JACKIE KEN­NEDY, UNA JU­DO­CA FURIOSA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

¿A que nun­ca lo hu­bie­ran ima­gi­na­do? Pues sí. Has­ta las más ele­gan­tes pier­den los ner­vios. Y al­gu­nas, ade­más, son ex­per­tas en ar­tes mar­cia­les. Aun­que pa­ra sor­pre­sa, la del fo­tó­gra­fo, Mel Fin­kels­tein, que pri­me­ro acabó en el sue­lo y des­pués ex­pli­có la lla­ve de ju­do que le hi­zo la ex­pri­me­ra da­ma, icono de la mo­da y, por aquel en­ton­ces, mu­jer del hom­bre más ri­co del mun­do: «Aga­rró mi mu­ñe­ca de­re­cha, pu­so su otra mano en mi co­do iz­quier­do, sa­có un po­co la pier­na y me lan­zó por en­ci­ma de su mus­lo». ¿Y a qué ve­nía tan­ta vio­len­cia? Jackie, jun­to a Onas­sis, ha­bía acu­di­do a ver la pe­lí­cu­la más es­can­da­lo­sa de la épo­ca, una pro­duc­ción sue­ca lla­ma­da Soy cu­rio­sa (ama­ri­llo), que se­guía los pa­sos de una chi­ca de 20 años, in­cluía nu­me­ro­sos des­nu­dos y ha­bía si­do ca­li­fi­ca­da de por­no­grá­fi­ca. En cuan­to am­bos lle­ga­ron al ci­ne, el en­car­ga­do lla­mó a los fo­tó­gra­fos y a par­tir de ahí se lío to­do. Jackie es­ta­ba en el ves­tí­bu­lo, vio las cá­ma­ras, no qui­so ser re­tra­ta­da jun­to al pós­ter de la cin­ta y exi­gió que les ex­pul­sa­ran. Los pa­pa­raz­zi si­guie­ron fo­to­gra­fián­do­la des­de fue­ra, ella de­ci­dió mar­char­se y, ya en la ca­lle, pu­so en prác­ti­ca sus no­cio­nes de de­fen­sa per­so­nal. Onas­sis, mien­tras, se que­dó sen­ta­do en su bu­ta­ca, sin echar de­ma­sia­do de me­nos a su mu­jer, e in­clu­so cuen­tan que se en­fa­dó cuan­do en­tra­ron sus guar­daes­pal­das y le dis­tra­je­ron con­tán­do­le lo que ha­bía ocu­rri­do. Al vie­jo Ari, pa­re­ce, le es­ta­ba gus­tan­do la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.