LOS DE­MO­NIOS DE NI­NA

SU MÚ­SI­CA LA CON­VIR­TIÓ EN LA SA­CER­DO­TI­SA DEL ‘JAZZ’. SU COM­PRO­MI­SO SO­CIAL LA HI­ZO SÍM­BO­LO DE LA LU­CHA DE LOS NE­GROS NOR­TE­AME­RI­CA­NOS CON­TRA LA DIS­CRI­MI­NA­CIÓN. Y SU VI­DA FUE LA PRUE­BA DE QUE EL GE­NIO NO DA LA FE­LI­CI­DAD. UN DO­CU­MEN­TAL PRE­MIA­DO CON UN EMMY RE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - RE­POR­TA­JE - POR CAR­LOS AL­CE­LAY

Di­me un so­lo ge­nio en es­te mun­do que ha­ya te­ni­do una vi­da fe­liz, que no ha­ya con­vi­vi­do con la tra­ge­dia». A Li­sa Si­mo­ne le bas­ta una fra­se pa­ra es­bo­zar la tris­te­za y el or­gu­llo que se agol­pan cuan­do re­cuer­da a su ma­dre, a la que veía llo­rar de so­le­dad con tan­ta ra­bia co­mo la que le ser­vía pa­ra lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción ra­cial, y quien la mal­tra­ta­ba en sus arre­ba­tos vio­len­tos que na­cían de una amar­gu­ra que gri­ta­ba tam­bién des­de sus can­cio­nes. Tal vez no siem­pre el ta­len­to y el dra­ma sean inevi­ta­bles com­pa­ñe­ros de via­je, pe­ro sin du­da so­lo esos atri­bu­tos ex­pli­can la exis­ten­cia de Ni­na Si­mo­ne, la ‘ni­ña pro­di­gio’ en sus co­mien­zos, la ‘sa­cer­do­ti­sa del jazz’ en su ma­du­rez y una de las cien me­jo­res can­tan­tes de to­dos los tiem­pos se­gún la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne. En­tre ese le­ga­do emer­gen los de­mo­nios: la mu­jer que ne­ce­si­ta­ba ser ama­da.

SO­BRE EL ES­CE­NA­RIO Mu­cho de to­do ello se per­ci­bía cuan­do en sus con­cier­tos se sen­ta­ba fren­te al piano ves­ti­da con una mi­ra­da du­ra y una voz de ma­de­ra no­ble que trans­for­ma­ba las no­tas en emo­cio­nes. La ac­triz Ju­lie Delpy la des­cri­bía así a Ethan Haw­ke en una se­cuen­cia de la pe­lí­cu­la An­tes del atar­de­cer (2004): «Era fa­bu­lo­sa y muy gra­cio­sa en con­cier­to. Es­ta­ba en me­dio de una can­ción y de re­pen­te se de­te­nía y ca­mi­na­ba has­ta el bor­de del es­ce­na­rio. Co­men­za­ba a ha­blar con al­guien del pú­bli­co y le de­cía que le que­ría. Y lue­go vol­vía. Se to­ma­ba su tiem­po, sin pri­sa. Te­nía un tra­se­ro gran­de y bo­ni­to. Lle­ga­ba al piano y to­ca­ba un po­co más, y en­ton­ces co­men­za­ba otra can­ción en me­dio de la otra». Delpy ha­bla­ba de sus úl­ti­mos años so­bre el es­ce­na­rio, cuan­do, al fin, cum­pli­dos los 60, le fue diag­nos­ti­ca­do y tra­ta­do el tras­torno bi­po­lar que pro­vo­có en gran me­di­da su ca­rác­ter tor­tuo­so e ines­ta­ble. Es pro­ba­ble que, co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.