HAILEY BALD­WIN

"No quie­ro ser ac­triz de mo­men­to".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - NEWS - POR TE­RE­SA BA­RRIOS

Ase­gu­ra so­bre sí mis­ma que es di­ver­ti­da, enér­gi­ca y ca­ri­ño­sa. Na­die lo di­ría. Se­ria, dis­tan­te y con cier­to ai­re de en­fa­do per­pe­tuo se ajus­ta más a lo que vi­mos ha­ce unos días, cuan­do nos en­con­tra­mos con ella en Lon­dres. Y eso que ha­bía una mar­ca de­trás con su co­rres­pon­dien­te cheque re­ple­ti­to de ce­ros pa­ra que Hay­ley se mos­tra­se ama­ble. «No es­toy de­ma­sia­do enér­gi­ca aho­ra mis­mo por­que ten­go una in­fec­ción en las amíg­da­las». Qué ma­la suer­te tu­vo Aman­cio Or­te­ga. Pa­ra una vez que una de sus mar­cas se vie­ne arri­ba y ce­le­bra al­go, le sa­lió re­gu­lar la co­sa. Aun­que la cul­pa fue de ella, no de la mar­ca. Stra­di­va­rius y su equi­po es­tu­vie­ron im­pe­ca­bles. Fies­tón en su tien­da de Ox­ford St., que se po­bló de gen­te jo­ven, gua­pa y adic­ta a la mo­da. Ese era el hi­lo de unión en­tre mar­ca y per­so­na­je. Y te­nía sen­ti­do. Con más de sie­te mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, Hay­ley Bald­win, de 19 años, en­ca­ja­ba con el es­pí­ri­tu de Stra­di­va­rius a la per­fec­ción: «Tra­ba­jar con ellos fue una de­ci­sión na­tu­ral. No me gus­ta­ría ha­cer­lo con una mar­ca cu­ya ro­pa no me vea uti­li­zan­do». Cohe­ren­te. Y cier­to. Pe­ro te­nía un mal día y no le ape­te­cía de­ma­sia­do aquel jol­go­rio. Co­sas de la edad, ima­gi­na­mos. Por­que acos­tum­bra­da a ser cen­tro de aten­cio­nes, es­tá. Por mu­cho que le mo­les­te: «Me sien­to aco­sa­da on­li­ne y por los pa­pa­raz­zi. En la red pue­des ig­no­rar a la gen­te. Es muy fá­cil. Yo bo­rro los co­men­ta­rios que me ha­cen en mu­chas de las fo­tos que cuel­go. La gen­te cree que por es­tar de­trás de una or­de­na­dor pue­de ser cruel, pe­ro de­pen­de de uno mis­mo acep­tar­lo o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.