JU­LEN LO­PE­TE­GUI

Su vi­da fue­ra del cam­po.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR ANA GUE­RRA

Un mes y una se­ma­na an­tes de ce­le­brar su 50 cum­plea­ños, a Ju­len Lo­pe­te­gui le ha­cían uno de los me­jo­res re­ga­los de su vi­da. La Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol anun­cia­ba que el an­ta­ño en­tre­na­dor de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res de La Ro­ja –y del Real Ma­drid Cas­ti­lla, Ra­yo Va­lle­cano y Opor­to– era el ele­gi­do pa­ra to­mar el re­le­vo de Vi­cen­te del Bos­que. Ha­ce unos días de­bu­tó de ma­ne­ra ofi­cial con un aplas­tan­te 8-0 fren­te a Lien­ches­tein. Al Ju­len pro­fe­sio­nal lo co­no­ce­mos más que de so­bra des­de que de­bu­ta­ra a prin­ci­pios de los 80 ba­jo los pa­los del fi­lial de la Real So­cie­dad. ¿Pe­ro có­mo es su vi­da cuan­do se qui­ta el chán­dal? ¿Có­mo fue su in­fan­cia? ¿Qué otras in­quie­tu­des tie­ne?

UNA SA­GA DE FORZUDOS

Na­ci­do en la lo­ca­li­dad gui­puz­coa­na de As­tea­su, Ju­len y sus dos her­ma­nos cre­cie­ron a la som­bra de su pa­dre, uno de los hom­bres más fuer­tes del País Vas­co: Jo­sé An­to­nio Lo­pe­te­gui, ‘Age­rre II’, fa­mo­so le­van­ta­dor de pie­dras cu­yo apo­do res­pon­día al di­mi­nu­ti­vo del ca­se­río fa­mi­liar, Age­rreon­do. Un hom­bre tan fuer­te co­mo tra­ba­ja­dor que, jun­to a su es­po­sa, re­gen­ta­ba un asador

en la plan­ta ba­ja de su do­mi­ci­lio y en el que, co­mo re­cuer­da el her­mano ma­yor de Ju­len, Jo­xean, sus hi­jos echa­ban una mano cuan­do así se les re­que­ría. A Jo­sé An­to­nio pa­dre le ofre­cie­ron un buen pu­ña­do de mi­les de pe­se­tas por de­jar­lo to­do y aden­trar­se en el mun­do del bo­xeo, pe­ro de­cli­nó la ofer­ta pa­ra se­guir de­di­ca­do a lo que real­men­te le im­por­ta­ba en la vi­da: su fa­mi­lia.

LA SEN­DA DE SU PA­DRE

«Ju­len te­nía una plan­ta es­pec­ta­cu­lar y, ade­más, era ru­bio. Se de­ja­ba que­rer», un ami­go re­cuer­da en Las Pro­vin­cias el enor­me éxi­to que te­nía en­tre las mu­je­res des­de muy jo­ven, cuan­do iban a las fies­tas de los pue­blos y ellas so­lo se fi­ja­ban en él. Él es uno de esos ami­gos que ha­ce unas se­ma­nas le hi­cie­ron un sen­ti­do ho­me­na­je en su tie­rra tras el nom­bra­mien­to ofi­cial co­mo sus­ti­tu­to del Mar­qués Del Bos­que. Y si su pa­dres y sus tíos se de­di­ca­ban a de­por­tes don­de se ex­hi­bía la fuer­za, a Ju­len le dio por el fút­bol –a su her­mano Jo­xean, por el fron­tón, prác­ti­ca en la que des­ta­có du­ran­te dos dé­ca­das–. En ese mun­do al­can­zó la glo­ria: co­mo fut­bo­lis­ta, co­mo en­tre­na­dor… y co­mo ma­ri­do. Sí, por­que fue tam­bién en la ór­bi­ta del ba­lom­pié don­de co­no­ció a la que es su es­po­sa: Ro­sa Ma­que­da. El ape­lli­do les se­rá fa­mi­liar a los fut­bo­le­ros, por­que es her­ma­na de quien com­par­tie­ra ves­tua­rio en el Real Ma­drid con Ju­len Lo­pe­te­gui, Juan Jo­sé Ma­que­da. Era 1989 cuan­do Ju­len co­men­za­ba a via­jar con la pri­me­ra plan­ti­lla y su co­le­ga le pre­sen­ta­ba a Ro­sa. Po­co des­pués se ca­sa­ban y siem­pre ha permanecido en un dis­cre­tí­si­mo se­gun­do plano. Co­mo él. Ni en la épo­ca de má­xi­ma po­pu­la­ri­dad del can­cer­be­ro fue­ron un ma­tri­mo­nio que apa­re­cie­ra en los me­dios. Va­mos, una his­to­ria

Arri­ba, di­ri­gien­do uno de sus pri­me­ros en­tre­na­mien­tos de La Ro­ja. Ba­jo es­tas lí­neas, sus tres hi­jos, de 21, 16 y 13 años. Aba­jo, el se­lec­cio­na­dor con su es­po­sa, Ro­sa Ma­que­da, her­ma­na del mí­ti­co ju­ga­dor del Real Ma­drid Juan Jo­sé Ma­que­da.

El pa­dre de Ju­len, Jo­sé An­to­nio, co­no­ci­do co­mo Age­rre II, era cam­peón de le­van­ta­mien­to de pie­dra. En la fo­to, con sus hi­jas, Mi­riam e Idoia, en las ma­nos y Ju­len aba­jo. Su her­mano Jo­xean se es­ca­pó co­rrien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.