“ES­PE­RO NO DE­PEN­DER EMO­CIO­NAL­MEN­TE NUN­CA MÁS DE NA­DIE”

HAY TRA­BA­JOS QUE SIR­VEN PA­RA CE­RRAR LAS HE­RI­DAS. A ELLA LA OBRA DE TEA­TRO ‘NAT­HA­LIE X’ PA­RE­CE HA­BER­LE AYU­DA­DO A OL­VI­DAR­SE DE CIER­TAS DE­PEN­DEN­CIAS EMO­CIO­NA­LES. LA AC­TRIZ VUEL­VE A ES­CE­NA DES­PUÉS DE, CO­MO ELLA MIS­MA CON­FIE­SA, HA­BER RE­CHA­ZA­DO MU­CHOS PA­PE­LES P

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - FO­TOS: ALBERTO BER­NÁR­DEZ

Vuel­ve a los es­ce­na­rios con Nat­ha­lie X y lo ha­ce con­ven­ci­da de que el des­tino ha te­ni­do mu­cho que ver en su de­ci­sión. Una his­to­ria de desamor y ce­los es la que la ha con­ven­ci­do pa­ra re­cu­pe­rar el pul­so con el pú­bli­co y la ilu­sión por la gran pa­sión de su vi­da. Co­ra­zón Seis años fue­ra de los es­ce­na­rios y re­gre­sa co­mo ac­triz. ¿Có­mo ha si­do la vuel­ta?

Cris­ti­na Hi­gue­ras To­do de una ma­ne­ra muy ca­sual. Una tar­de es­ta­ba vien­do en ca­sa la pe­lí­cu­la Ch­loe y pen­sé que me ape­te­cía vol­ver. Mien­tras la veía me di cuen­ta de que era una his­to­ria per­fec­ta pa­ra lle­var al tea­tro y lle­gué a la con­clu­sión de que, des­pués de seis años, te­nía de­lan­te de mis ojos un pro­yec­to per­fec­to pa­ra re­gre­sar. Pe­ro ahí que­dó to­do, en un pen­sa­mien­to. Lo me­jor fue cuan­do, a las dos se­ma­nas, me lle­gó la ofer­ta de ha­cer Nat­ha­lie X, la obra tea­tral en la que es­tá ba­sa­da esa pe­lí­cu­la, pa­ra pro­ta­go­ni­zar­la. Co­mo te­nía cla­ro que me gus­ta­ba, me em­bar­qué sin du­dar­lo.

C. En es­tos seis años, su­pon­go, le ha­brán lle­ga­do mu­chas otras ofer­tas. ¿Qué le hi­zo cam­biar de opi­nión?

C.H. Sí, he te­ni­do mu­chas lla­ma­das, pe­ro nin­gu­na que real­men­te me ape­te­cie­ra. Es­toy en un mo­men­to en el que ha­go so­lo lo que me ape­te­ce. Na­da me ha­bía pro­vo­ca­do su­fi­cien­te ilu­sión, ya que el tea­tro exi­ge un gran sa­cri­fi­cio. Es un tra­ba­jo muy com­ple­jo y si no me ape­te­ce mu­chí­si­mo, no lo acep­to.

C. Es­ta es una his­to­ria con una fuer­te car­ga se­xual.

C.H. Más bien di­ría que tie­ne una car­ga se­xual im­por­tan­te, pe­ro con guan­te de se­da. Es ero­tis­mo ele­gan­te, al­go que los fran­ce­ses ha­cen muy bien –el au­tor es Phi­lip­pe Blas­band– y que el di­rec­tor Car­los Mar­tín

“Es­toy en un mo­men­to de la vi­da en el que ha­go lo que me ape­te­ce”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.