LA EX­TRA­ÑA PA­RE­JA

SO­LO ELLOS MIS­MOS EN­TEN­DÍAN SU EX­TRA­VA­GAN­TE RE­LA­CIÓN. EL AMOR PLATÓNICO EN­TRE AM­BOS DU­RÓ MÁS DE TRES DÉ­CA­DAS. AUN HOY SU AMIS­TAD SI­GUE SIEN­DO EL MA­YOR DE LOS MIS­TE­RIOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - REPORTAJE - POR IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE

Sen­ta­dos a los pies de un enor­me ár­bol de Na­vi­dad, abrían jun­tos los re­ga­los en­tre bro­mas y gri­tos. Pa­re­cían dos ni­ños des­cu­brien­do sus nue­vos ju­gue­tes por pri­me­ra vez. Eso sí, con to­do el gla­mur de las es­tre­llas de Holly­wood: ella en ca­mi­són blan­co y él en pi­ja­ma de se­da ro­jo y som­bre­ro. Aque­llas eran las pri­me­ras Na­vi­da­des de Mi­chael Jack­son. Su ami­ga, Eli­za­beth Tay­lor, se ha­bía em­pe­ña­do en ce­le­brar­las: en­ga­la­nó Ne­ver­land con lu­ces y de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas y lle­nó el sa­lón de re­ga­los. Nun­ca has­ta aquel di­ciem­bre de 1993 Jack­son ha­bía ce­le­bra­do es­tas fies­tas. La doc­tri­na de los Tes­ti­gos de Jeho­vá, a la que el can­tan­te ha­bía per­te­ne­ci­do has­ta en­ton­ces, no le per­mi­tía ha­cer­lo. El ví­deo ca­se­ro que in­mor­ta­li­zó la es­ce­na –y que pue­de ver­se en You­Tu­be– re­tra­ta­ba per­fec­ta­men­te la fas­ci­nan­te re­la­ción que du­ran­te más de 30 años unió a Jack­son y Tay­lor. Al fin y al ca­bo, nin­guno de los dos ha­bía po­di­do ser sim­ple­men­te un ni­ño… Es de so­bra co­no­ci­da la trau­má­ti­ca in­fan­cia de Jack­son, que se con­vir­tió en una es­tre­lla con ape­nas ocho años can­tan­do jun­to a sus her­ma­nos en la ban­da fa­mi­liar The Jack­son Fi­ve y que tu­vo que aguan­tar la fé­rrea dis­ci­pli­na –y los ma­los tra­tos– de su pa­dre, Joe. Tay­lor, que co­no­ció la fa­ma con 12 años cuan­do una de sus pri­me­ras pe­lí­cu­las, Na­tio­nal Vel­vet, se con­vir­tió en un éxi­to, tam­bién tu­vo que so­por­tar a un pa­dre al­cohó­li­co que la pe­ga­ba. Y esa in­fan­cia trau­má­ti­ca, que com­par­tían y de la que so­lían ha­blar a me­nu­do, les unió pa­ra siem­pre.

EL CO­MIEN­ZO DE LA RE­LA­CIÓN Aho­ra, un li­bro es­cri­to por Do­nald Bo­gle, Eli­za­beth and Mi­chael: The Queen of Holly­wood and the King of Pop, des­ve­la to­dos los se­cre­tos de su ex­tra­ña amis­tad. Sus ca­mi­nos se cru­za­ron en 1984. Tay­lor aca­ba­ba de per­der al gran amor de su vi­da: Ri­chard Bur­ton, fa­lle­ci­do seis me­ses an­tes de una he­mo­rra­gia ce­re­bral ful­mi­nan­te. La ac­triz es­ta­ba lu­chan­do ade­más con­tra una fuer­te adic­ción al al­cohol y los fár­ma­cos que le ha­bía lle­va­do a in­gre­sar en la clí­ni­ca Betty Ford de Los Án­ge­les. Jack­son, en cam­bio, es­ta­ba en la cús­pi­de de su ca­rre­ra. Era el in­dis­cu­ti­ble Rey del pop. Y se mo­ría de ga­nas por co­no­cer­la. En di­ciem­bre de 1984, Jack­son in­vi­tó a la ac­triz a ver uno de los con­cier­tos de su gi­ra en Los Án­ge­les. Tay­lor lle­gó con un sé­qui­to de 30 per­so­nas y al com­pro­bar que des­de su asien­to ape­nas se veía el es­ce­na­rio, se mar­chó. Al día si­guien­te, Jack­son, prác­ti­ca­men­te en­tre lá­gri­mas, le lla­mó pa­ra dis­cul­par­se. Ha­bla­ron du­ran­te tres ho­ras. Des­de aquel día, em­pe­za­ron a lla­mar­se a dia­rio. «Du­ran­te aque­llas con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas, Mi­chael y Eli­za­beth se que­da­ron col­ga­dos el uno del otro», es­cri­be Bo­gle. Po­co des­pués, de­ci­die­ron co­no­cer­se en per­so­na. «Em­pe­za­mos a pa­sar más y más tiem­po jun­tos y nos con­ver­ti­mos en muy bue­nos ami­gos. Nos lo con­tá­ba­mos to­do», di­jo Tay­lor en 2006. En una de sus pri­me­ras ci­tas, Tay­lor in­vi­tó al can­tan­te a to­mar té en su ca­sa de Los Án­ge­les. Jack­son le pre­gun­tó si po­día lle­var a Bub­bles, su chim­pan­cé, y ella, una gran aman­te de los ani­ma­les, acep­tó en­can­ta­da. Era ob­vio que la su­ya no iba a ser

Do­nald Bo­gle aca­ba de pu­bli­car ‘Eli­za­beth and Mi­chael: The Queen of Holly­wood and the King of Pop’, don­de re­ve­la los se­cre­tos de su amis­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.