JO­SÉ OR­TE­GA CANO

"No voy a de­jar que na­die di­ga que le da­ba ma­la vi­da a Rocío".

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CONTENTS - POR BEA­TRIZ COR­TÁ­ZAR

El 19 de oc­tu­bre Jo­sé Or­te­ga Cano vol­vió a ser un hom­bre li­bre. Ese día fi­na­li­za­ba su con­de­na por el ac­ci­den­te de trá­fi­co que oca­sio­nó la muer­te de An­to­nio Parra, cu­ya fa­mi­lia no ol­vi­da. «En es­te país ma­tar sa­le muy ba­ra­to», di­je­ron los fa­mi­lia­res al co­no­cer que el dies­tro ya ha­bía cum­pli­do su pe­na. Or­te­ga Cano siem­pre la­men­ta esa tra­ge­dia, pe­ro tam­bién cie­rra una puer­ta tras pa­gar, pa­sar por la cár­cel y cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos. «He he­cho to­do lo que se me ha pe­di­do. Aho­ra so­lo quie­ro que me de­jen tran­qui­lo y pue­da vi­vir en paz con mi fa­mi­lia. Ten­go mu­chos pro­ble­mas, so­bre to­do con mi hi­jo, y es­toy har­to de que ca­da dos por tres sal­gan his­to­rias fal­sas so­bre mi ma­tri­mo­nio con Rocío Ju­ra­do», ase­gu­ra.

EL DESAHO­GO

Muy en­fa­da­do, el ex­dies­tro se desaho­gó con Co­ra­zón: «No voy a con­sen­tir­lo. No es jus­to, por­que nos lle­vá­ba­mos fe­no­me­nal. Han di­cho co­sas gra­ví­si­mas, co­mo que por cul­pa del en­torno Rocío tu­vo su en­fer­me­dad. Lle­vo una vi­da nor­mal, no soy de ven­der mis his­to­rias y por eso exi­jo que me de­jen tran­qui­lo. Rocío y yo éra­mos muy fe­li­ces, lo pa­sá­ba­mos de ma­ra­vi­lla, nun­ca tu­vi­mos pro­ble­mas. Ade­más de la re­la­ción de pa­re­ja que tu­vi­mos, ella me ad­mi­ra­ba co­mo to­re­ro y yo a ella co­mo ar­tis­ta, y eso coin­ci­día con nues­tro amor». Y, de re­pen­te, es­ta­lló de ver­dad: «Ya es­tá bien. Si yo me pon­go a ha­blar ten­go pa­ra de­cir mu­chas co­sas, de to­do y de to­dos, pe­ro no es mi ta­lan­te ni for­ma de

ac­tuar. Ten­go mi pa­re­ja, mi hi­jo pe­que­ño, los pro­ble­mas con el ma­yor... No pue­do es­tar en es­tos líos. No soy de po­ner de­man­das ni abrir fren­tes nue­vos, pe­ro es­pe­ro que las co­sas se cal­men. No voy a de­jar que di­gan que le da­ba ma­la vi­da a Rocío. Eso ja­más. La her­ma­na de mi mu­jer, Glo­ria, ha vi­vi­do to­do de cer­ca, ha es­ta­do siem­pre al la­do y ja­más ha di­cho na­da de esas his­to­rias», ase­gu­ra. Sin du­da, una de las que em­pe­zó a sol­tar ‘se­cre­tos’ de la fa­mi­lia fue Ro­sa Be­ni­to. En su ex­tra­ba­jo te­le­vi­si­vo sus com­pa­ñe­ros apun­tan có­mo les con­ta­ba his­to­rias de la fa­mi­lia de­lan­te o de­trás de las cá­ma­ras. «El tiem­po po­ne a to­do el mun­do en su si­tio», apos­ti­lla Or­te­ga. El to­re­ro re­cuer­da que fue­ron pre­ci­sa­men­te unos ami­gos su­yos los que les ayu­da­ron en los tiem­pos de Hous­ton con Rocío in­gre­sa­da y to­da la fa­mi­lia vi­vien­do en ca­sa de es­tas per­so­nas que se por­ta­ron de ma­ra­vi­lla, «abrién­do­nos sus puer­tas y de­ján­do­nos co­ches y lo que hi­cie­ra fal­ta. Por eso me in­digno cuan­do es­cu­cho cier­tas co­sas. Re­pi­to que si yo ha­bla­ra, mu­chos ca­lla­rían. In­clu­so de Pe­dro Ca­rras­co, un hom­bre que se fue a la tum­ba y al que le re­cor­ta­ron mu­chas co­sas. Él tam­bién veía y se da­ba cuen­ta...», se la­men­ta. Su en­fa­do lo com­par­ten

“PE­DRO CA­RRAS­CO TAM­BIÉN SE DA­BA CUEN­TA DE LO QUE PA­SA­BA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.