“EN LA REUNIÓN DE ‘OT’ VOY A DIVERTIRME POR PRI­ME­RA VEZ”

DA­VID BUS­TA­MAN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PORTADA - POR TE­RE­SA BA­RRIOS

No lo dis­fru­tó, no. No, al menos, lo que le hu­bie­ra gus­ta­do. Quin­ce años atrás, Bus­ta­man­te sa­bo­rea­ba un pre­sun­to éxi­to tan ines­pe­ra­do co­mo efí­me­ro. Que to­dos los con­cur­san­tes del fa­mo­so pro­gra­ma de te­le­vi­sión OT sa­lie­ran de gi­ra mu­si­cal y lle­na­ran sus con­cier­tos es­ta­ba di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el fu­ror que des­per­tó aque­lla pri­me­ra edi­ción del concurso. Pe­ro los tiem­pos de glo­ria sue­len ser li­mi­ta­dos y el mer­ca­do de la mú­si­ca, tre­men­da­men­te cruel. De aque­lla pan­di­lla so­lo unos po­cos que­da­ron en pie. Él tu­vo esa suer­te. Suer­te bus­ca­da y muy tra­ba­ja­da. Tres lus­tros ven­dien­do dis­cos, so­nan­do en la ra­dio y com­ple­tan­do afo­ros le han per­mi­ti­do dis­fru­tar, aho­ra sí, de su tra­ba­jo, de su vi­da y de su fa­mi­lia. Aun­que el pro­ce­so no ha­ya si­do fá­cil. Y aun­que ha­ya ne­ce­si­ta­do te­ra­pia para ubi­car­se. Nos lo con­fe­só du­ran­te la re­ga­ta The Ex­tre­me Sai­ling Se­ries que pa­tro­ci­na Land Ro­ver en Lis­boa. Subido en un ca­ta­ma­rán de los que ma­ne­ja Pie­rre Ca­si­rag­hi y a los que lla­man ‘bar­cos vo­la­do­res’. Y con la adre­na­li­na en to­do lo al­to, se­llo vi­tal en su ca­rác­ter. Co­ra­zón Reunión de ‘triun­fi­tos’. ¿Le ape­te­ce? Da­vid Bus­ta­man­te Sí, me ape­te­ce es­tar con la gen­te con quien me cru­cé en su mo­men­to. En­ton­ces, con 1920 años, no me en­te­ra­ba de na­da. Me so­bre­pa­só ab­so­lu­ta­men­te to­do. Aho­ra voy con otras ta­blas. Voy a divertirme por pri­me­ra vez. C. ¿Con­ser­va al­gu­na amis­tad de aque­lla épo­ca? D.B. Soy muy ami­go de Poty, de Ja­vián y de Álex. Ha­blo mu­cho con ellos y nos ve­mos con fre­cuen­cia. Son co­mo her­ma­nos para mí. C. Si se ob­ser­van las ci­fras, mu­si­cal­men­te so­lo han so­bre­vi­vi­do Bisbal y us­ted. D.B. Eso es a vues­tros ojos. Triun­fa­do­res so­mos to­dos por­que de una ma­ne­ra o de otra, to­dos tra­ba­ja­mos. C. ¿No hay ce­los pro­fe­sio­na­les en­tre us­te­des? D.B. No lo sé, en to­das las fa­mi­lias hay de to­do, pe­ro yo no he no­ta­do na­da. Veo her­man­dad y ca­ri­ño de ver­dad. C. Co­men­ta­ba an­tes que le so­bre­pa­só el éxi­to. ¿Có­mo lo­gró adap­tar­se? D.B. Es fun­da­men­tal te­ner al la­do a per­so­nas que te ha­gan bien, por­que si no, te pue­des vol­ver lo­co. Yo era muy jo­ven y es­ta­ba re­cién sa­li­do del pue­blo...

“NECESITÉ HA­CER TE­RA­PIA PARA SOBRELLEVAR EL ÉXI­TO”

C. ¿Ne­ce­si­tó te­ra­pia? D.B. A ver, no he lle­ga­do a ir nun­ca a psi­quia­tras, pe­ro sí hi­ce te­ra­pia para sobrellevar el éxi­to. Ha­blé con psi­có­lo­gos que me ayu­da­ron mu­chí­si­mo en ese mo­men­to. Tu vi­da cam­bia de una ma­ne­ra tan bru­tal y tan rá­pi­da que ne­ce­si­tas desaho­gar­te. Es to­do de­ma­sia­do com­pli­ca­do. C. De­bu­ta en bre­ve co­mo ac­tor en la se­rie ‘Amar es para siem­pre’. ¿Qué tal la ex­pe­rien­cia? D.B. Bueno, en reali­dad ha si­do al­go anec­dó­ti­co. Co­mo in­ter­pre­to la can­ción de la ca­be­ce­ra, me lla­ma­ron para ha­cer un cameo. Te­nía mu­chí­si­mas ga­nas de ha­cer­lo, pe­ro lo pa­sé fa­tal. Mu­chos ner­vios. En una de las es­ce­nas te­nía que be­ber una bo­te­lla de agua y me tem­bla­ba la mano. Pe­ro me lo pa­sé muy bien. C. ¿Tan bien co­mo para re­pe­tir y lan­zar­se co­mo ac­tor? D.B. No tan­to... Lo mío es la mú­si­ca y si al­gún día sur­ge una opor­tu­ni­dad, pues en­can­ta­do, pe­ro mi par­ce­la de mo­men­to es otra. C. ¿No tra­ba­ja­ría con Pau­la Eche­va­rría? D.B. Nun­ca. No­so­tros so­mos muy se­rios con nues­tro tra­ba­jo. Si nos unié­ra­mos en al­go así, ya no se ha­bla­ría de nues­tra pro­fe­sión, sino de no­so­tros co­mo pa­re­ja, y nos ne­ga­mos ro­tun­da­men­te. Es ri­dícu­lo mez­clar.

“Nun­ca tra­ba­ja­ría con Pau­la. So­mos muy se­rios con nues­tro tra­ba­jo. Se­ría ri­dícu­lo mez­clar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.