EN­TIE­RRO DE TI­NA LIVANOS ONASSIS NIARCHOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - LO ÚLTIMO -

Su vida, co­mo ocu­rrió siem­pre con los Onassis y con quie­nes em­pa­ren­ta­ron con ellos, se mo­vió en­tre el cu­le­brón y la tra­ge­dia, aun­que al fi­nal pu­do más lo se­gun­do. ¿Se sui­ci­dó o no se sui­ci­dó? Ofi­cial­men­te mu­rió por un edema pul­mo­nar. Otra co­sa es que to­do el mun­do crea que fue una so­bre­do­sis. Pe­ro me­jor em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. At­hi­na Mary Livanos, más co­no­ci­da co­mo Ti­na, era hi­ja de Sta­vros Livanos, el ar­ma­dor más po­de­ro­so y ri­co de la épo­ca. Le se­guían, en di­ne­ro y am­bi­ción, Aris­tó­te­les Onassis y Sta­vros Niarchos. Los dos qui­sie­ron ca­sar­se con Ti­na. Ga­nó el pri­me­ro y jun­tos tu­vie­ron dos hi­jos: Ale­xan­der y Ch­ris­ti­na. Mien­tras, Niarchos se ca­só con la otra hi­ja de Livanos, Eu­ge­nia. Aun­que las co­sas no iban a que­dar así, por­que a Onassis se le cru­zó la Ca­llas, Ti­na se ca­só con el du­que de Marl­bo­rough y Eu­ge­nia apa­re­ció muer­ta en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias. ¿Se sui­ci­dó o Niarchos tu­vo al­go que ver en su muer­te? Des­pués de mil sos­pe­chas y de in­ves­ti­gar el ca­so, la jus­ti­cia grie­ga le exo­ne­ró de cul­pa y él, so­lo un año des­pués, se ca­só con su cu­ña­da Ti­na, que aca­ba­ba de di­vor­ciar­se. Has­ta ahí el cu­le­brón. La tra­ge­dia fue el fa­lle­ci­mien­to de Ale­xan­der Onassis en un ac­ci­den­te. ¿Eso lle­vó a Ti­na a aca­bar con su vida? Po­dría ser. Tras su muer­te, su hi­ja Ch­ris­ti­na –en el centro de la fo­to– de­man­dó a Niarchos –a la de­re­cha– pa­ra que le de­vol­vie­ra la for­tu­na y las jo­yas de su ma­dre. El viu­do aca­bó ce­dien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.