PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

EEs lo que de­be es­tar ta­ra­rean­do Brad Pitt es­tos úl­ti­mos días. La le­gen­da­ria can­ción de Dy­lan y tan bien en­to­na­da por Joan Baez re­sue­na al me­nos en el ai­re. 50 años des­pués de la com­po­si­ción de la com­po­si­ción de Fa­re­well An­ge­li­na, al­go tan ca­sual une la le­tra de es­ta can­ción con la pa­re­ja más me­diá­ti­ca del ce­lu­loi­de ac­tual. Se ale­jan, se di­cen adiós an­te la «tris­te­za» de uno y la de­ci­si­va ac­ti­tud de la otra.

Cuan­do tu­ve a la Jo­lie fren­te a fren­te sen­tí que te­nía de­lan­te a al­guien frá­gil y fé­rrea a la vez. Me dio la im­pre­sión de que la ac­triz lle­va­ba po­co tiem­po per­do­nán­do­se la vi­da y per­mi­tién­do­se li­cen­cias. Me­nu­da en ta­ma­ño, me pa­re­ció gran­de en ac­ti­tud y ges­to. Mien­tras sus hi­jos se ba­ña­ban en la pis­ci­na del ho­tel en el que nos hos­pe­dá­ba­mos to­dos en Can­cún, la pro­duc­to­ra nos iba de­jan­do pa­sar a en­tre­vis­tar­la du­ran­te unos mi­nu­tos y yo de­bía vol­ver a Es­pa­ña con la en­tre­vis­ta pa­ra emi­tir­la en Co­ra­zón. La char­la fue cor­ta y cui­da­da, cen­trán­do­nos en asun­tos de tra­ba­jo y un po­co de su vi­da en fa­mi­lia. To­do co­mo ca­bía es­pe­rar. Fue un en­cuen­tro me­di­do al mi­lí­me­tro por sus agen­tes y co­me­di­do por su par­te. Ni una pa­la­bra más allá de lo apa­ren­te­men­te es­ti­pu­la­do y cui­dan­do los ges­tos de ma­ne­ra ca­si au­tó­ma­ta, to­do hay que de­cir­lo. Con­si­de­ra­da y ama­ble, des­pués, fue­ra de mi­cró­fo­nos, nos pu­si­mos a ha­blar so­bre adop­cio­nes co­mo ma­dre sol­te­ra y de­más asun­tos co­mo si tal co­sa, in­tere­sán­do­se por mis pro­ce­sos y con­tán­do­me ella có­mo se ha­bían ges­ta­do los su­yos. Ima­gi­né que no de­bía ser del to­do fá­cil ser An­ge­li­na Jo­lie a to­das ho­ras. Fue so­lo una in­tui­ción y creo que no me equi­vo­co.

¿Has­ta qué pun­to ha si­do ca­paz la ac­triz de crear el es­ce­na­rio de vi­da que ella hu­bie­ra que­ri­do? ¿Dón­de em­pie­za su vi­da real pa­ra de­jar pa­so al es­ca­pa­ra­te? ‘Ar­mar’ un en­tra­ma­do fa­mi­liar, a ve­ces nó­ma­da, y an­te to­do plu­ral, dán­do­le un to­que de co­ti­dia­ni­dad na­tu­ral y se­re­na, re­quie­re un ar­te que pa­re­ce que so­lo nues­tros abue­los po­dían con­se­guir.

Cuan­do co­no­ció a An­ge­li­na, a Pitt le de­bió lle­gar ca­si to­do he­cho y lo acep­tó de bue­na gana, se­gún afir­ma­ba, por­que por otro la­do, es di­fí­cil ha­cer­le as­cos a una se­ño­ra co­mo la Jo­lie. De­jó atrás un pa­sa­do con­ven­cio­nal y se lan­zó a la aven­tu­ra de amar sin con­di­cio­nes. Jun­tos se em­bar­ca­ron du­ran­te 12 años no so­lo en un sue­ño de fa­mi­lia, sino en pro­yec­tos hu­ma­ni­ta­rios sin los cua­les la ac­triz pa­re­cía no con­ce­bir su ra­zón de ser. Y el se­ñor y la se­ño­ra Smith ca­mi­na­ron jun­tos has­ta hoy.

«De­bo mar­char­me», di­ce la can­ción. Y quién sa­be si qui­zá era lo me­jor pa­ra ellos. No es la pri­me­ra pa­re­ja que se di­ce adiós en Holly­wood, pe­ro lo cier­to es que cuan­do sal­tó la no­ti­cia, mu­chos po­nían ca­ra asom­bro. Co­mo si se rom­pie­ra una par­te de ellos tam­bién. Cu­rio­so. Aho­ra que­da pro­cu­rar que una rup­tu­ra tan so­na­da no res­que­bra­je un sue­ño de fa­mi­lia que ella tan­to an­he­ló y de­je huér­fa­nos de ilu­sión a los más pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.