AGEN­DA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ENTREVISTA EXCLUSIVA - POR ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS

NNo es fá­cil de­jar de ser el Rey; menos aun cuan­do uno lo ha si­do du­ran­te 38 años y me­dio. Sin em­bar­go, don Juan Car­los te­nía muy cla­ro que, en cuan­to ab­di­ca­ra, se pon­dría a dis­po­si­ción de su hi­jo y su vi­da cam­bia­ría ra­di­cal­men­te. Des­de en­ton­ces, han pa­sa­do dos años y cua­tro me­ses en los que don Felipe le ha en­car­ga­do que le re­pre­sen­ta­ra en 43 ac­tos y via­jes.

En es­te tiem­po, a pe­ti­ción del Go­bierno es­pa­ñol, don Juan Car­los ha cruzado diez ve­ces el océano Atlán­ti­co, la ma­yo­ría para asis­tir a las to­mas de po­se­sión de pre­si­den­tes ibe­roa­me­ri­ca­nos, pe­ro tam­bién para re­pre­sen­tar a Es­pa­ña en ac­tos co­mo la inau­gu­ra­ción del Ca­nal de Pa­na­má o la fir­ma de los fa­lli­dos acuer­dos de paz en Co­lom­bia. Unos en­car­gos que, a sus 78 años, el Rey pa­dre ha cum­pli­do dis­ci­pli­na­da­men­te, fue­ran de su agra­do o no. Don Juan Car­los siem­pre ha cum­pli­do es­cru­pu­lo­sa­men­te sus fun­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les. Era en el te­rreno pri­va­do don­de le gus­ta­ba sal­tar­se de vez en cuan­do las nor­mas, y eso le pa­só fac­tu­ra. Pe­ro aho­ra es­tá vi­vien­do una nue­va eta­pa en la que tra­ta de lle­var una vi­da discreta. Sa­be que la Co­ro­na es un bar­co en el que via­jan to­dos, y lo que uno ha­ga afec­ta a los de­más, para bien o para mal.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta nue­va eta­pa es que ha ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te el nú­me­ro de noticias in­có­mo­das para la Fa­mi­lia Real, en­tre otras ra­zo­nes por­que don Felipe y do­ña Le­ti­zia pro­cu­ran no ali­men­tar­las, aun­que aun que­da la tra­ca fi­nal del ca­so Nóos, he­re­da­do de tiem­pos pa­sa­dos. Mien­tras tan­to, don Juan Car­los si­gue sien­do el ob­je­ti­vo de de­ter­mi­na­da pren­sa hos­til, que le atri­bu­ye sin prue­bas al­gu­nas nue­vas amis­ta­des fe­me­ni­nas o, lo que es peor, com­por­ta­mien­tos cen­su­ra­bles. Sa­be­do­res de que el Pa­la­cio de la Zar­zue­la no des­mien­te las noticias fal­sas, un me­dio pu­bli­có y otros se apre­su­ra­ron a di­fun­dir que don Juan Car­los ha­bía ofre­ci­do dos mi­llo­nes de eu­ros a Ma­nos Lim­pias para que re­ti­ra­ra la acu­sa­ción con­tra la In­fan­ta Cris­ti­na.

LA VI­DA DISCRETA DE DON JUAN CAR­LOS

Nin­gún pe­rio­dis­ta de los que lo pu­bli­ca­ron ca­yó en la cuen­ta de que el su­pues­to in­ter­me­dia­rio de la pro­pues­ta, el mar­qués de Mon­dé­jar, Ni­co­lás Co­to­ner y Co­to­ner, ha­bía fa­lle­ci­do 20 años an­tes. Ni les lla­mó la aten­ción que la mis­ma or­ga­ni­za­ción que pi­dió tres mi­llo­nes al abo­ga­do de la In­fan­ta, Mi­quel Ro­ca, a cam­bio de re­ti­rar la acu­sa­ción, re­cha­za­ra aho­ra, su­pues­ta­men­te, dos mi­llo­nes por ha­cer lo mis­mo. Nin­guno de esos pe­rio­dis­tas se per­ca­tó de que la in­for­ma­ción pro­ce­día de una gra­ba­ción en la que so­lo una per­so­na sa­lía bien pa­ra­da: la abo­ga­da Vir­gi­nia Ló­pez Ne­gre­te, que pre­ci­sa­men­te ese día te­nía que de­cla­rar an­te el juez por pre­sun­tas ex­tor­sio­nes.

Esa pren­sa hos­til tam­po­co quie­re ver el acer­ca­mien­to de don Juan Car­los ha­cia do­ña So­fía, y no so­lo en la vi­da ofi­cial, sino tam­bién en los mo­men­tos pri­va­dos, co­mo se pu­do ver es­te ve­rano du­ran­te su es­tan­cia en Ma­llor­ca o, más re­cien­te­men­te, cuan­do vi­si­ta­ron jun­tos a su hi­ja do­ña Elena en la clí­ni­ca don­de le ope­ra­ron la mu­ñe­ca tras ha­ber­se caí­do del ca­ba­llo. Y es que eso, aun­que sea cier­to, no es es­can­da­lo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.