KA­TE MOSS

In­com­bus­ti­ble y re­cién di­vor­cia­da, vuel­ve a la car­ga.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR LUIS NEMOLATO

La apo­da­ban ‘the tank’, que es co­mo lla­man los in­gle­ses a los ca­mio­nes de ba­su­ra. En una noche se apre­ta­ba tres gra­mos de co­ca y una bo­te­lla de vod­ka ella so­li­ta. Fue des­cu­bier­ta con tan so­lo 14 años. Lla­mó la aten­ción su den­ta­du­ra im­per­fec­ta y su as­pec­to de he­roi­nó­ma­na. En 1995 se col­gó de Johnny Depp. En la fies­ta de su 21 cum­plea­ños irrum­pió la po­li­cía por la mí­ti­ca so­bre­do­sis de Ja­son Do­no­van. Cuan­do Depp la de­jó, co­men­zó una re­la­ción a tres ban­das con Sa­die Frost y el ma­ri­do de es­ta, Ju­de Law. Su 30 cum­plea­ños fue una or­gía. Co­no­ció a Pe­te Doherty y unas fo­tos die­ron al tras­te con to­dos sus con­tra­tos. Un año des­pués se con­vir­tió en la mo­de­lo me­jor pa­ga­da de la his­to­ria. Es la super top más top de to­dos los tiem­pos. Mi­de 1,68 m y aho­ra, des­pués de de­jar la agen­cia que la des­cu­brió, ha de­ci­di­do mon­tar la su­ya pro­pia y ha di­cho: «No quie­ro gen­te gua­pa, sino gen­te que quie­ra can­tar, bai­lar o ac­tuar: quie­ro crear es­tre­llas». No quie­re ca­ras bo­ni­tas. Na­tu­ral, ella nun­ca se ca­rac­te­ri­zó por ser­lo. Dien­tes tor­ci­dos, mi­ra­da abi­sal, pier­nas co­mo alam­bres y, sin em­bar­go, un icono de nues­tro

tiem­po y mo­de­lo trend­set­ter don­de las ha­ya. La agen­cia Storm la des­cu­brió cuan­do aun no te­nía pe­cho –si­gue sin te­ner­lo– y ha­ce unos me­ses, de­ci­dió des­pe­dir­se, 27 años des­pués de fir­mar su re­la­ción, pa­ra mon­tar la su­ya pro­pia jun­to a su ex­má­na­ger Lucy Bax­ter. Por aho­ra, tie­ne un do­mi­nio www.ins­ta­gram. com/ka­te­mos­sa­gency. Sí, en IG. Col­gó una fo­to y en un mi­nu­to su­pe­ra­ba los 300.000 fo­llo­wers. Y al tiem­po que sue­nan cam­pa­nas de bo­da a su al­re­de­dor, ha si­do vis­ta –quién sa­be si bus­can­do ofi­ci­na– por las ca­lles de Lon­dres co­mo una ho­me­less más de South Bank.

LA CAL­MA EN SU VI­DA

Si bien pa­ra su 41 cum­plea­ños con­ce­día una en­tre­vis­ta en la que de­cía: «Bas­ta de tor­be­lli­nos, de amo­res lo­cos, de es­cán­da­los y fies­tas exa­ge­ra­das. Pa­so. Ya no soy una ca­mo­rris­ta. Es­tos cua­ren­ta y tan­tos se me han pa­sa­do en un sus­pi­ro. No me he da­do cuen­ta. Pe­ro, aun­que no me sien­to vie­ja, ya no sal­go sin rum­bo, lo­cal tras lo­cal. Hago una vi­da tran­qui­la con mi ma­ri­do, mi hi­ja y el pe­rro», con 42, ha vuel­to a las an­da­das. «Soy una ca­mo­rris­ta y no te ima­gi­nas có­mo». Es­te ve­rano se di­jo que se ca­sa­ba con su nue­vo no­vio, Ni­ko­lai von Bis­marck. The Sun pu­bli­ca­ba que el lu­gar ele­gi­do iba a ser la is­la grie­ga de Hi­dra, y que se­ría «una ce­re­mo­nia sen­ci­lla con unos cuan­tos ami­gos y sus fa­mi­lias». Eso sí, sin fe­cha, por­que de­pen­día del divorcio de la mo­de­lo con el gui­ta­rris­ta de The Kills, Jai­me Hin­ce. Esa mis­ma se­ma­na, Ni­ko­lai se de­fe­nes­tra­ba en la ca­sa de cam­po de Ka­te des­pués de in­ge­rir unas se­tas alu­ci­nó­ge­nas. ¿Se equi­vo­có de bol­sa cuan­do que­ría ha­cer unos cham­pi­ño­nes al aji­llo? ¿O es que Ka­te ha vuel­to a las an­da­das? ¿Es el prin­ci­pio del

LAR­GA Y PRO­LÍ­FI­CA CA­RRE­RA Du­ran­te sus ca­si 30 años co­mo mo­de­lo, Moss ha si­do ima­gen de cien­tos de fir­mas y se ha con­ver­ti­do en una mar­ca en sí mis­ma que es si­nó­ni­mo de éxi­to des­de que con 14 años un fo­tó­gra­fo la des­cu­brie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.