PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PARTY TIME - POR AN­NE IGARTIBURU

QQue la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en ca­si to­dos los ám­bi­tos de la sociedad es aun una asig­na­tu­ra pen­dien­te es una ob­vie­dad y, aun­que me gus­ta siem­pre des­ta­car to­do lo re­co­rri­do y con­se­gui­do, hay ve­ces que de­bo de­te­ner­me y ha­cer una re­fle­xión y, por qué no, un gri­to en for­ma de pre­gun­ta al vien­to, ese en el que Bob Dy­lan di­ce que es­tá la res­pues­ta. No nos ca­be en la ca­be­za que ha­ya hom­bres que mues­tren su frus­tra­ción, ira y odio con­tra las mu­je­res de la ma­ne­ra más bru­tal y do­lo­ro­sa que se pue­de ima­gi­nar. Una mues­tra más de in­se­gu­ri­dad mal ca­na­li­za­da que so­lo su­pe­ran a ba­se de fuer­za y vio­len­cia, bien sea ver­bal o fí­si­ca.

¿Qué nos es­tá pa­san­do pa­ra que nos es­te­mos ca­si acos­tum­bran­do a ello y vea­mos con re­la­ti­va nor­ma­li­dad ges­tos, co­men­ta­rios, abu­sos, in­sul­tos, gol­pes, ve­ja­cio­nes y ame­na­zas dán­do­los por he­cho? Que­da ca­si to­do en no­ti­cia atroz y des­pre­cia­ble y has­ta lo de­ci­mos en voz al­ta, sa­can­do nues­tro co­men­ta­rio más des­pec­ti­vo pa­ra ellos, pe­ro es­ta­mos de­ma­sia­do ocu­pa­dos en nues­tros asun­tos y no nos de­te­ne­mos más, a ve­ces por el te­mor a sen­tir más do­lor del que pu­dié­ra­mos so­por­tar. Y es que ver imá­ge­nes y re­crea­cio­nes de lo que su­pues­ta­men­te pa­só nos in­quie­ta y asus­ta de­ma­sia­do. Y nos de­vuel­ve a una ni­ñez vul­ne­ra­ble.

Cre­cer con el mie­do en Ciu­dad Li­neal –por de­cir un lu­gar de ac­tua­li­dad– ha­ce que nues­tras ni­ñas sien­tan que de­ben ser ne­ce­sa­ria­men­te cau­tas. Es lo que les ha que­da­do, por­que sien­ten ese fan­tas­ma cer­ca y los pa­dres tam­bién te­men. ¿Por qué de­ben vi­vir te­me­ro­sas? Co­le­gios, pa­dres, co­mu­ni­ca­do­res, re­fe­ren­tes en la sociedad pa­ra mu­chos ni­ños y ado­les­cen­tes son, en gran me­di­da, la me­jor ar­ma y ejem­plo pa­ra que es­to no su­ce­da y ca­na­li­ce­mos nues­tros mie­dos.

En una se­ma­na en la que nos he­mos vol­ca­do en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma y he­mos ce­le­bra­do el día de la Mu­jer es­cri­to­ra, no de­ja­mos de so­por­tar pú­bli­ca­men­te des­acre­di­ta­cio­nes a las mu­je­res en ge­ne­ral. Y a al­gu­na en par­ti­cu­lar por par­te, por ejem­plo, de Do­nald Trump. Un po­lí­ti­co que se ha re­tra­ta­do con su dis­cur­so y sus de­cla­ra­cio­nes sa­lien­do del ties­to de ma­ne­ra ver­gon­zo­sa. Le ha da­do igual que sea ha­cer co­men­ta­rios la­men­ta­bles con­tra mu­je­res de dis­tin­ta ín­do­le. Cuan­do veo hom­bres así, me pre­gun­to qué ti­po de per­so­nas lo edu­ca­ron. O, sin ir más le­jos, el hu­mi­llan­te be­so en el pe­cho a mo­do de gra­cia es­ta se­ma­na pa­sa­da a una mu­jer en una te­le­vi­sión fran­ce­sa, que ha re­cor­da­do que «no es no» a la sociedad del país ve­cino, es un su­ma y si­gue que no sir­ve de ejem­plo pa­ra na­die.

No de­je­mos pa­sar ni una, en un país que ha da­do por he­cho si­tua­cio­nes que nues­tras hi­jas ya re­cha­zan por de­fec­to y que nues­tras ma­dres con­si­guie­ron a ba­se de fir­me­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.