­SO POR LA VI­DA PER­SO­NAL, PE­RO TAM­BIÉN CI­NE­MA­TO­GRÁ­FI­CA DEL MÁS MÍ­TI­CO DE LOS HOM­BRES QUE HAN DA­DO VI­DA A JA­MES BOND.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR LUIS NEMOLATO

Hay una es­ce­na en Gold­fin­ger que ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad co­mo uno de las ci­mas de la fle­ma bri­tá­ni­ca y que tam­bién sir­ve pa­ra de­fi­nir, me­jor que nin­gu­na, al agen­te 007 por an­to­no­ma­sia, con per­mi­so de Ro­ger Moo­re. Sean Connery se en­cuen­tra ma­nia­ta­do so­bre una plan­cha de oro mien­tras un ra­yo lá­ser va cor­tan­do el me­tal en­tre sus pier­nas co­mo si fue­ra man­te­qui­lla, apro­xi­mán­do­se po­co a po­co a la zo­na más vi­ril de es­te ti­tán de la in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca. Y así, a es­ca­sos cen­tí­me­tros del co­mien­zo de la ma­ne­ra de su pan­ta­lón, el pér­fi­do Gold­fin­ger le suel­ta una cha­pa so­bre lo que des­de pe­que­ño sig­ni­fi­có el oro pa­ra él. Pe­ro Bond es­tá a otra co­sa: in­ten­tan­do es­ca­par. Se re­tuer­ce lo jus­to y ne­ce­sa­rio y su­da lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra no ser des­cor­tés con quien le in­fli­ge se­me­jan­te tor­tu­ra, pe­ro cuan­do des­cu­bre que su in­ter­lo­cu­tor ne­ce­si­ta una con­tes­ta­ción, res­pon­de: «Qué es­pe­ra que le di­ga?». Y, per­dien­do los ner­vios, Gold­fin­ger gri­ta: «¡Es­pe­ro que mue­ra!». Por su­pues­to, Bond no mo­ri­ría en aque­lla oca­sión ni en otras… Pe­ro el hom­bre más ma­cho al nor­te del Can­tá­bri­co ha cum­pli­do los 86 años to­tal­men­te des­apa­re­ci­do. Ha­ce unos me­ses, lle­ga­ba la fal­sa no­ti­cia de su fa­lle­ci­mien­to a cau­sa de una pul­mo­nía... An­tes, a par­tir de una en­tre­vis­ta a su ami­go Mi­chael Cai­ne en un ta­bloi­de ale­mán co­rría el ru­mor de que su­fría Alz­héi­mer, al­go que sus agen­tes des­min­tie­ron. Pe­ro, des­de ha­ce una dé­ca­da, de sus la­bios, no he­mos sa­bi­do na­da. De he­cho, es el mis­mo tiem­po en el que ni si­quie­ra se le ha vis­to el bi­go­te… A sus fie­les so­lo nos que­da re­cor­dar­lo co­mo pa­só con la Gar­bo o la Die­trich: ale­ja­do del mun­do cuan­do su piel co­men­zó pá­li­da­men­te a aper­ga­mi­nar­se. Nos que­da re­cor­dar­lo sí, pe­ro fe­li­ci­tar­lo tam­bién por ese cum­plea­ños, se­ñor Bond. Sí, Bond, por­que nun­ca ha ha­bi­do ni ha­brá otro 007 co­mo él. Por mu­cho que lo dis­pa­ra­ran, ata­ran, des­po­ja­ran de sus tra­jes de la­na fría o ara­ña­ran su ca­ra, su allu­re re­fi­na­da que­da­ba in­tac­ta. Era un per­fec­to ado­nis ya fue­ra con unos an­dra­jos de­jan­do su cuer­po ca­si des­nu­do –y qué cuer­po– o ves­ti­do con un tra­je de tweed en gri­sa­glia y cha­le­co cru­za­do. Connery qui­so qui­tar­se el Sam­be­ni­to de 007. Él mis­mo di­jo que ja­más, ocu­rrie­ra lo que ocu­rrie­ra, por muy po­bre co­mo una ra­ta que le de­ja­ran sus ex o el fis­co que tam­po­co, por­que se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.