AGENDA DE PA­LA­CIO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - EN PRIVADO CON... - POR AL­MU­DE­NA MAR­TÍ­NEZ-FORNÉS

DDes­pués de tan­tos ac­tos y via­jes en­ca­ja­dos co­mo un puz­le, el Rey vol­ve­rá de Amé­ri­ca al me­dio­día del do­min­go 30, a tiem­po pa­ra fir­mar el im­por­tan­te real de­cre­to que le es­pe­ra en la me­sa de su des­pa­cho y tam­bién pa­ra asis­tir a los aniver­sa­rios de su hi­ja ma­yor, la Prin­ce­sa de Asturias, que cum­ple 11 años es­te 31 de oc­tu­bre, y de su ma­dre, la Rei­na So­fía, que cum­pli­rá 78 el 2 de no­viem­bre. Co­mo don Fe­li­pe re­gre­sa de Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia), don­de la di­fe­ren­cia ho­ra­ria es de sie­te ho­ras en ve­rano, el cam­bio al ho­ra­rio del in­vierno es­pa­ñol le re­du­ci­rá en una el inevi­ta­ble jet lag.

Oc­tu­bre ter­mi­na­rá con un ba­lan­ce de ac­ti­vi­dad que de­be­ría bo­rrar la fal­sa creen­cia de que los Re­yes, es­pe­cial­men­te la Rei­na, no tra­ba­jan los fi­nes de se­ma­na. De he­cho, don Fe­li­pe fi­na­li­za­rá el mes con un fes­ti­vo y tres fi­nes de se­ma­na de tra­ba­jo con­se­cu­ti­vos, y do­ña Le­ti­zia con una fies­ta y dos sá­ba­dos. Es ver­dad que la Rei­na es una de­fen­so­ra de la con­ci­lia­ción de la vi­da per­so­nal y la­bo­ral, y que in­clu­so ha ade­lan­ta­do li­ge­ra­men­te el ho­ra­rio de las ce­nas ofi­cia­les pa­ra ha­cer­lo más ra­cio­nal, pe­ro hay mu­chos ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les que inevi­ta­ble­men­te tie­nen que ce­le­brar­se de no­che o en fes­ti­vo.

Así ha ocu­rri­do es­te mes. A la Fies­ta Na­cio­nal del 12 de oc­tu­bre le si­guió la en­tre­ga de los ga­lar­do­nes de la edi­to­rial Pla­ne­ta la no­che del sá­ba­do 15 en Bar­ce­lo­na y el pa­sa­do fin de se­ma­na, fue­ron los pre­mios Prin­ce­sa de Asturias, pri­me­ro en Ovie­do y al día si­guien­te, en la co­mar­ca de Los Os­cos. Fi­nal­men­te, al Rey tam­bién le es­pe­ra­ba la Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na en Car­ta­ge­na de In­dias, una reunión de je­fes de Es­ta­do a la que do­ña Le­ti­zia no sue­le acu­dir. An­tes, en tiem­pos de do­ña So­fía, el país an­fi­trión so­lía or­ga­ni­zar un pro­gra­ma so­cial y cul­tu­ral pa­ra­le­lo pa­ra las pri­me­ras da­mas, al que tam­bién se apun­ta­ba al­gún con­sor­te mas­cu­lino, pe­ro eso ya for­ma par­te del pa­sa­do.

La Rei­na es­tá mar­can­do un per­fil di­fe­ren­te. En el mes que aho­ra ter­mi­na, do­ña Le­ti­zia ha roto el guion es­ta­ble­ci­do en dos oca­sio­nes. La pri­me­ra vez, en el Día de la Ban­de­ri­ta, cuan­do aban­do­nó la me­sa de Cruz Ro­ja que pre­si­día pa­ra pe­dir hu­cha en mano un do­na­ti­vo a los pe­rio­dis­tas. «Ven­ga, aflo­jad», les di­jo son­rien­te. Y la se­gun­da vez, la pa­sa­da se­ma­na en el ma­dri­le­ño ba­rrio de En­tre­vías, uno de los más gol­pea­dos por la cri­sis, cuan­do se ba­jó del co­che an­tes de lle­gar a su des­tino, la Con­fe­de­ra­ción de Sa­lud Men­tal, pa­ra re­co­rrer a pie el úl­ti­mo tra­mo y sa­lu­dar a los ve­ci­nos que aguar­da­ban su lle­ga­da en las ca­lles del ba­rrio.

¿NO SE TRA­BA­JA LOS FI­NES DE SE­MA­NA?

Aun­que do­ña Le­ti­zia aun es­tá de­fi­nien­do su per­fil pro­pio co­mo con­sor­te, lo que trans­mi­te es que ca­da vez se mue­ve con ma­yor se­gu­ri­dad y con­fian­za. Y por eso se per­mi­te cier­ta es­pon­ta­nei­dad, al­go muy de agra­de­cer en unos ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les que sue­len re­sul­tar de­ma­sia­do pro­to­co­la­rios y en­cor­se­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.